Yoga desnudo: por que algunas personas afirman que es bueno hacer yoga desnudo

Yoga desnudo: por que algunas personas afirman que es bueno hacer yoga desnudo

Lo yoga es reconocida como una actividad capaz de brindar grandes beneficios al cuerpo y la mente. Hay quienes juran que estas propiedades se amplifican incluso durante una tipología particular: lo que se practica desnudo, conocido como yoga desnudo.

También llamado yoga desnudo, es una exaltación de la belleza y el potencial del cuerpo humano del cual beneficiarse también para la mente. En resumen: libérate de las limitaciones, las jaulas, las imposiciones, las limitaciones de la vida cotidiana empezando por la ropa.

Esta práctica, además de ser popular en los gimnasios, pronto se ha convertido en tendencia social. Nude Yoga Girl es la cuenta más seguida sobre el tema, con más de 800.000 seguidores.

En el campo bienestar es una práctica en plena expansión, ya no afecta solo a Nueva York, Los Ángeles y Boston, las metrópolis de donde partió la moda. Hoy en día los seguidores del yoga desnudo también están en Europa: Francia, Reino Unido, Italia. Entre las filas de seguidores también encontramos algunos VIP, como Matthew McConaughey y Lady Gaga.

Índice()

    Yoga desnudo: como (y donde) se practica

    Para un 'Experiencia sensorial El yoga mayor desnudo es una práctica que encuentra su máximo rango de acción al aire libre, en contacto con la naturaleza. En las redes sociales, muchos publican videos y fotos de sesiones de yoga desnudo en los parques. Pero el servicio también lo ofrecen muchos gimnasios, que organizan cursos básicos y avanzados.

    El yoga, de hecho, debe practicarse con mucha precaución y seguido por profesionales, para no dañar la postura y no repetir con el tiempo los errores que solo un profesor podría corregir. Definitivamente se recomienda ir a clase, especialmente para aquellos que son principiantes y podrían lastimarse más fácilmente.

    Los beneficios del yoga desnudo

    Desnudo Hacer yoga es una forma de escuchar tu cuerpo con más intensidad, de sentir la piel y los movimientos en el espacio de una forma más acentuada. Por supuesto, tienes que superar la incomprensible vergüenza inicial de estar desnudo rodeado de otras personas, pero una vez que te familiarizas, los beneficios se hacen cargo.

    Doria Gani, instructora de yoga desnuda, cuenta en su blog el encuentro con la disciplina en un momento delicado de su vida. Este es él testimonio:

    El yoga desnudo finalmente me ha enseñado a aceptar mi cuerpo y aceptarme exactamente como soy hoy, con todas mis imperfecciones. El yoga desnudo tiene que ver con conocerte y amarte a ti mismo en tu mundo, es una herramienta que podemos usar en nuestro camino hacia la autoaceptación. El simple hecho de estar desnudos puede hacernos sentir vulnerables, luego está el dolor físico que surge cuando practicamos yoga. Al abordar estas vulnerabilidades con un enfoque audaz y audaz, nos volvemos más fuertes y más cómodos con nosotros mismos. He luchado durante muchos años para aceptar mi cuerpo, ahora quiero ayudar a otros a sentirse seguros en su propia piel.

    Según Doria Gani, por tanto, la principal ventaja de practicar yoga desnuda sería precisamente la increíble sensación de la seguridad en uno mismo y la conciencia del propio cuerpo que se puede obtener. Y estar cómodo con tu cuerpo aumenta la autoestima, la confianza en ti mismo, mejora la forma en que nos comportamos. En su blog, afirma que el yoga desnudo incluso ha ayudado a personas con problemas complejos, como problemas de alimentación.

    A todo esto hay que sumar los beneficios del yoga:

    • fortalece estabilidad ed equilibrio;
    • mejora el respiración;
    • es bueno para corazón, reduciendo la liberación de adrenalina;
    • aumenta la flexibilidad y el tono muscular;
    • optimizar el funciones cognitivas más que un entrenamiento aeróbico de igual duración;
    • fortalece el sistema inmunitario y la producción de anticuerpos;
    • aumenta el deseo y mejora sexualidad, como lo demuestra una investigación coordinada por la Universidad de Harvard y publicada en el Revista de Medicina Sexual.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información