"Yo, un inmigrante, realmente te diré lo que significa viajar en barco"

"Yo, un inmigrante, realmente te diré lo que significa viajar en barco"

Aunque a menudo se habla de ello, pocos de nosotros sabemos realmente lo que significa ser inmigrante. Casi nadie sabe hoy lo que realmente significa hacer un viaje con el barco, por ejemplo, aunque esto no frene los reclamos aberrantes de alguien cada vez que ocurre una tragedia en el mar, como lamentablemente las redes sociales demuestran en cada ocasión.

Por eso, intentamos cambiar de perspectiva, y finalmente dar la palabra a quienes realmente hicieron ese viaje por mar, y puedan contar de primera mano lo que signific√≥ hacerlo. Decidimos entrevistar Evelyne Sukali, una ni√Īa congole√Īa que lleg√≥ a Italia hace unos diez a√Īos que, precisamente para poner su experiencia al servicio de los dem√°s, decidi√≥ abrir tanto un canal de YouTube como, sobre todo, un perfil de Tik Tok que cuenta con m√°s de 14.000 seguidores.

Lo hacemos para intentar apartarnos de esa perspectiva de blanco, que tiene que ver con el racismo y con ese eterno sentido de superioridad que se encubren los blancos, evidentemente convencidos de que valen tanto m√°s que los negros que hasta pueden establecer c√≥mo se les debe ayudar (seg√ļn el salvador blanco), lo que necesitan, pero tambi√©n (a menudo) para cuestionar las razones por las que se ven obligados a abandonar sus pa√≠ses de origen para buscar fortuna en otro lugar.

Entonces, la primera pregunta que sentimos que tenemos que hacerte es precisamente esa: ¬ŅPuedes contarnos sobre ese viaje con el barco?

"El viaje con el barco dur√≥ un total de 17 meses. - el explica - Empec√© desde el Congo tomando medios improvisados, ten√≠a 22 a√Īos, no sab√≠a a lo que me iba a enfrentar, y fue realmente dif√≠cil. Sal√≠ por motivos personales que, a la fecha, a√ļn no he encontrado fuerzas para compartir, espero poder hablar de ello alg√ļn d√≠a sin miedo a ser juzgado o avergonzado.

Ciertamente, en la base de mi decisi√≥n tambi√©n estaba la inconsciencia, la incapacidad de comprender lo que me iba a encontrar. Llevado por el entusiasmo de la juventud, part√≠, inicialmente a bordo de peque√Īas embarcaciones en el r√≠o congole√Īo, luego de all√≠ llegu√© a una ciudad, cruc√© la frontera hacia la Rep√ļblica Centroafricana, recorri√©ndola de Sur a Norte, hasta la frontera con Chad. Tambi√©n cruc√© Chad, luego el desierto, hasta que me encontr√© en Libia, donde permanec√≠ durante unos 8 meses, hasta el estallido de la Primavera √Ārabe.

Evelyne también responde indirectamente a otra de las grandes preguntas que suelen plantearse en el plato cuando se trata de inmigración, a saber: todos quieren venir aquí a Italia.

‚ÄúHonestamente, no me fui del Congo a Italia, me fui diciendo que donde me sentir√≠a c√≥modo me detendr√≠a. Solo que, en el camino, siempre nos hemos encontrado con situaciones de guerras, peligrosas, que me obligaron a seguir adelante. Durante 17 meses dorm√≠ en el suelo, en lo que llamamos nat, que es como una peque√Īa manta.

He cruzado bosques ecuatoriales, he visto huesos humanos esparcidos por las calles, guerras, ciudades quemadas. Vi que me disparaban cuando abrieron fuego contra los vehículos en los que viajábamos.

Al llegar a Libia, que en ese momento estaba muy tranquilo, pensé que estaba en un paraíso terrenal: inmediatamente había un techo listo para ti y un trabajo. Pero luego llegó la guerra allí también, y la libia fue verdaderamente indescriptible. Pero seguía sin pensar en llegar a Italia, también porque siempre tuve el maldito miedo a cruzar el mar.

Estábamos en Cufra y deberíamos haber llegado a Trípoli, donde había aviones gratuitos para regresar cada uno a su propio país. Pero el país estaba dividido entre fuerzas revolucionarias y soldados del gobierno, tuvimos que volver a cruzar el desierto. 21 días, tres de los cuales sin comida ni agua, tanto que llegamos a beber nuestra propia orina. La verdad es que estábamos perdidos, y solo nos encontraron los soldados de Gaddafi, que inicialmente nos dispararon, porque nuestro conductor no quería detenerse en su parada. Solo más tarde se dieron cuenta de nuestra condición y nos dieron de comer y beber, mostrándonos el camino para llegar a otra aldea, Sabha.

Por supuesto, cuando finalmente llegamos a Trípoli no había más aviones para nosotros, la guerra estaba en su apogeo. Solo quedaba el camino hacia el mar. Tuvimos que pagar para subir al barco y nos quedamos sin dinero. Trabajamos dos meses a pesar de la guerra y, habiendo alcanzado la cifra, pagamos a los contrabandistas para que cruzaran el Mediterráneo. Antes de irnos, nos tuvieron dos semanas en una especie de campamento militar, donde solo había arroz blanco y latas de agua. A nadie se le permitió salir hasta la salida.

El d√≠a de la partida nos secuestraron, nos pidieron que bot√°ramos los documentos y la ropa que hab√≠amos tra√≠do. Solo pod√≠amos usar los que ya us√°bamos, nada m√°s. Nos subimos a este tipo de barco de pesca, √©ramos 800, y salimos la ma√Īana del 21 de junio de 2011, llegando a Italia la tarde del d√≠a 22. Estuvimos m√°s de un d√≠a uno encima del otro, todos inclinados, tanto que muchos, al cabo de un rato, empezaron a vomitar, incluido yo. Estaba embarazada y no lo sab√≠a.

En el viaje estuve terriblemente enfermo, no pod√≠amos beber ni comer, escuch√© a algunos de mis compa√Īeros de viaje decir que tuve mala suerte y que deber√≠an haberme arrojado al mar si no quer√≠an atraer el esp√≠ritu de la muerte. Me qued√© solo porque otro grupo me defendi√≥, pero estaba tan mal que, al final, me desmay√©. Me dijeron que me rescataron en helic√≥ptero, me despert√© en el hospital, con un hombre a mi lado que me dijo que estaba en Lampedusa ¬°y que ten√≠a 3 meses de embarazo!

Así comenzó mi aventura en Italia, hecha de altibajos, pero lo importante es que hoy lo hice.“.

Evelyne en sus videos habla mucho de integración, informa, porque para ella el punto de partida, para superar el racismo, es solo eso.

"Creo que lo que la gente no soporta est√° relacionado con la diferencia cultural, o m√°s bien con la diversidad. Soy congole√Īo, mi cultura es diferente a la italiana en muchos aspectos. ¬ŅUn ejemplo? Se considera de mala educaci√≥n que miremos a una persona que, por alguna raz√≥n, tiene m√°s autoridad ante sus ojos que t√ļ. Lo hacemos con las fuerzas del orden, con los profesores o simplemente con las personas mayores. Vemos esto como una se√Īal de desaf√≠o. Aqu√≠ en Italia, sin embargo, se considera de mala educaci√≥n no mirar a los ojos, y esta es precisamente la diversidad cultural de la que hablo y que, si no se explica, genera malentendidos y hace que se creen disgustos.

Otra cosa trivial, para mí la belleza es la suavidad y la redondez, por eso no decimos 'qué hermosa, estás delgada', porque es una ofensa, en Italia es al revés. Inicialmente pensé en hacerle un cumplido diciéndole a una persona 'Estás gordo', en cambio me tomaron por grosero, pero nadie me dijo, la gente simplemente albergaba resentimiento.

No hace falta decir que también hay elecciones políticas que se toman precisamente para jugar con las emociones de las personas, para ganar apoyo. Mezcle todas estas cosas y aquí están los problemas que impiden la convivencia pacífica.“.

¬ŅQu√© le dir√≠as a un racista para convencerlo de su error?

Seguramente la primera razón es que solo hay una raza, la humana. Y luego, fuimos creados para complementarnos, nuestras tierras no pueden vivir unas sin otras, pero debemos entender que la diversidad es riqueza, no división.

Le diría que el racismo se cura, porque es una creencia basada en la ignorancia, y desde la ignorancia se puede curar informándose y volviéndose culto.

Navegue por la galería para leer otras cosas que nos contó Evelyne.

"Yo, un inmigrante, realmente te diré lo que significa viajar en barco"

Fuente: instagram @ evelynesukali87

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información