Viaje al Islam revolucionario: entre mezquitas feministas y matrimonios homosexuales

Viaje al Islam revolucionario: entre mezquitas feministas y matrimonios homosexuales

Una verdadera revolución. Es eso, silencioso pero incesante, lo que, en Europa, Ludovic, Seyran, Sherin y muchos otros siguen adelante, para que el Islam abandone las vestiduras hechas de prejuicios y discriminaciones con las que muchos han trastocado los principios inspirados en el Corán, para recuperar el lado más humano del culto.
Si bien gran parte del mundo isl√°mico condena la homosexualidad, a menudo incluso con la muerte, y las mujeres contin√ļan relegadas a los m√°rgenes de una sociedad que simplemente parece incapaz de salir del pantano impregnado de patriarcado y machismo en el que se ha hundido lentamente, estos hombres y estas mujeres, desde Marsella a Copenhague, est√°n haciendo algo extraordinariamente valiente y especial, algo que, esperan, sea un buen augurio para las generaciones futuras, de un regreso al origen que es cada vez m√°s necesario. Sus testimonios han sido recogidos en un espl√©ndido informe de Repubblica, editado por Antonio Nasso, y hablan de un Islam diferente, lejos del enfoque del terrorismo, el sexismo y la violencia de g√©nero, lamentablemente cuentan un lado a√ļn no aceptado un√°nimemente por la comunidad isl√°mica, pero que parece cada vez m√°s dispuesto a hacer o√≠r su voz.

√ćndice()

    Ludovic-Mohamed Zahed, el im√°n gay de Marsella

    Fuente: repubblica.it

    Ludovic es un im√°n gay de Marsella, que dirige una mezquita LGBT y celebra los matrimonios isl√°micos entre parejas del mismo sexo. La suya fue una lucha interna muy dura que dur√≥ a√Īos, lo que lo llev√≥ primero a reprimir su propio ser, luego a preguntarse por qu√© no deber√≠a aceptar su homosexualidad.
    "De adolescente estudi√© la sharia, la ley isl√°mica, en Argelia, mi pa√≠s. - explica en el reportaje por Rep√ļblica - y siempre sent√≠ que lo que sent√≠a por los chicos que me rodeaban se llamaba homosexualidad‚Äú.

    A los diecisiete a√Īos, Ludovic llega a aceptarse a s√≠ mismo como gay, y se pregunta por qu√© permiti√≥ reprimir una parte tan importante de s√≠ mismo durante tanto tiempo; su educaci√≥n como im√°n choc√≥ fuertemente con la homosexualidad, por lo que Ludovic intenta hacerse con su propio espacio dentro del mundo musulm√°n, un lugar que tambi√©n se respete a s√≠ mismo como persona y su forma de ser.

    "Fund√© la primera organizaci√≥n homosexual musulmana en Francia - dado - y dentro de dos a√Īos nos encontramos con m√°s y m√°s gente que ven√≠a a nosotros, homosexuales que quer√≠an rezar pero tambi√©n heterosexuales que nos dec√≠an 'El Islam que practicas es el tipo de Islam que queremos practicar en nuestra vida diaria'‚Äú.
    En 2012 Ludovic fund√≥, con la ayuda de quienes lo apoyaron desde el primer momento, la primera mezquita inclusiva de Europa; Nombrado im√°n jefe, rechaz√≥ la tarea, explicando que no quer√≠a "Reproducir el clericalismo y el patriarcado, por lo que todos tuvimos que convertirnos en imanes". Hoy, en el Instituto Calem de Marsella donde trabaja, Ludovic no solo educa a nuevos imanes y re√ļne a los fieles en la oraci√≥n, sino que tambi√©n representa un importante punto de referencia para las parejas LGBT, musulmanas o interreligiosas que celebran sus matrimonios. √Čl mismo se cas√≥ en Sud√°frica en 2011, en una celebraci√≥n t√≠picamente musulmana, y vivi√≥ un tiempo en el pa√≠s africano, antes de divorciarse y regresar a Marsella, donde hoy tiene una nueva pareja.

    Evidentemente, aunque sigue intentando conciliar los valores espirituales de su credo con su propia esfera sexual y ayuda a otros a hacer lo mismo, incluso Ludovic no ha permanecido inmune a los prejuicios y la condena de su comunidad.
    "La primera vez que recib√≠ una calificaci√≥n negativa - explica - fue en febrero de 2012, en Par√≠s, poco despu√©s de mi boda. Un im√°n dijo que lo hab√≠a condenado, que no √©ramos verdaderos musulmanes, y la gente en la mezquita comenz√≥ a gritar "¬°Al√° Akbar!". Ten√≠a mucho miedo, despu√©s de la oraci√≥n me qued√© en cama dos d√≠as enferma pensando '¬ŅAhora qu√© hago?', Porque todos se hab√≠an enterado de qui√©n era yo, en un barrio obrero muy conservador.". Afortunadamente, no sucedi√≥ nada de lo que Ludovic tem√≠a: continuaron respet√°ndolo, sin tocarlo ni insultarlo. "Creo que la gente entendi√≥ que no quer√≠a 'ensuciar' el Islam, sino simplemente ser yo mismo, y no tener que elegir entre el Islam y la homosexualidad.‚Äú.

    Ludovic tambi√©n es muy preciso al aclarar un punto muy importante: islam, el explica, no condena la homosexualidad, sino la violaci√≥n, como se desprende claramente del Cor√°n. No hay prohibiciones ni condenas, expresamente declaradas en el libro sagrado de los musulmanes, al amor gay consensuado y respetuoso, pero muchos pa√≠ses de origen isl√°mico, explica el im√°n, aplican ideolog√≠as de estilo fascista encaminadas a discriminar sobre todo a las minor√≠as sexuales, religiosas, √©tnicas o √©tnicas. ling√ľ√≠stica por el ansia de poder de los hombres a cargo. ‚ÄúQuieren que todos sean iguales, porque es m√°s f√°cil controlar a un pueblo cuando todos son iguales". Nada diferente de lo que trastorn√≥ a Europa en el siglo XX, y que ahora parece haberse trasladado al mundo √°rabe. "No tiene nada que ver con la cultura √°rabe, que estuvo llena de diversidad, arte, cultura y homoerotismo durante siglos. [‚Ķ] Creo que si el Profeta Mahoma viviera hoy, se casar√≠a con parejas homosexuales, porque √©l mismo acog√≠a en la casa a chicas masculinas y chicos afeminados que la gente discriminaba, protegi√©ndolos.‚Äú.
    Ludovic, sin embargo, mantiene la esperanza para las generaciones futuras que, dice, podrán devolver al Islam los principios reales que lo inspiraron, liberándolo de la versión más dogmática y fundamentalista que lamentablemente se apoderó del siglo XX.

    Seyran Ates, el compromiso de garantizar la fe para todos

    Fuente: web

    Seyran es un abogado nacido en Turquía que creó el primera mezquita gay-friendly en Europa, Ibn-Rushd-Goethe, fundada el 16 de junio de 2017. Allí los fieles pueden rezar todos juntos, sin ninguna separación de género como suele ocurrir en las mezquitas musulmanas. Seyran explica claramente que todos son aceptados en su iglesia, los homosexuales, los miembros de otras religiones, incluso los ateos. Críticas de los musulmanes más extremistas y fundamentalistas, como los turcos, o los de El Cairo, que enviaron un Fatwa (el equivalente musulmán de responsa romani, ONU cuerpo directivas y decisiones escritas dadas por académicos y juristas) especificando que deben ser considerados no musulmanes, especialmente por el permiso otorgado a las mujeres para rezar en el mismo espacio ocupado por los hombres. Un centro islámico en Hamburgo incluso los llamó "terroristas", pero en realidad, fue Seyran quien arriesgó sus vidas: "Intentaron matarme cuando tenía 21 - explica - son terroristas, mataron a otras personas, intentaron matarme y si tuvieran la oportunidad lo harían. Por eso sé que tengo que tener cuidado, pero no quiero vivir una vida con miedo“.

    Algunos fieles rezan en la mezquita de Seyran (Fuente: repubblica.it)

    Susie, una fiel de la mezquita que tiene la tarea de llamar a la oraci√≥n a los presentes en la mezquita, cuenta c√≥mo le han dicho en varias ocasiones que, siendo mujer, este trabajo deber√≠a estar prohibido, pero tambi√©n explica que el prejuicio se basa puramente en un factor cultural, no un precepto religioso, dado que En el Cor√°n no se menciona la prohibici√≥n de que las mujeres desempe√Īen un papel en la funci√≥n. "No quieren que la mujer llame a la oraci√≥n solo porque la voz femenina podr√≠a distraer a las personas y llevarlas a pensar en otras cosas adem√°s de la oraci√≥n.‚Äú.

    Seyran tambi√©n tiene ideas claras sobre el burka y el niqab, prendas que la religi√≥n no impone en absoluto para llevar y que representan s√≥lo una expresi√≥n del mundo patriarcal y machista en el que a menudo se han quedado muchos pa√≠ses isl√°micos; ella los prohibir√≠a, pero "De todos modos - especifica la mujer - Damos la bienvenida a cualquiera, as√≠ que si una mujer con burka o niqab quiere entrar a nuestra mezquita, es bienvenida". Como los hombres que imponen este tipo de ropa a sus mujeres, seg√ļn Seyran, incluso los exponentes de Al Qaeda o Isis han extrapolado algunos preceptos del Cor√°n, interpret√°ndolos a su manera, por lo que el problema no se puede negar, simplemente defini√©ndolos como "no musulmanes". : el tema debe abordarse de manera m√°s abierta, sin tratar de "esconderse detr√°s de un dedo", sugiere Seyran, la suya es una rama enferma del Islam y esto debe ser aceptado por otros, antes de que se pueda encontrar un punto de inflexi√≥n definitivo al problema que amenaza para manchar todo el universo isl√°mico. "No es una soluci√≥n decir que son solo terroristas que est√°n matando gente, tenemos que decir que son terroristas isl√°micos‚Äú.

    Sherin Kankan, la imama de Copenhague

    Fuente: repubblica.it

    Sherin es un im√°n femenino, una imama, como ella misma especifica, que fund√≥ la primera mezquita completamente femenina en Copenhague, en Dinamarca, con el objetivo de promover una relectura del Cor√°n basada precisamente en la igualdad de g√©nero. "Las mujeres imanes ya fueron bendecidas y activas en la mezquita m√°s antigua de la civilizaci√≥n isl√°mica, la del profeta Mahoma. - explica - que permiti√≥ a las mujeres dirigir oraciones por otras mujeres y se comprometi√≥ a respetar sus derechos. Entonces, si decimos que amamos al Profeta, debemos seguir su ejemplo.". Entonces, ¬Ņpor qu√© los hombres musulmanes de hoy han expulsado y condenado al ostracismo casi por completo el papel religioso de la mujer? Mucho, piensa Sherin, depende de las situaciones de analfabetismo e ignorancia que prevalecen en algunos pa√≠ses isl√°micos, en los que, debido a la alta tasa de analfabetos, no se puede dejar de tener una interpretaci√≥n distorsionada de los preceptos cor√°nicos, especialmente cuando se combina este factor. con una visi√≥n patriarcal y machista de la sociedad. En la mezquita de Mariam, dirigida por Sherin, hay cuatro principios fundamentales: la poligamia est√° prohibida, las mujeres tienen derecho a divorciarse y, en este caso, ambos c√≥nyuges tienen los mismos derechos sobre los hijos; en el caso de violencia, sin embargo, ya sea f√≠sica o ps√≠quica, el matrimonio se considera nulo. Adem√°s de estas importantes diferencias con el modus operandi t√≠pico de la sociedad patriarcal isl√°mica, en la mezquita, las mujeres musulmanas pueden casarse con un cristiano, una necesidad que ya no se puede ignorar, especialmente cuando se trata de mujeres que viven en Europa o pa√≠ses occidentales, y las posibilidades de enamorarse de un hombre que pertenece a otra creencia religiosa son obviamente importantes.

    Mi padre siempre decía que el hombre perfecto es una mujer. Podríamos continuar con la cita y decir que la mujer perfecta es un hombre. Porque, al final, tenemos que poder ir más allá de la identidad sexual.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información