Vestirse: beneficios para los niños

Vestirse: beneficios para los niños

Vestirse: beneficios para los niños

A los niños les gusta disfrazarse. Un juego extraordinario cuando pensamos en los beneficios psicológicos que ofrece, como mejores habilidades de socialización, empatía y confianza.

Si tienes hijos o nietos, seguro que has notado cuánto les encanta disfrazarse de princesa, superhéroe o un personaje que admiran. Vestirse es un juego típico de la infancia (y, en muchos casos, incluso después).

Y esto se debe a que a los niños generalmente les gusta disfrazarse. Desconocen el racismo, el sexismo y cualquier otra forma de discriminación. Simplemente ven un disfraz que les atrae, que estimula su imaginación y sueñan con ponérselo y visitar esos mundos mágicos en los que sentirse tan felices.

Entonces, si el niño quiere disfrazarse, déjelo. En medio del desarrollo, esta experiencia es más que interesante y ofrece increíbles beneficios psicológicos que explicamos en las siguientes líneas.

Seguro que el niño no necesita ser Carnaval o Halloween para disfrazarse. Es, de hecho, una herramienta muy común en los centros preescolares y es una prueba de que no se necesitan grandes herramientas tecnológicas para recrear estímulos útiles para el desarrollo de los niños.

Índice()

    Disfraz: el niño, la imitación y la imaginación

    Los niños aprenden principalmente a través de la imitación. Observan todo lo que les rodea e intentan imitarlo. Por eso, si usan un disfraz con alas, se imaginarán que están volando y comenzarán a espiar.

    Los padres son ejemplos para que los niños los imiten. Sin lugar a dudas, disfrazarse de mamá o papá puede ayudarlos a ser más autosuficientes y responsables. A veces es suficiente usar los zapatos de papá o el vestido de mamá.

    Mamá es importante que el niño elija su disfraz. Si no es posible (podría ser un vestido particular para una obra de teatro escolar), se lo podemos proponer unos días antes o podemos maquillarle la cara para evitar que se sienta expuesto o vea completamente diferente; esto le ayudará a calmarse.

    El azar es la forma en que Dios usa cuando quiere permanecer en el anonimato.

    -Laurent Gounelle-

    El descubrimiento de roles

    Desde el nacimiento el niño comienza un largo viaje para desarrollar su propia personalidad. Para ello, poco a poco va descubriendo diferentes roles, hasta encontrar su propia voz en el contexto al que pertenece.

    Los disfraces ayudan a los niños a aprender sobre diferentes roles: el del superhéroe valiente y protector, el de simpáticos animales, princesas y príncipes, médicos responsables y desinteresados, etc. A partir de ellos, tomarán una pista que dará forma a su personalidad.

    Jugar a disfrazarse estimula la imaginación

    El niño aprende a ser más creativo y perfecciona sus habilidades creativas.. Cuando el niño se disfraza, como ya se mencionó, piensa que es un padre, un perro, un médico, un dragón, un pájaro, una madre.

    La creatividad es una habilidad muy buscada hoy en día. No tenemos que pensar solo en habilidades artísticas. Encontrar formas creativas de resolver problemas y afrontar los obstáculos de la vida es siempre indispensable desde muchos puntos de vista, tanto personales como profesionales.

    Crecimiento emocional

    El disfraz también contribuye al desarrollo emocional. Un niño disfrazado puede descubrir e imaginar otros puntos de vista, porque el disfraz que lleva le permite vivir otras vidas, poner a prueba sus sentimientos y emociones, y finalmente ser más empático con los demás.

    No avergüence al niño al que le encanta disfrazarse

    No todos los niños usan las mismas estrategias para lidiar con sus miedos. El disfraz es una herramienta válida en este sentido, especialmente para los más tímidos. Entonces, el traje elegido podría adaptarse a su personalidad, lo que favorece su crecimiento personal y social.

    Imaginemos un niño tímido e incapaz de afrontar las dificultades. Tal vez un disfraz de Superman o Wonder Woman lo ayude a generar confianza.

    Disfrazar para desarrollar empatía

    Nosotros tambien podemos usar el disfraz para ayudar al niño a desarrollar empatía. Cuando se le presentan los roles de diferentes personajes, el niño puede comprender cómo se comportan, qué sienten y cómo se relacionan.

    De esta forma, los más pequeños comprenderán mejor a los demás, aprenderán a socializar adecuadamente y comprenderán los problemas de los demás.

    Mejorar las habilidades comunicativas

    A medida que un niño gana confianza, tiene menos dificultades de comunicación. Además, adquiere un lenguaje más adecuado al personaje que interpreta. De esta forma, aprenderá otras palabras, utilizará con regularidad diferentes códigos lingüísticos y descubrirá nuevas formas de resolver conflictos.

    Sociabilidad

    Disfraz es una acción interesante para que el niño socialice con amigos, familiares, etc. Por ejemplo, si todo el mundo se disfraza de policía, se pueden crear situaciones de colaboración o ideas para charlar.

    Conclusiones

    Dados los múltiples beneficios, disfrazarse es una actividad más que interesante en el campo del desarrollo humano. Una forma de aprender, de conocer el punto de vista de los demás y, por supuesto, de tener éxito.

    Una herramienta con la que los niños se divierten mientras aprenden nuevos trabajos, deberes, formas de divertirse o mientras descubres el mundo de los animales y las plantas.

    Castillo Viera, E., Tornero Quiñones, I. (2012). Análisis de los valores que trasmiten los disfraces en la etapa de Educación Infantil y propuesta de modificación para su inclusión en clase de Educación Física. EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 3, nº 14.

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información