Un parto eutócico no nos hace mejores madres (y ni siquiera es un mérito)

Un parto eutócico no nos hace mejores madres (y ni siquiera es un mérito)

Uno de los temas que las nuevas madres discuten con mayor frecuencia es tipo de nacimiento ellos han tenido; todos "aspiran", al menos cuando hablan de ello, a que totalmente natural (parto eutócico), en la que no se requieren ayudas o maniobras especiales para traer a su hijo al mundo, y la polémica sobre los distintos tipos de nacimiento es siempre muy acalorada, entre quienes se declaran a favor o en contra episiotomía, epidural y así sucesivamente y por otro lado quien ve, en vivir de forma natural esta situación particular, la mejor manera de experimentar plenamente la maternidad.

Lástima que, muy a menudo, en el tema, no se tenga en cuenta un hecho decididamente importante, a saber, que las mujeres no siempre pueden elegir en qué tipo de parto confiar, y no todas tienen la suerte de poder llegar al fatídico momento de dar a luz a su hijo sin el menor problema al que enfrentarse o sin vivir jamás un momento particularmente complicado que necesariamente requiere el uso de alguna "ayuda".

En conclusión, tener un parto completamente natural no es un mérito, ni -siempre- una elección, y ciertamente dar a luz completamente sola y por supuesto no convierte a las mujeres que logran hacerlo en madres "mejores" o más preparadas solo porque tuvieron la suerte de no tener que recurrir a fórceps o ventosa para dar a luz a su propio hijo.

Simplemente, cada nacimiento representa una experiencia en sí mismo que debe vivirse a la luz de la situación y condiciones con las que se presenta la futura madre en el hospital, desde las del feto, es decir, por factores que son completamente subjetivos y nada unívocos y que pertenecen a componentes demasiado personales y delicados para ser juzgado.

Por lo tanto, habiendo comprobado que el parto natural no siempre puede reservarse para la libre elección individual y que los otros tipos de parto no deben considerarse sinónimo de maternidad vivida de una manera peor o "menos merecedora", es ciertamente importante saber reconocer las diversas tipos de nacimiento y sus diferentes fases, sobre todo para distinguirlos entre sí y saber exactamente cómo comportarse en cada uno.

Índice()

    El significado del parto eutócico

    parto eutócico
    Fuente: web

    Se define el parto que ocurre espontáneamente eutocico, es decir, que se desarrolla en completa fisiología y espontaneidad. Por tanto, no hay ningún tipo de complicación o intervención externa, ni episiotomía, ni uso externo de oxitocina, ni maniobra de Kristeller, ni uso de ventosas o fórceps. La única característica indispensable de un parto eutócico es mucho, mucha paciencia: solo gracias a ella la futura madre puede dar a luz exclusivamente confiando en su propia fuerza, de acuerdo con sus propios tiempos y habilidades.

    Entonces, ¿cómo reconocer el parto eutócico?

    Este tipo de parto completamente natural se divide en cuatro etapas: de hecho hay una primera

    • Fase prodrómica o preparatoria, en la que se producen contracciones irregulares y poco dolorosas, mientras los tejidos se preparan para la expulsión del niño.

    Este momento es seguido por uno

    • Fase dilatante, en el que comienza el trabajo de parto, con contracciones cada vez más fuertes, frecuentes y regulares, y la dilatación del cuello uterino.

    Luego llegamos a

    • Fase expulsiva, la última fase del parto, durante la cual se expulsa al bebé.

    Este último momento es seguido por el

    Secondamento, etapa en la que se expulsa la placenta.

    En cuanto a las diferencias con otros tipos de partos, sin embargo, veamos cuáles son las principales.

    Las diferencias entre el parto eutócico y distóquico

    parto eutócico
    Fuente: web

    En realidad, hay partos eutócicos, partos distócicos, partos inducidos y partos por cesárea: aquí se describen con más detalle.

    • Parto eutócico: como se mencionó, se trata de un parto espontáneo, en el que no hay inducción del parto y no se utilizan herramientas para facilitar la expulsión del niño.
    • Parto distocico: también se llama parto operatorio, y se interviene con maniobras manuales o con el uso de herramientas que sean capaces de facilitar la expulsión del niño. Estas herramientas son principalmente ventosa y el tijeras. Sin embargo, también es posible recurrir a la maniobra de Kristeller, que consiste en dar un verdadero "empujón" en la barriga para facilitar la liberación del bebé.
    • Parto inducido: en este tipo de parto, el trabajo de parto no se inicia de forma espontánea, sino que es provocado por la administración de fármacos como oxitocina, gel, esparadrapo, o por separación manual de las membranas.
    • seccion de cesárea: consiste en una cirugía, en la que se extrae al bebé del útero materno tras realizar una incisión abdominal.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información