Topless: historia de la prenda que no est√° y libera senos y pezones

Topless: historia de la prenda que no est√° y libera senos y pezones

Hay una cosa que siempre ha sabido despertar escándalo, curiosidad, interés y debate al mismo tiempo: la top-less hembra.

¬ŅPor qu√© tantas discusiones apasionadas sobre los senos de las mujeres y su libertad para mostrarlos? Para citar a Julia Roberts en Notting Hill "Una persona de sus dos en el mundo lo tiene. Tu madre tiene uno". Sin embargo, exhibir el pecho ha sido, durante a√Īos (y sigue siendo, en cierto sentido), un s√≠mbolo de rebeli√≥n, transgresi√≥n o, si se quiere considerar la otra cara de la moneda, un ultraje a la modestia y la decencia p√ļblica.

Para entender por qué el topless siempre ha ejercido esta particular fascinación en hombres y mujeres, quizás valga la pena, ante todo, conocer su historia.

√ćndice()

    La historia del topless

    El topless, a pesar de lo que se pueda pensar, se ha convertido en un problema de decencia p√ļblica m√°s en los tiempos modernos que en el pasado; si pensamos en culturas isl√°micopor ejemplo, el pecho comenz√≥ a cubrirse solo a partir del siglo VII, con la difusi√≥n a gran escala de la religi√≥n.

    En India, antes de la llegada del Islam, los senos estaban cubiertos por mujeres pertenecientes a una determinada casta: por ejemplo, en el área de Kerala, entre el grupo étnico mayoritario, malayalee, hasta 1858 sólo a las mujeres de brahamini (la casta religiosa) y dioses kshatriya (guerreros) se les permitió cubrir los senos.

    En Europa los pechos desnudos no causaron esc√°ndalo al menos hasta el siglo XVIII, de hecho, en las clases altas incluso podr√≠a considerarse com√ļn; varios, de hecho, son los retratos de damas, reinas y nobles retratados en un topless primordial. Parece que en ese momento incluso exist√≠a un maquillaje espec√≠fico solo para los pezones.

    El punto de inflexi√≥n puritano se inaugur√≥ sobre todo con la Sociedad victoriana Ingl√©s, y sus secuelas se han dejado sentir durante mucho tiempo en todo el mundo anglosaj√≥n: en Estados Unidos, por ejemplo, hasta 1936 tambi√©n era ilegal que los hombres estuvieran en un lugar p√ļblico sin camisa, y provoc√≥ un esc√°ndalo, precisamente por eso, la escena de Sucedi√≥ una noche, del '34, en el que Clark Gable aparece sin camiseta.

    Empezando desde A√Īos 60, y en la d√©cada siguiente, el topless se convierte en s√≠mbolo de la demanda femenina, y Peggy Moffit fue la primera en lucir el monokini de Rudi Geinrich, en 1964, aunque fuera ilegal en Estados Unidos.

    Pero cambiar la historia del topless fue sobre todo el "emprendimiento" de siete chicas de Rochester, que en 1986 aparecieron en un parque en topless y fueron arrestadas: el grupo present√≥ un llamamiento que, en 1992, les dio la raz√≥n. Desde ese a√Īo, de hecho, Nueva York concedido el derecho a estar en topless pr√°cticamente en cualquier lugar. Una de las razones por las que la Corte dict√≥ la hist√≥rica sentencia es interesante y bastante elocuente:

    Seguir ocultando los senos solo refuerza la obsesión cultural de ambos sexos por ellos y desalienta a las mujeres a amamantar a sus bebés.

    Sin embargo, todav√≠a existe alg√ļn "problema" con respecto a las tetas al aire: basta pensar que, en 2004, en Australia, en la ciudad de Alice Springs, la polic√≠a oblig√≥ a un grupo de donne aborigene en topless participaron en un baile tradicional en un parque de la ciudad para vestirse, lo que provoc√≥ la reacci√≥n vehemente de toda la comunidad aborigen.

    Topless y el "sentido com√ļn de la decencia"

    Mi el problema del toples¬ŅEs realmente en la supuesta ofensa al sentido de modestia que har√≠a?

    El escritor no parece convencido Anna Meldolesi, que en su libro, En alabanza de la desnudezm√°s bien, habla de contradicciones en las que estamos enredados culturalmente y de las que luchamos por liberarnos. Toda la culpa, escribe, de un sentido de la modestia lo cual es ambiguo e intimidante.

    Vamos tranquilamente a la playa en bikini pero nunca saldríamos de casa en ropa interior, aunque los centímetros de piel sean los mismos.

    La cuesti√≥n del topless, en realidad, parece ir mucho m√°s all√° de la moralidad o la decencia, y esto se demuestra por el hecho de que, hasta el d√≠a de hoy, ni siquiera madres que amamantan en p√ļblico, que indiscutiblemente no tienen relaci√≥n con el sexo.

    El problema, entonces, es que el topless contin√ļa, d√©cadas despu√©s, interpret√°ndose por lo que se ha convertido en las d√©cadas de revueltas y emancipaci√≥n de las mujeres, s√≠mbolo de la autodeterminaci√≥n de la mujer, una forma de reclamar una libertad que pasa tambi√©n por la elecci√≥n de la ropa (o no) que es todo menos una invitaci√≥n a los hombres a entregarse a comentarios, bromas inapropiadas o alusiones sexuales.

    Es diferente respetar una ley que se aplique a ambos sexos, como el adoptado por muchas zonas turísticas italianas, que prohíbe circular por las calles del país con el pecho descubierto. En este caso, el comportamiento conduce a la ilegalidad independientemente de que lo haga un hombre o una mujer - discutir la legalidad de la medida o su intolerancia es una olla de pescado diferente - pero en los lugares permitidos no son los que se muestran en topless los que tienen un problema. Son los que consideran indecente tenerlo.

    Las leyes del topless en todo el mundo

    ¬ŅQu√© dicen las leyes sobre el topless? En Italia, los primeros procesos penales se registraron en 1973, seguidos de absoluciones en 1977, en particular para dos ni√Īas de Voltri. A lo largo de los a√Īos tambi√©n hemos sido testigos de la promulgaci√≥n de leyes bastante extra√Īas (por decirlo suavemente), como la de 1982, por la que los alcaldes de Tropea y Pantelleria solo permit√≠an chicas en topless con "un bonito pecho".

    En 2000 la tercera secci√≥n penal de la Casaci√≥n, con la oraci√≥n no. 3557 de 20 de marzo de 2000, llega a una distinci√≥n entre topless y nudismo, legalizando efectivamente el primero y poniendo fin a una batalla judicial de casi treinta a√Īos.

    Generalmente hablando de topless en cuanto a complejos turísticos, y en estos existen diferentes normativas sobre monokini: en Estados Unidos, por ejemplo, el topless está casi prohibido en todas las playas, excepto en Key West, Florida (también habría áreas para nudistas, pero bajo estrecha vigilancia por parte de la policía).

    En 2016 el alcalde liberal de Nueva York Bill De Blasio dijo que crearía un equipo para abordar "el creciente problema de las mujeres en topless y los actores disfrazados" en Times Square. Sin embargo, como se mencionó, en la Gran Apple el topless es legal en toda la ciudad.

    Pero, ¬Ņqu√© sucede en los para√≠sos tropicales y en los lugares tur√≠sticos m√°s ex√≥ticos?

    • todas Seychelles se tolera el topless, no el nudismo;
    • anuncio Antigua algunas playas proh√≠ben el topless, y hay una playa nudista en el √°rea de Hawksbill:
    • mas restrictivo Maldivas, que proh√≠ben completamente el nudismo, dejando la tolerancia (en algunas √°reas) al topless;
    • no al topless en Egipto, India, Kenia, Islas Fiji (el desnudo y el topless se consideran ofensivos, pero este √ļltimo se tolera en las playas de los centros tur√≠sticos);
    • Tambi√©n en Brasil el topless solo est√° permitido en las playas de Ipanema y Copacabana, mientras que en el resto del pa√≠s est√° prohibido;
    • anuncio ilegal Anguila, en caribe, todas Islas Cook por otro lado, se considera ofensivo llevar poca ropa o ropa escasa, sin camisa o en traje de ba√Īo. Sin embargo, no se recomienda el topless, aunque se tolera en las playas de los hoteles internacionales;
    • lo mismo, m√°s o menos, por Bali, donde la ropa escasa generalmente no se recomienda fuera de las √°reas tur√≠sticas, mientras que el topless y el nudismo en la playa est√°n prohibidos;
    • el M√©xico, aunque considera inmoral el topless, lo tolera, mientras que el nudismo est√° prohibido, salvo que se practique en playas muy aisladas.

    En Europa son zonas libres en topless, con algunas excepciones relacionadas con algunas zonas, Francia, Espa√Īa, Italia y Grecia.

    Topless junto al mar: pros y contras

    Evidentemente, hablamos sólo desde el punto de vista de la salud; si el monokini en la playa permite un bronceado semi-integral, sin encontrarte con los antiestéticos signos de los tirantes del sujetador (no es ideal si pretendes llevar un vestido bandeau, por ejemplo) también debes evaluar los aspectos "en contra" del bronceado en topless.

    La mayor preocupación es, por supuesto, la cáncer de mama, aunque no hay evidencia que demuestre una correlación entre la aparición del cáncer y la exposición de la mama al sol.

    Sin embargo, hay que decir que, permaneciendo cubierta la mayor parte del a√Īo, la mama tiene indudablemente una piel m√°s delicada, por lo que se expone m√°s f√°cilmente a quemaduras o eritema; De hecho, los senos, el vientre y los gl√ļteos son las zonas que pueden arder primero, por lo que es fundamental elegir una buena crema protectora.

    El movimiento "libera el pezón"

    Todo empez√≥ en 2013 con la activista y cineasta Lina Esco, y con el tiempo el movimiento liberar el pez√≥n ha tenido cada vez m√°s √©xito, tanto a trav√©s de campa√Īas de activismo como en las redes sociales.

    La de Esco naci√≥ sobre todo como una cruzada contra los tab√ļes y contradicciones de la cultura estadounidense, pero pronto se extendi√≥ como la p√≥lvora por todo el mundo, tocando los temas m√°s dispares, desde la lactancia materna en p√ļblico hasta la censura de publicar Instagram, arriba a la derecha, para que todas las mujeres, no usen sost√©n, un tema que ha pasado a primer plano en Italia, despu√©s del caso de Carola Rackete.

    Tomemos el caso de la censura social, evidente en el caso de un hombre o una mujer en topless: las pautas de Instagram piden expl√≠citamente a los usuarios que se muestren "con ropa puesta", y r√°pidamente quitan las fotos en las que elareola del pez√≥n femenino, a menos que sea autocensurado, dejando a los que retratan sujetos masculinos sin ning√ļn problema.

    No del todo consistente, como qué ...

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información