Todos somos "Antígona" cuando tenemos el coraje de seguir siendo humanos

Todos somos "Antígona" cuando tenemos el coraje de seguir siendo humanos

"Somos todos Ant√≠gona": √Čl dijo Judith Malina, fundador del Living Theatre e int√©rprete hist√≥rico de la hero√≠na griega. "Est√° dentro de todos nosotros cuando nos negamos a hacer lo que no creemos, cuando decimos que no incluso cuando la ley amenaza con castigarnos.‚Äú.

Como castigo, la heroína Sophoclea había sido condenada a cadena perpetua en una cueva; el moderno, protagonista de la película homónima dirigida por Sophie Deraspe, se ve obligada a que le revoquen el permiso de residencia como refugiada política. Para ambos, la ley del estado no es tan válida como la del corazón.

Seg√ļn el mito, tomado de S√≥focles en 442 a.C., nacido de la relaci√≥n incestuosa entre Edipo y su madre Yocasta, Ant√≠gona tiene una hermana, Ismene, y dos hermanos, Eteocles y Polynice, que se mataron durante la Guerra de los Siete. Creonte, el rey de Tebas, impide que el cuerpo de Polinices, ya que se ha aliado con la ciudad de Argos, encuentre un entierro adecuado. Ant√≠gona, para enterrar a su hermano, infringe la ley de la Polis y paga la desobediencia con su libertad.

Símbolo de emancipación femeninaAntígona ha fascinado repetidamente la imaginación de los artistas que vinieron después del poeta trágico ateniense, especialmente en la era moderna: Jean Cocteau, Jean Anouilh, Bertolt Brecht interpretaron el mito en obras teatrales esenciales donde se prestaba atención de vez en cuando, ahora al aspecto individual, ahora al colectivo.

La adaptación que hace de ella es un himno a la libertad Liliana Cavani nacido Los caníbales del 1970 (“una película que por sí sola te hace querer cambiar el mundo“, El físico lo definió Carlo Rovelli en una entrevista con Corriere della Sera): la Antígona interpretada por Britt Ekland, ayudada por Tiresia sola, rompe la obligación de dejar en la calle, insepultos, los cuerpos de los rebeldes que se han rebelado contra el estado policial que impera en un Milán atemporal. Muerta, será ejemplo y modelo para muchos otros jóvenes que, después de ella, decidirán oponerse al orden establecido.

En el Canad√° de hoy de la pel√≠cula de Sophie Deraspe, Ant√≠gona y sus hermanos llegaron con su abuela, M√©n√©c√©e, de la Cabilia argelina, huyendo de los enfrentamientos de Primavera negra. Cuando su hermano mayor Eteocles es asesinado por la polic√≠a, arriesga su futuro para guardar a su otro hermano, Polinice, que ha sido encarcelado por agredir al polic√≠a que inici√≥ el disparo. "Viol√© la ley pero lo volver√≠a a hacer, mi coraz√≥n me dice que ayude a mi hermano‚ÄĚGrita el protagonista con cara de la muy joven Nah√©ma Ricci en el juicio.

Ser Ant√≠gona, en cambio, significa permanecer fiel al sentido de la justicia.: ven Greta Thunberg, el adolescente que se niega a ir a la escuela para guardar el medio ambiente, como Carola Rackete, el capit√°n que desaf√≠a la prohibici√≥n de ingresar al puerto para guardar a los refugiados rescatados por Sea Watch, como Ebru Timtik, la abogada turca que muri√≥ en Estambul tras 238 d√≠as de huelga de hambre en nombre de un juicio justo para ella y sus compa√Īeros.

Nahéma Ricci en Antigone por Sophie Deraspe (Foto: Oficina de Prensa)
√ćndice()

    Antigone de Sophie Deraspe: el perfil de la película

    Presentado a Festival de Cine de Toronto (donde ganó la mejor película canadiense), elegida para representar a Canadá en los Oscar 2020 y vista previa en Italia en el Festival de Cine de Roma 2019, Antígona de Sophie Deraspe llega finalmente a la sala distribuida por Parthénos junto a Lucky Red,

    Reflexión sobre el eterno conflicto entre ley y justicia y ambientada en la sociedad actual cada vez más incapaz de seguir siendo humana, la película está dirigida por Sophie Deraspe, directora, guionista y directora de fotografía de su quinto largometraje.

    El gui√≥n, escrito por la propia directora, est√° inspirado en una historia real: laaffaire Fredy Villanueva, filmaci√≥n que conmocion√≥ a Canad√° el 9 de agosto de 2008. En Montreal, un inmigrante hondure√Īo de 18 a√Īos que lleg√≥ a Qu√©bec en 1998 con su hermano y tres hermanas fue asesinado a tiros por dos balas disparadas por polic√≠as a quienes el joven se neg√≥ a dar sus datos personales mientras jugaba a los dados con amigos en un acera (la ley canadiense proh√≠be los juegos de azar en lugares p√ļblicos).

    Deraspe luego entr√≥ i social media en ese papel que en la tragedia griega jug√≥ el coro, de comentario sobre los hechos vividos y de expresi√≥n de las emociones despertadas: "Encuentro que las redes sociales act√ļan exactamente de la misma manera en ese gran teatro que es la sociedad contempor√°nea. Soy el murmullo de la ciudad. Los coros / redes sociales toman partido a medida que avanza la historia, comentan los hechos, a veces los distorsionan o se inspiran en ellos", ha explicado.

    Conmocionado, a la edad de veinte, al leer Antígona de Jean Anouilh (escrito e interpretado durante la ocupación nazi de París), y luego desde ese Sophoclean, el director quiso escenificar "no solo la integridad de Antígona, su comprensión de la ciudadanía en un sentido mucho más profundo que las instituciones - el poder de Creonte dividido entre policías, jueces, trabajadores sociales - sino su capacidad sin precedentes para amar“.

    Antoine Desrochers en Antigone por Sophie Deraspe (Foto: Oficina de prensa)

    Por qué ver la película de Sophie Deraspe

    Sophie Deraspe pone al muy civilizado Quebec deLey de Protección de Inmigración y Refugiados de 2002 en el centro de otra tragedia de la inmigración.

    Interpretado por una retórica intensa y nunca Nathéme Ricci, Antígona se mantiene pegado a su silla durante sus 104 minutos, hasta el inevitable epílogo: desde un lívido pasillo que huele a mijo verde, la mirada de Antígona condena a todo Occidente. Su mirada orgullosa está ahí para juzgarnos, obligada como es, estudiante modelo, a elegir entre el amor fraternal y la ciudadanía; como le sucedió a la ilustre Tebana antes que ella, entre la ley del Estado y su sentido de la justicia.

    Y somos juzgados por la bereber M√©n√©c√©e, la abuela que se encarg√≥ de llevar a sus 4 nietos a un lugar seguro de su tierra natal, de la que solo trajo algunas ropas y canciones ardientes. "Tu √ļnico problema es el invierno‚ÄĚ, Grita en √°rabe al rico pol√≠tico cuya √ļnica responsabilidad se aplaca pagando para solucionar los l√≠os en los que se mete su hijo, el apasionado Haemon.

    La política, por otro lado, está ausente a lo largo de la historia: una política que sabe gobernar la inmigración, que sepa integrarse con respeto a las diferencias, que sepa ayudar a millones de seres humanos que huyen del infierno de su hogar.

    Sobre la Antígona clásica y sus hermanos, hijos incestuosos, había recaído la culpa cometida por su padre Edipo; sobre la Antígona argelina y sus hermanos recae la culpa de padres invisibles, cuyos protagonistas están en las otras orillas del mar.

    Transfigurado en Giovanna D'Arco de Carl Theodor Dreyer, la ni√Īa no se contenta con una felicidad otorgada a los √ļltimos como huesos a perros, sabe que la normalidad a la que aspira su hermana Ismene no es para ella y su familia. Ant√≠gona, a los 17 a√Īos, es consciente de que no esta destinado a tener futuro. Al menos, no un futuro en el estado de derecho.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información