Theresa Wallach y las mujeres que no posan junto a las motos, sino que las montan

Theresa Wallach y las mujeres que no posan junto a las motos, sino que las montan

Minifalda o pantal√≥n corto, top, tacones altos, mucho maquillaje y melena suelta: el t√≠pico identikit de la mujer que suele asociarse al mundo de las motos. En una palabra, elparaguas, esa es la ni√Īa encargada de proteger a los pilotos del sol, antes del inicio de la carrera. La historia de dos ruedas, sin embargo, est√° llena de historias de ciclistas legendarios, que nunca cambiar√≠a un asiento al lado de un conductor masculino, paraguas en mano, por una aventura en la carretera. Vidas tambi√©n recordadas por la AMA, la Asociaci√≥n de Motociclistas de Am√©rica.

Si bien los d√≠as de los paraguas silenciosos e inm√≥viles parecen ahora contados, despu√©s de haber sido bajados de la F√≥rmula 1 (todav√≠a est√°n en Moto GP), vale la pena recordar las historias de aquellos motociclistas que lucharon para que su lugar no quedara en la sombra. jinetes (o como mucho aferr√°ndose al asiento trasero), pero al volante de sus compa√Īeros de viaje de dos ruedas. Pionera como las hermanas Augusta y Adeline Van Buren, Theresa Wallach mi Bessie Stringfield lograron dejar su huella en un mundo que parec√≠a, y tal vez todav√≠a parece hoy, reservado para los hombres.

Artículo original publicado el 27 de abril de 2018

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información