Susan Brownmiller: la violación cambia vidas incluso para las mujeres que no la padecen

Susan Brownmiller: la violación cambia vidas incluso para las mujeres que no la padecen

M√°s de cuarenta a√Īos despu√©s de la primera publicaci√≥n de su ensayo fundamental y controvertido sobre la violaci√≥n, Contra nuestra voluntad: hombres, mujeres y violaci√≥n, Susan Brownmiller todav√≠a tiene muchas cosas que contarnos. La nueva ola del feminismo, la generada en 2017 por #Yo tambi√©n y desde el caso Weinstein, ha reabierto un debate que ha estado dormido durante d√©cadas, tal vez por la ilusoria creencia de que "lo peor hab√≠a quedado atr√°s". Si en Estados Unidos el libro se ha seguido reimprimiendo durante todas estas d√©cadas, la √ļltima edici√≥n en el mercado italiano se remonta a 1976. Por tanto, conviene recordar por qu√© fue importante y por qu√© lo sigue siendo hoy.

Nacida en Nueva York en 1935, Susan Brownmiller comenzó a trabajar como periodista a fines de la década de 1950, ocupándose de los derechos civiles de inmediato. Soltera por elección, porque no quería aceptar los compromisos derivados del matrimonio, hacia 1968 comenzó a abordar activamente la cuestión feminista, abordándola desde un punto de vista antropológico. Contra nuestra voluntad se basa precisamente en una consideración de este tipo.

Para Brownmiller, la violación ha adquirido una verdadera demostración de poder a lo largo de la historia, convirtiéndose en "Arma ofensiva fundamental del hombre contra la mujer, principal agente de su voluntad y su miedo". En un examen que parte del código de Hammurabi y se desarrolla a lo largo de los siglos, hasta la violencia de los pogromos y los conflictos del siglo XX, se demuestra, por tanto, que no se trata de un acto personal. No es solo la víctima quien sufre, sino todo el componente femenino de la sociedad: por eso es un tema que debe preocupar a todos, no solo a quienes han sido violados.

Cuanto m√°s el movimiento de mujeres llame la atenci√≥n del p√ļblico en general sobre el delito de violaci√≥n, las mujeres que han sido agredidas por hombres que conocen se sentir√°n cada vez m√°s libres para denunciar el delito y sus denuncias comenzar√°n a ser tratadas con la gravedad que se lo merecen.

Navegue por la galería para leer las palabras de Susan Brownmiller…

Artículo original publicado el 13 de febrero de 2019

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información