Sujeto Nomade, 20 años de mujeres libres en 100 fotos escandalosas

Sujeto Nomade, 20 años de mujeres libres en 100 fotos escandalosas

100 fotos de mujeres (pero no solo), 100 imágenes extraordinarias en blanco y negro de otras épocas que narran veinte años de conquistas femeninas y batallas culturales, triunfos sociales y tabúes derrocados.

Hay esto y más en él Sujeto nómada, una exposición que recoge las fotografías de cinco artistas italianos realizadas entre mediados de los sesenta y los ochenta, los años que sobre todo fueron de transición del radicalismo político al hedonismo, años de terror también, y de terrorismo, pero especialmente los años de gran participación y batallas feministas.

El título de la exposición está inspirado en la colección seminal de ensayos de Rosi Braidotti, Sujeto nómada. Feminismo y crisis de la modernidad (1995), en el que el filósofo perfila una nueva subjetividad sexual y múltiple, multicultural y estratificada.

La exposición, producida por el Pecci Center y comisariada por Cristiana Perrella y Elena Magini, se exhibe desde el 22 de junio en el Centro Internacional de Fotografía de Palermo, dirigido por Letizia Battaglia, donde permanecerá hasta el 22 de septiembre de 2019. En el sitio web del Centro Pecci hay toda la información necesaria, mientras que también hay un volumen editado en el programa. da Nero, con las imágenes de la exposición, textos de Rosi Braidotti, Elena Magini y Cristiana Perrella.

Una de las dos curadoras, Elena, nos habló con más detalle sobre el proyecto, presentado por primera vez en el Centro de Arte Contemporáneo de Prato en diciembre de 2018, comisariado por la directora del Centro, Cristiana Perrella, y por la propia Elena. .

"La idea de este proyecto responde principalmente a un análisis que realizamos sobre la actividad previa del Centro, un trabajo realizado con motivo del trigésimo aniversario del museo, que se celebró a partir del verano de 2018. Durante la investigación nos dimos cuenta de que en treinta años de actividad nunca había habido una muestra individual de una mujer artista, y mucho menos una retrospectiva de mujeres.

Esta carencia nos convenció de la necesidad de configurar un discurso curatorial con una sensibilidad diferente, orientado a la representación de lo femenino y una nueva atención a la 'multiplicidad'. En un sentido más general, esta apertura se refiere a una multiplicidad cultural, sexual, temática pero también lingüística, que es una de las características distintivas de la programación actual del museo.“.

Las artistas, como hemos dicho, son todas mujeres: a excepción de Elisabetta Catalano, fallecido prematuramente en 2015, todos los fotógrafos presentes en la exposición colaboraron en la construcción del Sujeto Nómada.

"Teníamos una idea bastante clara del escenario que queríamos dar a la exposición, pero también discutimos mucho con los autores, que estaban entusiasmados con el proyecto también porque era la primera vez que se presentaban en el mismo grupo. Letizia Battaglia, Paola Agosti y Marialba Russo también mantuvieron conversaciones en el museo para profundizar en la temática de la exposición, mientras realizamos video entrevistas inéditas de todas ellas, gracias a nuestra web TV“.

En las tomas, como hemos dicho, no solo hay mujeres que lo son anatómicamente; también están los travestis genoveses de Lisetta Carmi, solo para dar un ejemplo, o los hombres maquillados para mujeres del carnaval de Campania en Marialba Russo; y luego las chicas sicilianas de Letizia Battaglia, las mujeres protagonistas de manifestaciones y sentadas de Paola Agosti, los famosos de Catalano. Todos los matices de ser femenina en su conjunto.

“Nos interesaba retratar una variedad, una multiplicidad insertada en un período histórico preciso, que es el que va desde finales de los sesenta hasta mediados de los ochenta. Una coyuntura de grandes transformaciones sociales en la que la mujer fue la protagonista. Del radicalismo político del 68, al hedonismo de los ochenta, pasando por las luchas de los setenta, que ven a la mujer como sujeto activo, por primera vez como agente.

Las mujeres representadas en la exposición son pues muy diferentes: pasamos de las tomas de Letizia Battaglia, una galería de retratos de niñas, mujeres de los barrios populares de Palermo, invitadas de hospitales psiquiátricos, representantes de la nobleza de Palermo, donde se puede leer el impacto de la mafia. en los rostros y emociones que transpiran de los rostros, a las mujeres fotografiadas por Elisabetta Catalano, que son escritoras e intelectuales, modelos y actrices, que jugaron un papel importante en la sociedad de esos años gracias a lo que supieron hacer y representar exhibió feminidad y una imagen construida de uno mismo.

Y luego el feminismo de Paola Agosti, testimonio de los movimientos feministas italianos, de los desfiles, de las luchas por la autodeterminación y los derechos de las mujeres que caracterizaron la vida del país a mediados de los años setenta. Finalmente, las fotos de Marialba Russo de Lisetta Carmi: la primera contaba los carnavales de los pequeños pueblos de Campania donde los hombres se disfrazan de mujeres por un día en un clásico cambio de roles típico del carnaval, mientras Lisetta Carmi retrataba a los travestis del puerto. de Génova, conviviendo con ellos desde 1965 hasta 1972.

Las imágenes de Marialba Russo permiten comprender qué perciben los hombres de la identidad femenina y cómo son capaces de representarla, mientras que la obra de Carmi es en realidad un instrumento de testimonio y documentación social, realizado con una mirada de absoluta modernidad. y apertura a una feminidad anhelada y luchada. Un acto de denuncia también hacia las hipocresías pequeñoburguesas de ese contexto cultural ”.

En comparación con tales argumentos, es imposible no preguntarse cuán fuertes siguen siendo los estereotipos y tabúes, incluso dominados por los hombres, sobre el papel de la mujer en la sociedad, a nivel cultural.

"Yo diría que lamentablemente estamos viviendo un período histórico en el que se discuten los derechos adquiridos en esos años, tanto para las mujeres como en lo que respecta a las realidades LGBTQIA +. No se trata solo de una lucha contra los estereotipos, sino también a favor de las libertades fundamentales, como la autodeterminación. En este sentido, la exposición me pareció muy actual e incluso un poco necesaria“.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información