Sufragista: las mujeres "en dirección obstinada y contraria" que cambiaron el mundo

Sufragista: las mujeres "en dirección obstinada y contraria" que cambiaron el mundo

Todos hemos oído hablar de él al menos una vez, y quién ha visto la película de Disney. Mary Poppins La madre de Michael y Jane, la Sra. Banks, recordará llevar la diadema y salir a la calle protestando por el voto de las mujeres.

Vamos a hablar acerca de sufragista, es decir, de todas aquellas mujeres que, en tiempos en los que el feminismo era un tema casi desconocido y revoluciones culturales insospechadas, lucharon por el papel justo - y los derechos legítimos - para ser reconocidos en la sociedad. Empezando desde derecho a votar, de donde también derivan su nombre.

√ćndice()

    Sufragista: el significado del término

    De la palabra sufragio, en su derecho al voto, las sufragistas han sacado su propio nombre; seg√ļn algunos puristas del l√©xico, habr√≠a sido m√°s correcto utilizar la definici√≥n sufragista, pero sufragista es precisamente la mujer comprometida con el reconocimiento de la plena dignidad.

    Por razones obvias, las sufragistas son consideradas primeras feministas, los que dieron paso al movimiento, permitiendo que las mujeres tomaran plena conciencia de sí mismas y de sus derechos.

    La historia de las sufragistas

    Aunque al comienzo de la Revoluci√≥n Francesa, el Libro de quejas de las mujeres, una primera solicitud formal de reconocimiento de los derechos de las mujeres y, m√°s o menos en los mismos a√Īos Olympe de Gouges p√ļblico El pr√≠ncipe fil√≥sofo, una novela que reivindicaba los derechos de la mujer (termin√≥ siendo guillotinada en 1793), los verdaderos inicios del movimiento sufragista se remontan al Reino Unido.
    Las sufragistas también se vieron reforzadas por el trabajo de personalidades de los derechos de las mujeres, como John Stuart Mill, quien propuso la idea del sufragio femenino en un programa presentado a los votantes del Reino Unido en 1865, algunas de las sufragistas más famosas, como María Wollstonecraft (que en 1792 publicó Una reivindicación del derecho de la mujer), dio paso a la expansión del movimiento: comenzaron a formarse los primeros círculos de mujeres, aunque en un principio las peticiones de las mujeres no fueron atendidas, hasta que, con la reforma de 1832 y la Ley de Sociedades Anónimas de 1835, finalmente llegó concedido el derecho al voto de las mujeres, aunque limitado a elecciones locales.

    Sin embargo, el actual movimiento sufragista, entendido como un movimiento nacional destinado a pedir el sufragio femenino, vio la luz en el Reino Unido solo en 1869. A partir de aqu√≠ realmente se puede empezar a hablar de sufragistas porque, tanto es as√≠ que en 1897 la Uni√≥n Nacional de Sufragio de Mujeres, cuyo fundador, Millicent Fawcett, tambi√©n trat√≥ de convencer a los hombres para que se unieran al movimiento, ya que eran los √ļnicos, en ese momento hist√≥rico, que pod√≠an otorgar legalmente el derecho al voto. Al encontrar la hostilidad y la desconfianza masculinas, el estancamiento de las mujeres dur√≥ hasta 1903, cuando Emmeline Pankhurst lo fund√≥Uni√≥n Social y Pol√≠tica de Mujeres (WSPU), con el objetivo declarado de obtener el derecho al voto pol√≠tico de las mujeres, otorgado √ļnicamente a los hombres a nivel nacional.

    En esos a√Īos comenz√≥ la verdadera protesta femenina, con mujeres encadenadas a las rejas, prendiendo fuego a buzones, rompiendo ventanas y algunas incluso perdieron la vida: como Emily Davison, quien muri√≥ en los disturbios de Epsom Derby el 8 de junio de 1913. Muchos de los que fueron encarcelados lo hicieron huelga de hambre, emulando a Marion Dunlop, la primera sufragista en proponer esta forma de protesta.

    Lleg√≥ a la elecci√≥n de la primera mujer al Parlamento del Reino Unido, Se√Īora Nancy Astor, naci√≥ Nancy Whitcher Langhorne, originalmente de Virginia y se convirti√≥ en ciudadana brit√°nica despu√©s de casarse con el vizconde de Astor, Waldorf, en 1906. En el curso de una votaci√≥n complementaria fue elegida y proclamada diputada por el Partido Conservador: era el 1 de noviembre de 1919.

    Por supuesto, el objetivo del movimiento de mujeres, que en realidad era un verdadero movimiento feminista, era lograr la plena igualdad con los hombres, tambi√©n desde un punto de vista econ√≥mico y legal: las mujeres ped√≠an poder ense√Īar en las escuelas secundarias, poder el acceso a los derechos civiles, las mismas oportunidades laborales y, huelga decirlo, el derecho al voto.

    Fue la Primera Guerra Mundial la que dio a las mujeres "la oportunidad" de demostrar que valían tanto como los hombres, habiéndose encontrado asumiendo los roles masculinos tradicionales, dado que el llamado "sexo más fuerte" estaba comprometido en el frente.

    Sin embargo, el conflicto tambi√©n provoc√≥ una ruptura real en el movimiento sufragista del Reino Unido, con Christabel y Emmeline Pankhurst, y su Uni√≥n Social y Pol√≠tica de Mujeres, declarando su voluntad de suspender su campa√Īa durante la guerra. al contrario de las sufragistas m√°s radicales, representadas por Sylvia Pankhurst con su Federaci√≥n de Sufragio Femenino, que continu√≥ la lucha.

    Sin embargo, estos desacuerdos no fueron suficientes para socavar el camino preparado por a√Īos de luchas y m√≠tines: en 1918, despu√©s de la guerra, el Parlamento del Reino Unido aprob√≥ la propuesta del derecho al voto limitado a las esposas de los jefes de hogar con ciertos requisitos de edad (mayores de 30 a√Īos), finalmente admitido a la votaci√≥n pol√≠tica. Solo diez a√Īos despu√©s, con la ley del 2 de julio de 1928, el sufragio se extendi√≥ a todas las mujeres del Reino Unido.

    Siguiendo el ejemplo británico, el movimiento sufragista se desarrolló de forma similar en varios países. Sorprendentemente, fue Nueva Zelanda la que introdujo por primera vez el sufragio universal en 1893, luego Finlandia y Noruega en 1906 y 1907 respectivamente. En Alemania las mujeres obtuvieron el derecho al voto en 1919, mientras que en Francia solo en el '45, en Suiza, a excepción de algunos cantones que lo garantizaron desde el '59, incluso en 1971.

    En los Estados Unidos, a excepción del estado de Wyoming, que reconoció el sufragio femenino en 1869, a las mujeres se les concedió el voto en 1920. Entre los líderes del movimiento estadounidense recordamos a Alice Paul.

    ¬ŅY en nuestro pa√≠s?

    Aqu√≠ el camino se complic√≥ con la unificaci√≥n, que tuvo lugar reci√©n en 1861. En 1919 las mujeres obtuvieron la emancipaci√≥n jur√≠dica, tanto que incluso el Papa Benedicto XV se pronunci√≥ p√ļblicamente a favor del derecho al voto de las mujeres.

    Entre las exponentes de los grupos de mujeres italianas recordamos sobre todo a Giuditta Brambilla, Carlotta Clerici y Anna Kuliscioff, quienes, sin embargo, encontraron en el fascismo un bloqueo bastante dif√≠cil de superar, tanto que reci√©n el 1 de febrero de 1945, con Italia a√ļn envuelta en las secuelas de la Segunda Guerra Mundial. , el Consejo de Ministros de la Italia Libre, presidido por Bonomi, aprob√≥ la Decreto ley Alcide De Gasperi-Togliatti que preve√≠a el derecho de voto extendido a todos los italianos que tuvieran 21 a√Īos. Hasta 1947, las prostitutas "errantes", mencionadas en el art. 3, o las mujeres registradas que trabajaban fuera de las "casas cerradas".

    Las mujeres votaron por primera vez en nuestro pa√≠s en elecciones locales en la primavera de 1946 y, obviamente, en el refer√©ndum del 2 de junio, por la elecci√≥n de la Asamblea Constituyente y por el Refer√©ndum para la elecci√≥n entre monarqu√≠a y rep√ļblica.

    En la galería conocemos la historia de algunas de las sufragistas más famosas.

    Sufragista: las mujeres "en dirección obstinada y contraria" que cambiaron el mundo

    fuente: web

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información