Solo la empatía puede salvarnos de la violencia de estos tiempos

Solo la empatía puede guardarnos de la violencia de estos tiempos

La palabra empatía viene del griego: “sentir por dentro”. En la antigüedad, el término se usaba para indicar la relación emocional entre los cantantes y el público. Luego evolucionó a lo largo de los siglos. A finales del siglo XIX, Robert Vischer, un estudioso de las artes figurativas, lo utilizó para problemas estéticos. La referencia fue a la capacidad de la mente humana para captar el valor simbólico de la naturaleza. El siguiente paso fue el acercamiento del término al ámbito de las relaciones humanas: en la época contemporánea se ha llevado a señalar la característica de aquellas personas que con gran sensibilidad entran en tal armonía con los demás que comprenden plenamente sus sentimientos, casi haciéndolos suyos.

Simplificar: la empatía es saber ponerse en la piel del otro, percibir sus sentimientos, emociones, pensamientos, estados de ánimo, preocupaciones, tensiones. ES ponte en el lugar del otro Es de fundamental importancia educar en resolución de conflictos, un manejar la agresión y prevenir comportamientos violentos. La empatía permite un acercamiento a la perspectiva de los demás y la recepción de sus necesidades. Así se rompen prejuicios y estereotipos. También favorece un entorno seguro, donde poder expresarse libremente y ser usted mismo sin miedo. Un correcto manejo de las emociones y una sana comparación con los modelos sociales y comunicativos permiten superar comportamientos enfermos y relaciones distorsionadas.

Por eso la empatía es una recurso especialmente importante en un momento histórico-social complejo como el actual, impregnado de violencia y aridez.

Índice()

    Empatía e inteligencia emocional

    La empatía te permite percibir las señales emocionales de los demás. L 'inteligencia emocional en cambio, es la herramienta que nos permite interpretar esas señales, darles significados, comprender sus causas. El concepto fue inicialmente definido por los eruditos Peter Mayer y John Salovey como:

    la capacidad de percibir emociones, acceder a ellas y saber generarlas para apoyar el pensamiento racional, comprender los sentimientos de los demás y saber manejarlos con el fin de promover el crecimiento intelectual y emocional.

    Más tarde Daniel Goleman en el libro Inteligencia emocional expandió el concepto, identificándolo como:

    la capacidad de reconocer nuestros sentimientos y los de los demás, motivarnos y gestionar positivamente nuestras emociones, tanto a nivel interno como en las relaciones sociales.

    La empatía nos guardará

    La empatía es clave para construir relaciones constructivas. Evidente es la deriva negativa y agresiva que han tomado hoy las relaciones, las 'reales' y las virtuales. Solo mira el social: la violencia domina.

    ¿Qué mecanismo se activa? Leo algo que me enfada porque es contrario a mi forma de pensar, siento enfado y frustración y todo externo a través de comentarios fuertes con tonos agresivos. Si alguien me señala que estoy equivocado y que estoy equivocado, la ira crece y tengo que desahogarla aún más violentamente. Aquí están las ofensas, incluso las directas, buscando ideas para atacar al otro documentando su vida privada. Si alguno de los comentaristas se levanta en mi defensa y declara que piensa como yo, me siento fuerte y justificado. Aqui esta eso violencia y la agresión se multiplica y se convierte en red: todo compacto en el uso de la violencia. De lo virtual a lo real es un paso corto: me sentiré autorizado a comportarme por igual en la escuela, en el trabajo, con los amigos, con la familia.

    Es una ceguera total al otro que se podría definir analfabetismo emotivo, que se activa cuando no se desarrolla la inteligencia emocional. Te vuelves incapaz de reconocer y controlar tus emociones y las de los demás, no sientes compasión, no sientes empatía, volviéndote frío y agresivo. Sin inteligencia emocional, no hay empatía, lo cual es importante para las relaciones saludables (reales o virtuales). Quien lo posee, en cambio, sabe reconocer sus propias emociones y las de los demás, respetarlas, defenderlas, saber gestionarlas.

    Los altos niveles de inteligencia emocional te permiten desarrollar empatía hacia los demás, ponte en su lugar. Cuando falla, uno cae en la indiferencia que conduce a la violencia física y verbal. El paso al acoso escolar es corto. El otro es un enemigo, se merece mi violencia porque no piensa como yo.

    Empatía: cómo desarrollarla

    La empatía es una habilidad comunicativa que acerca a los demás, favorece la conexión entre personas que establecen una comunicación mucho más sincera y profunda. Si bien es un rasgo innato, hay formas de cultivarlo fomentando esas conexiones.

    • Básicamente se necesita mucho humildad, que le permite captar enseñanzas y consejos para atesorar. Una actitud arrogante y desagradable, por otro lado, nunca conduce a ningún crecimiento. Abrirte al mundo, a diferentes ideas, a diferentes opiniones, te permite sentirte parte de algo más grande. Experimentando cada realidad se crece, sin permanecer encerrado en la propia;
    • Para abrirse de manera positiva y empática hacia los demás, es necesario conocer en profundidad a quién te enfrentas y sus historia, con sus momentos de alegría y sus sufrimientos. No siempre es fácil y requiere tiempo y esfuerzo. Pero es una forma sincera de acercarse y entrar en una relación profunda: siempre vale la pena.
    • El desarrollo de la empatía también pasa por la entrega sincera, el compromiso felicidad de los demás, un gesto que enriquece y gratifica. Trabajar con un pequeño gesto o simplemente con una sonrisa no cuesta nada, pero puede convertirse en un día.

    El enriquecimiento que viene con la empatía está bien explicado por el corto creado para la Fundación Empatia en Milán: la empatía se representa como un hombre gris caminando por la calle. Un color nace de cada persona que conoce y a la que se dirige. Cada encuentro es precioso, es un enriquecimiento mutuo: se toma algo y se deja algo de sí mismo.

    Ver este contenido en

    Las 4 características de la persona empática

    Las personas empáticas tienen rasgos de carácter comunes, que las hacen reconocibles y similares entre sí. Veamos los principales.

    1. Escuchar

    empatía
    Fuente: iStock

    Los empáticos son capaces de percibir los estados de ánimo de los demás con gran participación. Por este motivo, además de lesionarse con mayor facilidad, también tienen una mayor propensión aescucho.

    2. Acondicionamiento

    Al entrar en una armonía tan grande con los demás, el empático también absorbe sus estados de ánimo negativos. Y su sensibilidad le lleva a veces estar condicionado de la negatividad de los demás.

    3. Necesidad de soledad

    empatía
    Fuente: iSstock

    Los empáticos son principalmente personas introvertidas, que interactúan con dificultad, especialmente en grandes grupos de personas. Prefieren tener contactos y vínculos estables con algunas personas selectas a la vez. De hecho, no pasan mucho tiempo en público o en multitudes, los ruidos los irritan. Su forma de recargar su energía es permanecer en soledad o pasar el tiempo libre en plena naturaleza.

    4. Altruismo y solidaridad

    Las personas empáticas tienen un gran corazón y son propensas aaltruismo. Al identificarse con los demás y compartir sus estados de ánimo, trabajan duro por aquellos en dificultades, incluso a costa de sacrificarse personalmente. Difundir la solidaridad y el altruismo permitiría devolver al mundo parte de esa positividad ahora sumergida en la violencia.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información