Segunda guía de supervivencia laboral

Segunda guía de supervivencia laboral

Sabes, las mujeres siempre lo hemos hecho mil recursos: esencialmente multitarea, hacemos malabares con los acontecimientos de la vida con rapidez y habilidad, saliendo (casi) siempre ilesos. Imparable, a veces demasiado, estamos dispuestos a sacrificarnos, siempre que valga la pena.

En cuanto a esto vena stacanovista es un arma de doble filo que puede quitarle el sue√Īo, en una sociedad como la nuestra, donde a menudo llegar a fin de mes debes tener un segundo trabajo, resulta ser una ventaja.

Por supuesto, a veces el riesgo, a pesar de las buenas intenciones, las excelentes dotes organizativas y la extraordinaria energía, es el de volverse loco hacer las cosas, tratar de encontrar un equilibrio que permita tanto trabajar como respetarnos a nosotros mismos con nuestras necesidades de descanso, relaciones, recreación, etc.

A√ļn as√≠, encuentra estoequilibrio es necesario; Aqu√≠ tienes algunos consejos para hacerlo, una verdadera gu√≠a de supervivencia para el segundo trabajo (y para trabajar en general):

√ćndice()

    1. Hay prioridades y prioridades

    Fuente: web
    Fuente: web

    Conoce tus prioridades: Esto es lo primero. En la vida como en el trabajo, hay cosas que hay que hacer antes que los dem√°s: recordarlas y completarlas, cuando te levantas por la ma√Īana rellena un breve lista de quehaceres y √©chales un vistazo de vez en cuando.

    Pero tenga cuidado: escriba realmente cu√°les son las prioridades y no lo que le gustar√≠a hacer; fijar metas y ver que no se dan cuenta ciertamente no es bueno para la autoestima y su desempe√Īo tambi√©n se ve afectado. Mejor ser esencial y no exagere, tambi√©n porque si tienes m√°s tiempo siempre tienes la posibilidad de seguir adelante (¬°o tal vez darte un agradable ba√Īo relajante!).

    2. Comprenda su límite

    Fuente: web
    Fuente: web

    Este punto es muy dif√≠cil: admitir que tienes l√≠mites m√°s all√° de los cuales no puedes traspasar no es algo que te guste. A√ļn as√≠, es necesario, a menos que desee ser v√≠ctima de estr√©s.

    A veces sucede que tomas mil compromisos, aunque sea un poco para probarte a ti mismo que al final puedes hacerlo, pero luego logras completar la mitad, porque ese día querías salir a tomar un helado, porque un querido amigo vino a verte, porque Te quedaste dormido ... cada uno tiene su propio por qué, pero el fondo no cambia: si sabes que no tienes ganas ni tiempo para hacer algo, no te ofrezcas.

    3. ¬°Rel√°jate!

    Fuente: web
    Fuente: web

    Tómate descansos: no esperes hacer todo el trabajo seguido pensando que terminarás antes porque eso no es cierto. Retire la cabeza de vez en cuando, tomarse un cuarto de hora para pasear con el perro, detenerse cinco minutos para tomar un café, etc., le ayudará a refrescar la mente y vete con mas energia (y más velocidad).

    Incluso si siempre hay algo que hacer, lo cual es inevitable con dos trabajos, recorta algo de tiempo.

    4. Estar motivado

    Fuente: web
    Fuente: web

    ¬ŅPor qu√© decidi√≥ aceptar un segundo trabajo? Cualquiera que sea tu motivaci√≥n, escr√≠belo en un post-it y p√©guelo en la pantalla de la computadora en la que trabaja o en un lugar claramente visible (como el espejo del ba√Īo o la nevera). L√©elo cada vez que tu voluntad flaquea y saca nuevas fuerzas para continuar.

    Artículo original publicado el 24 de agosto de 2015

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información