Relación padre e hija: su evolución desde la infancia hasta la adolescencia

Relación padre e hija: su evolución desde la infancia hasta la adolescencia

los relación padre e hija es algo único y especial: para él, su pequeño es uno princesa para proteger, para ella, su padre es de ella héroe. Es una relación que, como es justa y normal, evoluciona con el tiempo y que es esencial para el crecimiento de una niña, que algún día se convertirá en mujer. La relación que ha tenido una hija con su padre influirá de hecho en la forma en que la niña en su futuro se relacionará con los hombres, en el campo sentimental pero no solo, y también afectará enormemente su seguridad.

Por tanto, es importante que esta relación sea equilibrado y que el padre no está ausente, pero ni siquiera su presencia debe ser asfixiante; el padre debe poder animar y orientar con consejos y, llegado el momento, dejar ir a su hija. No siempre es fácil, ¡así que te ofrecemos algunos consejos!

Índice()

    1. La relación entre padre e hija en la infancia

    La relación entre padre e hija
    Fuente: web

    Una niña ve a papá como elel único hombre de su vida, una especie de héroe o príncipe azul al que dejarse mimar, asombrar y conquistar, incluso con el juego. Por tanto, es importante estar disponible, tanto en el juego o en bromas, pero también cuando quiere hablar, tanto de temas serios como de cosas más ligeras. Si no se hace esto, el niño puede sentirse ignorado y esto puede dañar su autoestima. Además, algo que sale de la boca del padre tiene un valor totalmente diferente para el niño de lo que dice la madre, debido a que normalmente el padre habla menos y por tanto sus palabras pueden ser más incisivas. Esto no significa decir cosas diferentes a la madre: de hecho, en la educación de los hijos hay que ser cómplices y establecer una línea común de respeto, formada por reglas claras sobre comportamiento, nutrición, horas de sueño, uso de la televisión o la tableta, cómo vestirse, etc.

    También es muy importante hacer el cumplidos a la pequeña cuando hace algo bien, como sacar una buena nota en la escuela, o algún progreso, como aprender a andar en bicicleta sin ruedas, y, en caso de algún fallo, hay que saberlo. para fomentar: de esta manera, el niño no perderá la confianza en sí mismo y estará dispuesto a volver al juego incluso cuando se sienta menos bien o se sienta menos cómodo. Al mismo tiempo, también hay que animarla a adquirir nuevas experiencias, a probar suerte en diferentes actividades o a hacer algún deporte, para aumentar su audacia.

    En una buena relación entre padre e hija, no solo las palabras son importantes, sino también las palabras. abrazos: más allá del beneficio momentáneo que ambos derivan de él, el contacto físico con el padre es muy importante para el niño, pues de esta forma la relación con el otro sexo será pacífica en la edad adulta.

    2. La relación entre padre e hija en la preadolescencia

    La relación entre padre e hija preadolescente
    Fuente: web

    La preadolescencia es la edad entre aproximadamente diez y trece o catorce años, donde el cambios físicos, que tendrán una gran manifestación en la adolescencia, comienzan a mostrarse. Es una edad delicada para las hijas, desde el punto de vista físico, porque se ven cambiando rápidamente, pero también desde el psíquico; es el momento en que las hijas empiezan a busca una mayor independencia, incluso hacia el padre.

    Es un momento en el que un padre debe tener mucha delicadeza hacia su hija y aceptar con calma sus cambios, evitando comentarios o bromas, graciosas o no, sobre ellas. Debe tener mucho respeto por sus espacios: las hembras suelen tener lugares donde guardan secretos, como el diario o algunas cajas, y esto hay que tenerlo en cuenta.

    Además, en este período la relación entre padre e hija tiene un desapego desde el punto de vista físico: esto no debe ser interpretado como una pérdida del hijo por parte del padre, sino como un etapa de crecimiento.

    3. La relación entre padre e hija en la adolescencia

    La relación entre padre e hija adolescente.
    Fuente: web

    La adolescencia es la edad más compleja de la vida, donde uno ya no es un niño, pero tampoco un adulto. Durante este momento de la vida, para una niña su padre deja de ser el héroe por excelencia y ella comienza a estar interesado en otros chicos, sino también a estrellas de cine o televisión.

    Se acentúa el desapego de la preadolescencia, pero también en este caso es necesario mantener un comportamiento tranquilo y respetar los espacios que la hija está solicitando. Las actitudes que debe tener un padre son las que tuvo en la preadolescencia, aunque, dada la edad en particular, la hija pudiera buscar excusas para escenificar algún enfrentamiento.

    En cualquier caso, la relación entre padre e hija sigue siendo fundamental incluso en este período, porque el padre siempre será un término de comparación.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información