Quimiocerebro, el poco comentado efecto secundario de la quimioterapia

Quimiocerebro, el poco comentado efecto secundario de la quimioterapia

La quimioterapia representa hoy en día la herramienta más eficaz que tenemos disponible para combatir el cáncer, pero esto no significa que sea inmune a los efectos secundarios; todavía estamos hablando de una terapia muy pesada, que se inyecta al paciente por vía intravenosa, mediante comprimidos o con una cánula, en la que se utilizan fármacos citotóxicos, es decir, tóxico para las células.

Uno de los efectos más frecuentes que experimentan las personas que se someten a quimioterapia es la pérdida de orientación: se encuentran desorientadas, incapaces de concentrarse. Es un efecto secundario que se llama Quimio cerebro.

√ćndice()

    ¬ŅQu√© es Chemo Brain?

    El quimiocerebro se manifiesta principalmente en forma de nubosidad de la mente, pérdida de concentración, dificultad para organizarse y falta de atención fácil; el fenómeno, de hecho, se refiere a una alteración de la actividad cerebral, que se manifiesta como niebla mental, y llega tras el tratamiento de quimioterapia con una serie de disfunciones cognitivas.

    Los m√°s afectados son las mujeres y los ni√Īos que se someten a m√ļltiples ciclos de quimioterapia, y los s√≠ntomas pueden ser extremadamente incapacitantes. Las personas que la padecen son incapaces de realizar las tareas m√°s complejas, de organizarse, de aprender cosas nuevas, tienen una importante p√©rdida de memoria y dificultad para concentrarse.

    Sus efectos, seg√ļn estudios que llevan tiempo abord√°ndolo, pueden durar meses pero, en algunos casos, incluso a√Īos.

    Los efectos de la quimioterapia en el cerebro.

    A pesar de su importante papel en la lucha contra los tumores, la quimioterapia a√ļn tiene efectos negativos, incluido el Chemo Brain, que sin embargo sigue siendo un misterio para muchos cient√≠ficos, a pesar de varios estudios sobre el tema.

    En un estudio de 2016, realizado por el neuropsicólogo clínico Sanne Schagen del Netherlands Cancer Institute di Amsterdam, por ejemplo, se encontró que el fenómeno afecta a la 16% de mujeres con cáncer de mama 6 meses después del tratamiento.

    Michelle Monje, neuroonc√≥loga pedi√°trica de la Universidad de Stanford en Palo Alto en California, por otro lado, ha estado estudiando el Chemo Brain durante m√°s de quince a√Īos, y ya en 2003 public√≥, junto con sus colegas, una investigaci√≥n sobre Ciencias, hablando precisamente del efecto nocivo de la radioterapia en detrimento de microglia, c√©lulas que se ocupan de la defensa inmunol√≥gica del sistema nervioso central, y plantean la hip√≥tesis de que la quimioterapia podr√≠a hacer lo mismo.

    Casi simultáneamente, el biólogo de la Universidad de Rochester, Nueva York, Mark Noble, afirmó que eran los células precursoras de oligodendrocitos (opc) el más sensible a la quimioterapia. Sin embargo, más tarde se descubrió que, en las personas que se someten a quimioterapia, estas células pueden formarse con bastante rapidez, dejando así la cuestión del tipo de células que eran responsables del quimiocerebro.

    En un estudio posterior publicado por Celda Monje da la soluci√≥n definitiva: las c√©lulas de la microgl√≠a forman el Chemo Brain; lleg√≥ a esta conclusi√≥n despu√©s de 7 a√Īos en los que, primero, ella y sus colegas se centraron en un f√°rmaco de quimioterapia en particular, el metotrexato, t√≠picamente asociado con problemas cognitivos a largo plazo, destacando que, al comparar los tejidos cerebrales de pacientes que lo hab√≠an tomado y pacientes que no lo hab√≠an recibido, los primeros mostraban un evidente agotamiento de opc y vainas de mielina m√°s delgadas.

    Gracias a más conocimientos, Monje pudo comprender que el metotrexato afecta la microglía y también reduce el funcionamiento de los opcs.

    Cómo prevenir y reducir la quimiocerebro

    Los investigadores contin√ļan estudiando nuevas combinaciones de medicamentos y nuevos programas de administraci√≥n para hacer que la quimioterapia sea m√°s efectiva y menos da√Īina para el resto del cuerpo, pero mientras tanto se han tomado algunas medidas para detener el Chemo Brain.

    Por ejemplo, investigadores deEastern Maine Medical Center e del Lafayette Family Cancer Center de Bangor, en los Estados Unidos descubri√≥ que existe una terapia cognitivo-conductual particular, llamada Maat (Entrenamiento de Adaptaci√≥n de la Memoria y la Atenci√≥n), dise√Īado para fomentar la conciencia del paciente sobre sus problemas de memoria, lo que ayudar√≠a a prevenir o reducir el trastorno.

    El estudio, realizado el 47 sobrevivientes de c√°ncer de mama, los someti√≥, cuatro a√Īos despu√©s del final de la quimioterapia, a ocho sesiones de terapia cognitivo-conductual de 30/45 minutos, o de apoyo a la psicoterapia. Dos meses despu√©s de la psicoterapia, los que se hab√≠an beneficiado de Maat mostraron menos ansiedad y menos deterioro de la memoria que otros.

    La investigaci√≥n, sin duda, tiene algunas limitaciones, por ejemplo, el bajo n√ļmero de sujetos reclutados, pero el profesor Robert Ferguson, un psic√≥logo cl√≠nico responsable, sin embargo, apunta a la terapia cognitivo-conductual como el camino a seguir para mejorar la calidad de vida de los pacientes.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información