"Querida maestra, dijiste 'una menos', soy la viuda de un Carabiniere"

"Querida maestra, dijiste 'una menos', soy la viuda de un Carabiniere"

La siguiente es la carta abierta que Anna Arecchia, viuda de un mariscal de Carabinieri, publicó en su perfil de Facebook y nos autorizó a publicar aquí.

Sus palabras llegan pocos días después de la muerte del diputado de brigada. Mario Cerciello Rega, asesinada en Roma, en el barrio de Trastevere, la noche del 25 al 26 de julio, y es una respuesta a la profesora Eliana Frontini que había escrito el siguiente comentario en las redes sociales al respecto, por lo que ahora está sujeta a un proceso sancionador :

Uno menos y claramente con una mirada poco inteligente. No lo echaremos de menos.

Anna Arecchia es también maestra, que vive el dolor de una pérdida que hoy la une más que nunca a la joven viuda del sargento adjunto Cerciello Rega. Estas son las palabras que le escribió a su colega y a cualquiera sobre los insultos sociales, incapaz de callar, respetar y torturar los sentimientos ajenos así como los valores de la justicia y la vida humana:

"Carta abierta a Eliana Frontini

Eran tres ese 4 de febrero de 1995.
Querida Eliana Frontini, te escribo como viuda de un mariscal de los Carabinieri que cayó en el cumplimiento de su deber a los 34 años, pero también como maestro.
Si había hecho las impactantes declaraciones por la muerte del brigadier adjunto Mario Cerciello Rega, también había hecho ese 4 de febrero de 1995 un hipotético '¡Tres menos! No nos lo echaremos de menos ', mi Rino me hubiera hecho morir dos veces.

Seguro que no os lo echaréis de menos, pero yo, hijos míos, las familias enteras de los tres jóvenes Carabinieri que, en una noche fría, estaban protegiendo nuestro estado contra la producción de millones de dólares falsos, hacemos, sí, esa falta. la hemos sentido y seguimos sufriendo porque, a pesar de que han pasado 25 años, nada ni nadie podrá jamás llenar el vacío de tan grave pérdida.

Todavía hoy me atormenta reflejarme en los ojos de mis tres hijos, muy pequeños en ese momento, inconscientes de tal destino, las palabras de mi hijo me desgarran, cuando, indefenso, confía en mí. 'Busco partes de mi padre en el mundo', como si ese padre lo hubiera despedazado y arrojado al aire y hoy, además de luchar contra su ausencia, debe reconstruir su imagen e historia para llegar a construir la suya.

Durante años, el dolor de mi suegra, anciana y solitaria que nunca imaginó tener que sobrevivir a un niño, a quien ciertamente no pude darle alivio porque también estaba mi dolor que me privó durante años. de una vida normal hasta el punto de reducirme sin defensas inmunes y hacerme arriesgar mi vida.

Esta es esa carencia de la que presumes que no sientes, pero que miles de viudas, huérfanos, padres siguen nutriendo cada momento de su vida como supervivientes.

En mi vida de sufrimiento, sin embargo, he tenido la suerte de realizar ese trabajo que creo que está entre los más satisfactorios, soy docente, en un instituto, como tú, mis alumnos son una fuente continua de estímulos y comparaciones. Además de intentar que se interesen por las Matemáticas, trato de involucrarlos, si el tiempo curricular lo permite, en discusiones sobre diversos temas de la Vida y así sucede, casi todos los años y para todos mis nuevos alumnos, para referirme a mi vida, que ha sufrido , por supuesto, un cambio de rumbo.

Les confío y su escucha me llena de orgullo y alegría, de ojos brillantes, sin interrumpirme y al final, casi siempre, ese aplauso atronador que rompe en el silencio, va a Quien ya no está.

Siento mi testimonio, diametralmente opuesto al tuyo, de ese día doloroso y de sacrificio de tres jóvenes Carabinieri de 22, 28 y 34 años, reconocidas como Víctimas del Deber y del crimen organizado. Tenía muchas ganas de que mis alumnos estuvieran presentes el día en que, en mi ciudad, Marcianise, una calle lleva el nombre de mi esposo, el mariscal Rino Pio Golino, para que su sacrificio no fuera olvidado.

Les enseño a mis hijos que la policía es la guardiana de su seguridad y no sus enemigos. Me alegro cuando los representantes de los distintos cuerpos militares son recibidos en mi escuela secundaria para ilustrar su actividad investigadora.

Y mi pensamiento hoy va para la joven esposa y ya viuda del vice brigadier Mario Cerciello Rega, vaya a esos padres que no merecieron este inmenso dolor, vaya a todos los Carabinieri de Italia que, con orgullo y desprecio del peligro, salen todos los días de en casa, saludando a sus seres queridos, a sus hijos con la esperanza de poder abrazarlos nuevamente al final del día.

Querida Eliana, tus palabras duelen mucho. Nos hicieron daño a los familiares de los Carabinieri, pero sobre todo a todos esos jóvenes estudiantes, para cada uno de los cuales, los profesores, seguimos siendo un ejemplo. Sus disculpas no serán suficientes, esos niños confundidos necesitarán pruebas y comprenderán los valores reales por los que vale la pena luchar.

Anna Arecchia ver M.llo Rino Pio Golino“.

En la galería volvimos sobre la historia del brigadier adjunto Mario Cerciello Rega.

Fuente: web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información