¿Que haces?

¿Que haces?

V¿Alguna vez lo despidieron o renunció a un trabajo y terminó sintiéndose totalmente perdido? En los procesos de coaching es habitual asistir a personas que, tras romper un vínculo con una actividad o una empresa, ya sea de forma voluntaria o no, acaban teniendo dificultades para reconectarse consigo mismas. Esto puede suceder por varios motivos, pero los más habituales son el temblor de la autoestima cuando estamos desconectados de una función o la falta de identidad profesional.


Siempre que iniciamos una conversación con alguien que acabamos de conocer, pronto surge la pregunta: entonces, ¿qué haces? Y ante esta pregunta, tendemos a responder automáticamente con la descripción de nuestro trabajo. Soy contador, soy dentista, soy empleado de banco o en algunos casos respondemos con el lugar donde trabajamos: trabajo en Google, en Coca-Cola, en Mcdonald's.

La formación de esta identidad profesional comienza muy temprano. Siempre que le preguntamos a un niño qué quiere ser de mayor, normalmente esperamos que responda con una profesión, cuando en realidad deberíamos enseñarle cómo querer ser feliz, ser una buena persona, ser honesto, estar sano, independientemente de la carrera que tenga. elegir seguir (estamos de acuerdo en que es una gran responsabilidad para un niño saber qué tendrá la profesión en la vida).

Con esta presión iniciada tan temprano, no es difícil imaginar lo difícil que puede ser para alguien atravesar un proceso de desconexión en su vida profesional, enfrentando dificultades para separar la actividad que realiza o el cargo que ejerce de lo que realmente es. Lo bueno de esto es que a pesar de ser una parte muy importante, lo que eres va más allá de lo que haces para ganar dinero.

Si estás pasando por un momento como este, vale la pena aprovechar esta fase para redescubrirte. ¿Qué me gusta de verdad? ¿Es eso lo que quiero seguir haciendo? ¿Que más puedo hacer? Lo que realmente eres es independiente de tu ocupación. Puedes cambiar de trabajo sin cambiar lo que eres, y puedes seguir siendo tú mismo, incluso si no tienes ningún trabajo.

Y la próxima vez que te pregunten qué haces, responde: ¡éxito!

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información