Probióticos

Cuando se habla de alimentos probióticos, nos referimos a microorganismos vivos que cuando son suministrados en cantidades idóneas, se encargan de promover beneficios en la salud del organismo donde se hospedan. Estos microorganismos permanecen activos en el intestino, ejerciendo importantes efectos fisiológicos. Los alimentos probióticos contribuyen con el equilibrio de la microbiota intestinal (flora intestinal) del huésped y potencia el sistema inmunitario. Estos microorganismos no son patógenos exceptuando personas inmunodeficientes.

Índice()

    Ventajas para el organismo cuando se consumen alimentos probióticos

    • Mejora el equilibrio.
    • Ayuda a mejorar los síntomas y problemas relacionados con la astenia.
    • Mejora problemas de defensa.
    • Refuerza el sistema inmunitario.
    • Reduce efectos negativos cuando se consumen muchos antibióticos.
    • Ayuda con la prevención y tratamiento de la inflamación del colon post operatorio.
    • Reduce la intolerancia a la lactosa.
    • Contribuye con una mejor digestión alimenticia.
    • Absorbe el calcio.
    • Sirve como remedio para la halitosis, mejor conocido como mal aliento.
    • Disminuye la presencia de infecciones vaginales.
    • Asimila de mejor manera los nutrientes que aportan los alimentos.
    • Ayuda a suprimir el estreñimiento, la diarrea y el colon irritable, entre otros.

    Desventajas para el organismo cuando se consumen alimentos probióticos

    El consumo de alimentos probióticos no es recomendable para personas con un sistema inmunológico débil, ya que, las bacterias probióticos pueden aumentar su tamaño de manera exagerada en sistemas debilitados, generando de esta manera severos problemas de salud.

    Con el consumo de alimentos probióticos, muchas personas pueden comenzar a sufrir de problemas gastrointestinales, como gases o hinchazón estomacal.

    Finalmente se tiene como última desventajas las propiedades organolésticas, la cual consiste en el cambio de las propiedades de los alimentos probióticos en cuanto a su olor, sabor y textura.

    ¿Qué alimentos probióticos se pueden consumir?

    Sopa de miso: El ingrediente principal de la sopa de miso es un fermentado a base de soja, sal y otros cereales. Esta sopa es un alimento de tradición japonesa portadora de múltiples beneficios. Es usada en la cocina macrobiótica como regulador digestivo. Para su preparación se requiere frijoles, centeno fermentado, cebada y una cucharada de miso y un poco de agua caliente, obteniendo como resultado un alimento probiótico cargado de lactobacitos y bacterias bifidus.

    El yogurt elaborado a mano pasa a ser uno de los mejores alimentos probióticos, más aun si es elaborado con leche de cabra y queso, ya que ambos son contenedores de altos probióticos como, thermophillus, bifudus, bulgaricus y Lactobacillus acidophilus. Su preparación es muy sencilla, hay que hervir un litro de leche de cabra, agregar queso o cuajada de cabra, luego colocar en un bold, tapar y dejar reposar por una noche.

    El chocolate negro también es portador de altas cantidades de probióticos. Sin embargo, su consumo debe realizarse con moderación.

    Las microalgas: Son plantas marinas como las algas azules y verdes, la espirulina y la chorella. Son alimentos probióticos de alto contenido. Son portadores de bacterias  como la lactobacillus y bifidobacterias.

    Otro de los alimentos probióticos son los pepinos encurtidos, preferiblemente los de color verde. Son fáciles de hacer y deliciosos a la hora de comer.

    El té de Kombucha:

    Es portador de un alto contenido de bacterias intestinales saludables. Ayuda a su vez con la regulación de la flora intestinal, normaliza el tránsito intestinal, activa defensas del cuerpo y desintoxica el organismo.

    ¿Qué suplementos de probióticos tomar?

    Existen diversos probióticos en suplemento, sin embargo, los más recomendados suelen ser el Latero Flora, que es la cepa del B.O.O. Bacillius Laterosporus y el otro es la cepa de Bacillus Coagulans del Dr. Mercola. Es importante saber que antes de comenzar a consumir cualquier suplemento es prudente visitar a su médico.

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información