Porque los verdaderos asesinos de Tiziana Cantone somos todos nosotros

Porque los verdaderos asesinos de Tiziana Cantone somos todos nosotros

La primera vez que escuch√© a un amigo declamar astutamente ‚Äú¬ŅEst√°s haciendo un video? Buen chico" No entend√≠ la broma. Tuvieron que explic√°rmelo, cont√°ndome sobre ese video en el que una chica con intenci√≥n de felaci√≥n se dirig√≠a al ‚Äúcamar√≥grafo‚ÄĚ de esa manera.

Me reí entre dientes, porque todo el mundo lo estaba haciendo y no me di cuenta de que así me estaba haciendo cómplice de un acto horrendo, y conmigo ninguno de nosotros se dio cuenta.

Hoy lo entiendo, muy bien, pero muchos todavía no lo entienden, ni siquiera ante los terribles efectos que se hicieron evidentes a partir de eso. 13 de septiembre de 2016. El dia cuando Tiziana Cantone se ahorcó.

Ya se han dedicado muchas palabras a su caso. Ya se ha se√Īalado reiteradamente que, salvo denuncias y nebulosas declaraciones durante las investigaciones previas al suicidio, Tiziana b√°sicamente no hab√≠a cometido ning√ļn delito.

A Tiziana le encantaba tener sexo. Quizás era exhibicionista, quizás estaba pasando por un momento difícil. Quizás, como creía su madre, su novio en ese momento la empujó a jugar esos "juegos". Sin embargo, todo esto no es importante.

Tiziana ciertamente no murió por una mamada. El culpable no fue su malicia o, como algunos lo llaman, su "perversión". Incluso los hombres que estaban con ella no son responsables de su muerte. En efecto, les digo algo: son culpables los que compartieron esos videos con personas a las que Tiziana nunca les había dado su consentimiento venganza porno y otros delitos innobles, pero no el suicidio de Tiziana.

Porque por la muerte de Tiziana, todos somos culpables.

De hecho, fueron los chismes, los memes, los chismes, los comentarios susurrados, los dedos que lo se√Īalaban los que la mataron ...

Lo grave es que pretendemos no saber: nos escondemos detrás de una moral hipócrita para fingir que no tenemos ninguna responsabilidad. Repetimos los mantras "Sí, pero si te dejas filmar debes saber que existe el riesgo de que alguien te vea" o "Si haces la z ****** a tienes que asumir tus responsabilidades" haciendo, como siempre, que la responsabilidad del delito recaiga sobre la víctima.

Y las víctimas en cuestión son siempre mujeres.

√Čl lo sabe bien por ejemplo tambi√©n Michela Deriu, la joven de veinte a√Īos que corri√≥ la misma tr√°gica suerte que Tiziana.

E incluso si estuvi√©ramos entre los que no hemos visto ese video, incluso si nunca nos gustaron esos est√ļpidos memes, cada vez que pensamos "Eso es solo una mierda" en todo caso nos manchar√≠amos con el mismo crimen: No perdones a las mujeres su libertad.

No concebimos que puedan tener sexo como prefieran, que se filmen a s√≠ mismos, aunque sean ingenuos quiz√°s, mientras le damos la oportunidad a un hombre de hacer y mostrar lo que le gusta, como mucho solo haremos aprecio por su tama√Īo (recuerdas el video onanista por Gu√© Pequeno?).

La verdad es esa si Tiziana hubiera sido tratada como un hombre, el azar tampoco habr√≠a existido. Prueba es el hecho de que, si bien su nombre todav√≠a est√° en la memoria de todos, la mayor√≠a desconoce los nombres de sus compa√Īeros de juego.

Ni siquiera el suicidio fue suficiente para abrirnos los ojos. Ha arrojado luz sobre cuán innoble y generalizada es la práctica de la pornografía de venganza (que ahora, afortunadamente, es un crimen) y cómo compartir material íntimo sin consentimiento es una violencia real; pero no pudo convencer a quienes culpan a Tiziana de su propia muerte, porque ella era "demasiado débil" para manejar las consecuencias de sus (innobles) acciones.

No soportando la idea de sentirse culpables por ver el video o reírse de él, logran descartarlo como "Cosas que solo le pasan a z ***** e".

Es cierto que hay mujeres que habrían reaccionado de manera diferente en lugar de Tiziana. Hay algunos que incluso podrían haberlo ganado en notoriedad, aquellos lo suficientemente fuertes para no ser aplastados por la intolerante moralidad itálica, que condena lo que secretamente anhela.

Porque por cada insulto ácido a Tiziana había un nuevo intercambio de sus videos. Porque en este país la hipocresía se eleva a la virtud, feliz con una simplificación que ve a las mujeres solo como sante los putas.

Tiziana, sin embargo, fue incapaz de ver m√°s all√° de la verg√ľenza que se hizo caer sobre ella. Verg√ľenza que en realidad era nuestra, porque nuestro era el secreto deseo de ver sus videos, de disfrutar imagin√°ndonos en el lugar de esos hombres. La nuestra es la verg√ľenza de admitir en la plaza que a todos les gusta el sexo, incluidas las mujeres.

Si bien es de fundamental importancia castigar a quienes violan la intimidad ajena al compartir fotos o videos sin consentimiento, es igualmente necesario entender que sin este moralidad hipócrita, ninguna mujer iría tan lejos como para suicidarse por un video de mamada.

En una sociedad sana, nadie se permitiría juzgar a alguien que no lastima a nadie. Que solo se está divirtiendo, solo sacrosanto derecho vivir la sexualidad como mejor le parezca.

Sin el miedo a este juicio, no se sentir√≠a la angustia que acompa√Īa a cada mensaje de sexting que los adolescentes (pero no solo) intercambian; no tendr√≠as tanto miedo de compartir tu propia foto √≠ntima con la persona que nos gusta solo porque "¬Ņy si la foto cambia?"; No habr√≠a certeza de que ante una violaci√≥n de la privacidad de uno, en lugar de apoyo, uno solo tendr√≠a el desprecio de los dem√°s.

Que es el mismo juicio morboso que lleva a preguntarse c√≥mo vest√≠a la en√©sima v√≠ctima de violaci√≥n o cu√°nto hab√≠a bebido. Porque, en aparente contraste con la hegemon√≠a imperante del var√≥n, esta sociedad parece estar convencida de que no puede haber acto sexual sin el aval (quiz√°s impl√≠cito) de la mujer y, parad√≥jicamente, cuando la mujer se hace due√Īa de sus propios impulsos, aqu√≠ est√° que tal libertad no se perdona.

Algunos pensar√°n cualquiera que sea la raz√≥n de esto. "ciertas cosas". ¬ŅPor qu√© alguien tendr√≠a la necesidad de filmarse mientras los hace? sin embargo no se le pide que comprenda. Ni siquiera para compartir. Todos tienen las preferencias que √©l tiene. Solo se le pide que ponga las cosas en el orden correcto, que criminalice solo lo que de hecho es un delito y que deje todo lo dem√°s donde pertenece: entre los asuntos de otros que no compiten con nosotros.

El porno de venganza apunta a la humillación, pero eso es solo el arma. Decidimos si apretar el gatillo. Depende de nosotros decidir si ayudar a la víctima o ser los asesinos.

Para Tiziana, Michela y muchos otros hemos optado por mancharnos de sangre. Asegurémonos de que nunca vuelva a suceder.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información