Porque decir "negro" es ofensivo y "negro" para los colonialistas

Porque decir "negro" es ofensivo y "negro" para los colonialistas

El episodio de la muerte de George Floyd y las consiguientes protestas que han provocado disturbios y acalorados enfrentamientos en muchos estados de EE. UU. y manifestaciones en todo el mundo, finalmente han puesto el foco en el tema racial y no muestran signos de querer que las cosas vuelvan a ser como solían ser.

Además de los diversos hashtags difundidos en las redes sociales para mostrar su cercanía a la causa de los manifestantes estadounidenses, desde Las vidas negras importan hasta el Martes apagóntambién han llegado posiciones claras del mundo de los medios de comunicación; el ejemplo más sorprendente es la decisión de HBO de eliminar de su contenido Lo que el viento se llevó, el gran clásico de 1939, "culpable" precisamente de pasar una imagen racista.

Una elección que ha sido objeto de aprobación pero también de muchas críticas, y que ha la a una serie de chistes, fácilmente legibles en todas las redes sociales, con el tono "Entonces ahora también quitarán al Negroni" o "Hasta el hombrecito blanco es racista".

Lástima que la cuestión sea seria y que la cuestión de la responsabilidad, incluso a posteriori, de una narración o del propio lenguaje deba tratarse como tal.
Centrémonos en el problema lingüístico que existe, y es importante, porque algunos de los términos a los que muchos de nosotros nos referimos, por ejemplo, afroamericanos, son racistas.
Quizás una palabra en sí misma no nace como racista, pero el lenguaje es el resultado de un sistema cultural y de los significados que adquieren las palabras en el uso cotidiano. Si hablamos de "negro" o de la perífrasis "persona negra" es evidente que, de dos formas distintas, ambos ostentan una supuesta supremacía blanca, a costa de la población negra.

Índice()

    Porque decir "negro" es ofensivo

    Esta publicación en la página de Instagram del webzine Afroitaliannsouls lo explica muy bien.

    Al usar la palabra "negro", uno no se refiere solo a una característica del cuerpo, el color de la piel, sino que transmite un mensaje general de inferioridad, física, moral e intelectual, que se refiere a un período de odio, opresión y sumisión. . Leemos deAccademia della Crusca:

    Negro, de los tres, fue sin duda el más atestiguado históricamente, el más embarazado semánticamente. Tradicionalmente, identificaba una supuesta "raza" (la "raza negra", o "los negros", de hecho) a la que se habían atribuido características precisas y específicas, tanto físicas-somáticas como morales, a lo largo de los siglos (aún en la década de 1950, años en los que el concepto mismo de "raza" comenzó a vacilar - era posible leer en Zanichelli que "los negros" eran pueblos africanos de color oscuro ... , fácil de imitar ... "). Transmitía juicios de inferioridad. Y evoca siglos de "racismo" y de crímenes cometidos en su nombre. Sin embargo, podría usarse, sobre todo, como adjetivo, sin causar escándalo, o sin que necesariamente se considere ofensivo.

    cf. F. Faloppa, Palabras en contra. La representación de lo diferente en italiano y en dialectos, Milán, 2004, pp. 99 ff.

    Como prueba de ello, podemos citar el término por ejemplo negriero, que indicaba al que se ocupaba de la trata de esclavos, pero también una expresión colorida que todavía se usa a menudo en la actualidad: "Trabaja como un negro", es decir, la idea misma de trabajar como un esclavo, tener una gran cantidad de trabajo o ser explotado.

    Solo en la década de 1970, con las luchas de los afroamericanos contra la discriminación social, la palabra "negro" comenzó a recibir el significado negativo que realmente tiene, y el concepto de políticamente correcto típico de los 90, finalmente ha eliminado toda connotación neutra, considerándolo por lo que es: discriminatorio.

    Entonces, ¿por qué los negros pueden llamarse "negros" entre sí?

    Afroitalian Souls lo explica muy bien: se puede comparar con el caso de dos personas de la comunidad LGBT, o dos amigos, que, irónicamente, se llaman “froc **” o “zocc *** a” entre ellos. El grado de confianza o el hecho de compartir una determinada experiencia o característica (como haber nacido negro, de hecho, o ser gay, lesbiana o trans) marcan la diferencia y otorgan "permiso" para usar términos que, en cambio, los extraños no deberían reservarse para las personas. Básicamente, así como no le importa un "froc **" a un extraño que conoce, no tiene derecho a llamar "negro" a nadie.

    Porque decir "gente de color" es colonial

    Volvamos al discurso de Lo que el viento se llevó: hay que pensar tanto en el contexto en el que se rodó la película, como en la novela que la precede y en la que se basa: estamos hablando de una era de colonialismo, donde los afroamericanos, si no eran esclavos, eran los llamados Casa Negro, que son los "negros de la casa", sirvientes, amas de llaves y camareros que ciertamente tenían más privilegios que los que fueron reducidos a la esclavitud, pero se quedaron en una zona intermedia, subordinados a los blancos pero también opuestos por otros negros precisamente por su ventajas.

    El mundo del cine nos ofrece dos House Negros históricos: precisamente el Mami de Lo que el viento se llevó (Hattie McDaniel, quien la interpretó, sin embargo, fue la primera actriz negra en ganar un Oscar), quien en su connotación física y de carácter (el pañuelo, el discurso fuertemente africanizado) terminó encarnando a un tipo específico de mujer negra, que cariñoso, que cuida la casa, que cuida a los demás, pero también a él Stephen de Samuel L. Jackson en Django desencadenado de Tarantino, que maltrata al Campo Negro, que son los trabajadores que se dedican a la cosecha de algodón.

    Lo que el viento se llevó es una película racista o proporciona la imagen precisa de una época histórica, que no es solo la de la Guerra Civil, donde se desarrolla, sino también aquella en la que se rodó (años 30) en la que el aire que respirado era todavía el de una clara separación entre blancos y negros, o más bien entre blancos y negros gente de color ", ¿dónde con esta expresión quiso subrayar su diversidad, que los hacía automáticamente inferiores y sumisos?

    Pero sobre todo, hoy tiene sentido celebrar o seguir mirando ¿Lo que el viento se llevó? El punto de vista expresado por Antonella Bundu, Florentino de origen sierraleonés, candidato a la alcaldía de las oficinas administrativas de Florencia en 2019, en este post, es una gran manera de intentar dar respuesta a las dos preguntas que nos acabamos de plantear sin tener la arrogancia habitual de los blancos que explican cuestiones raciales o cómo debería sentirse una persona negra:

    ¿Por qué "coloreado" no es neutral? Porque, explica Crusca nuevamente, pone

    el acento en la característica (el color de la piel) que a uno le gustaría no resaltar y no discriminar.

    Es decir, implica que hay un "blanco" "no oficial de color" y una excepción, una especie de "anomalía": el "negro", el negro.

    El motivo del error básico, muy irónicamente, también se resume en un poema que ha estado circulando en la Web en los últimos años:

    Yo, un hombre negro, era negro cuando nací
    Tu blanco, cuando naciste, eras Rosa
    Ahora que he crecido, sigo siendo negro
    Tú, ahora que eres mayor, eres Blanca
    Cuando tomo el sol, soy negro
    Tú, cuando tomas el sol, eres rojo
    Cuando tengo frío, soy negro
    Tú, cuando tienes frío, eres azul
    Cuando esté muerto, seré negro
    Serás gris cuando estés muerto
    Y me llamas negro.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información