Por qué tenemos que luchar contra el patriarcado

Por qué tenemos que luchar contra el patriarcado

A menudo escuchamos sobre patriarcado, especialmente hoy, a pesar del término que evoca tiempos bastante remotos, que la discusión sobre la igualdad de género y sobre la demolición de todo legado masculino parece haber entrado en una fase realmente significativa.

Pero, ¬Ņqu√© se entiende exactamente por esta palabra que durante mucho tiempo ha identificado todo tipo de sociedad existente (y todav√≠a est√° asociada con muchas realidades sociales en diferentes √°reas del mundo en la actualidad?

√ćndice()

    Patriarcado: ¬Ņqu√© significa?

    Leemos de la Enciclopedia Treccani:

    El t√©rmino patriarcado, que significa "poder paterno", indica un tipo de organizaci√≥n familiar y social en la que el var√≥n de mayor edad del grupo ejerce el control exclusivo de la autoridad dom√©stica, p√ļblica y pol√≠tica.

    Es, en esencia, el concepto de terrateniente ya en uso en la antigua Roma, aquél en el que es el hombre quien dispone y decide sobre el patrimonio de la gens - sea cual sea su naturaleza - y a cuyo respeto y devoción se elevaban todos los miembros de la familia.

    No es de extra√Īar que durante mucho tiempo, y todav√≠a hoy, expresiones como "El hombre de la casa", para indicar un papel de autoridad de mando y toma de decisiones dentro de una unidad familiar. Mientras que, en lo que respecta a las mujeres, en ocasiones se suele decir que ‚Äúllevan los pantalones‚ÄĚ, siempre refiri√©ndose a ese papel de m√°xima autoridad que durante siglos fue prerrogativa exclusiva de los hombres.

    Patriarcado en historia y antropología

    patriarcado
    Fuente: web

    Es curioso pensar que las primeras comunidades prehistóricas debían considerarse plenamente como matriarcati (y no solo eso, pensemos en las representaciones de divinidades, mujeres redondas con formas suaves para simbolizar la prosperidad y la fertilidad), y cómo luego, con el tiempo, el papel de poder ha ido asumiendo, dentro del clan, cada vez más el 'hombre.

    Pensemos, por ejemplo, en la sociedad griega, primer ejemplo de democracia, que excluyó a las mujeres del debate en policía, oa ese mundo romano en el que la poder paterno hizo que cualquiera estuviera sujeto a eso manuscrito largo del padre.

    También hay que decir, sin embargo, que en la teoría evolucionista de la antropología cultural y en gran parte de la sociología del siglo XIX, no todos estaban de acuerdo en sostener que las primeras agregaciones humanas se basaron en el matriarcado, argumentando que en cambio siempre es patriarcado. ser el amo.
    Por ejemplo, en 1861 el jurista y fil√≥sofo ingl√©s Henry Sumner Maine p√ļblico Derecho antiguo dedicado a la evoluci√≥n de los sistemas jur√≠dicos, donde argument√≥ que la organizaci√≥n humana siempre hab√≠a sido patriarcal, estructurada como un grupo dom√©stico formado por dos o m√°s parejas conviviendo bajo un mismo techo que obedec√≠an a un patriarca, retomando tambi√©n la t√≠pica familia de la Biblia.

    Ha habido algunas excepciones a lo largo de los siglos: en la Europa medieval, por ejemplo, hubo emperatrices como Teodora, esposa de Justiniano, o matriarcas como Elena, Madre de Constantino, que pudo gozar de privilegios y una influencia política nada despreciable, así como de un estatus social casi igual al de los hombres.

    Sin embargo, con el tiempo, el concepto de patriarcado ha ido adquiriendo un significado negativo, identificando a todas las sociedades sexistas, en las que el monopolio total es del hombre, mientras que las mujeres s√≥lo tienen la tarea de cuidar la casa y los ni√Īos. . Sin embargo, si lo piensas bien, ese concepto de "√Āngel del hogar" que ha alimentado la imaginaci√≥n com√ļn durante muchos a√Īos.

    En algunos casos, entonces, la idea de patriarcado se asocia, por ejemplo, con la "cultura de la violación", en la que la violencia, sexual o de otro tipo, se reconoce como una "norma" dentro del orden social como fruto de la posesión total de su esposa e hijos por parte del padre de familia. Un ejemplo: durante la guerra en la ex Yugoslavia los serbios utilizaron, en Croacia, Kosovo y Bosnia, la violación como táctica de combate real para subyugar a los habitantes, considerados inferiores.

    Patriarcado y matriarcado

    En el mismo a√Īo en Maine public√≥ su libro, un estudioso suizo de derecho romano, Johann Jakob Bachofen, public√≥ otro, El matriarcadoo, en el que argument√≥ que la estructura original de la familia era precisamente matriarcal. La historia del hombre, desde sus albores hasta el desarrollo de la civilizaci√≥n, se habr√≠a caracterizado por la libertad sexual (o afroditismo), en la que los hombres ser√≠an capaces de someter a las mujeres gracias a la superioridad f√≠sica.

    Pese a ello, las mujeres habrían intentado rebelarse con armas (Bachofen justifica esta teoría diciendo que habría rastros de este pasaje, por ejemplo, en el mito de las Amazon) y obligado a los hombres a aceptar el matrimonio monógamo.

    Con esta conquista, las mujeres volver√≠an al poder social y pol√≠tico, imponiendo el ginecocracia, que s√≥lo m√°s tarde, con la expansi√≥n de la monogamia y con la certeza de paternidad que implica esta √ļltima, se har√≠a cargo del patriarcado.

    Pero tambi√©n hubo otros te√≥ricos del matriarcado; John McLennan, un jurista escoc√©s, por ejemplo, explic√≥ en 1866 que las bandas primitivas de guerreros secuestraban a las mujeres de sus enemigos (pensemos en la violaci√≥n de las sabinas, por nombrar quiz√°s las m√°s famosas), y que este tipo de sociedad se caracterizaba por una fuerte impronta matriarcal porque, al no existir el matrimonio mon√≥gamo, no hay certeza sobre la paternidad. y los √ļnicos lazos de sangre eran precisamente los entre madre e hijos. Con la instituci√≥n del matrimonio, en cambio, se habr√≠a pasado a una sociedad patriarcal por las razones ya destacadas por Bachofen.

    Misma tesis realizada entre 1871 y 1877 por el antrop√≥logo Lewis Henry Morgan quienes, estudiando la sociedad de los skins rojas iroqueses, con un marcado car√°cter matriarcal, plantearon la hip√≥tesis de una etapa de desarrollo a√ļn m√°s antigua, caracterizada por matrimonio colectivo de un grupo de hombres emparentados entre s√≠ con un grupo de mujeres unidas por lazos familiares.

    No menos importante, fue Friedrich Engels producir teor√≠as sobre el matriarcado; en El origen de la familia, la propiedad privada y el Stato, publicado en 1884, por ejemplo, el fil√≥sofo vincula el nacimiento del patriarcado precisamente con el de la propiedad privada, afirmando que esta √ļltima, junto con la familia mon√≥gama, y ‚Äč‚Äčlas relaciones de dominaci√≥n y subordinaci√≥n surgen simult√°neamente en el momento del paso del Estado. salvaje a la barbarie.

    En general, sin embargo, la hipótesis del patriarcado como la forma dominante de organización social en las primeras comunidades humanas ha prevalecido a lo largo del tiempo, incluso si la teoría matriarcal no ha caído completamente en el olvido.

    Por ejemplo, el matriarcado volvió a hablar en la década de 1980, sobre la base de un importante trabajo de documentación arqueológica realizado por el estudioso lituano María Gimbutas, quien, luego de haber recolectado, clasificado y analizado cerca de dos mil artefactos prehistóricos, afirmó que entre el 7000 y el 3500 a.C. habría existido, en Europa, una organización social anterior al patriarcado, en la que las mujeres, como jefas de clan o sacerdotisas , habría tenido un papel predominante.

    ¬ŅPor qu√© luchar contra el patriarcado?

    patriarcado
    Fuente: web

    Claramente, en la base de la afirmaci√≥n del patriarcado hay un sistema de dominio impuesta con violencia o con amenaza de violencia, comandada por hombres poderosos y en la que predominan las mujeres, los ni√Īos, pero tambi√©n la naturaleza.

    Una de las manifestaciones más evidentes del patriarcado en nuestra sociedad es, por ejemplo, el trabajo no remunerado de las amas de casa, o la brecha salarial de género y, en general, el escaso acceso de las mujeres a puestos directivos. Otra prueba clara de esta subordinación femenina se encuentra en el hecho de que es difícil ceder profesiones de cierta importancia (abogada, alcaldesa, ministra) a las mujeres.

    No hace falta decir que la violencia masculina, y la actitud a veces deficiente de las instituciones para enfrentar el problema, también es bastante emblemática del tipo de estructura patriarcal que permea la sociedad.

    Por √ļltimo, pero no menos importante, el hecho de que la heterosexualidad es la "regla b√°sica" y que, a diferencia de la masculina, La sexualidad femenina todav√≠a debe limitarse al estatus de tab√ļ.

    El patriarcado ha permitido que instituciones como los matrimonios de escopeta se perpet√ļen durante mucho tiempo, mientras que el descubrimiento de la no virginidad de la nueva esposa sigue siendo un motivo de repudio por lo mismo en muchas comunidades.

    Es evidente que estos legados culturales, hijos de una mentalidad puramente patriarcal en la que el hombre es el depositario de la propiedad 360 ¬į, incluida la de la mujer, son sumamente peligrosos, no solo porque impiden el avance de un progreso civil que absolutamente deber√≠a ser descontadas (tan precisamente como la igualdad a nivel laboral, por ejemplo), pero tambi√©n porque siguen situando a la figura femenina en una perspectiva de subordinaci√≥n al hombre. Con todas las terribles consecuencias (violencia dom√©stica, abuso sexual o psicol√≥gico, cultura de la violaci√≥n, feminicidio) que sobrevienen.

    Las alternativas al patriarcado

    Dado que muchos filósofos y teóricos a menudo han vinculado el patriarcado con el concepto de propiedad privada, que está en la base de la necesidad de que el hombre sea reconocido como padre de sus hijos y herederos, hay quienes encuentran una alternativa al patriarcado eneconomía del regalo, por ejemplo: el escritor y activista Chris Carlsson, uno de los promotores de la primera misa crítica histórica en San Francisco, afirma que "La noción de regalo también tiende a dirigir nuestra atención a los bienes y servicios que se dan (o reciben), más que a las relaciones sociales, tanto requisitos previos como resultados lógicos de una cultura del libre compartir.“.

    En este sentido, la economía del regalo no es un sistema basado en el objeto de intercambio, material o inmaterial, sino en la creación de relaciones y complicidad.

    Después de todo, los ejemplos de la economía del regalo están bajo nuestros ojos todos los días, incluso hoy: solo piense en couchsurfing - de moda entre los más jóvenes - que permite acomodar a muchos viajeros en el sofá de anfitriones desconocidos.

    Los hay, como el investigador Genevieve Vaughan, sostiene que la economía del regalo está intrínsecamente ligada a la maternidad. "La práctica materna se basa en interacciones complejas de dar y recibir que permiten la continuidad de la vida y crean relaciones primarias positivas en las que se basa una economía del regalo significativa y capaz de crear comunidad. - dado - Una alternativa al mercado y al patriarcado, esta economía del regalo se manifiesta en sociedades indígenas igualitarias mientras que en la cultura dominante actual permanece explotada y desacreditada. Sin embargo, muchas personas ahora están tratando de implementar una economía alternativa sin reconocer sus raíces maternas "..

    Muchos otros teóricos están convencidos de que se pueden configurar alternativas al patriarcado donde se opta por alternativas al matrimonio jerarquías consolidadas, sino también recuperando la posesión de un cierto nivel espiritual, de cosmovisión y cultura, renovando su relación con la Naturaleza.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información