Por qué es importante volver a hablar sobre la baja menstrual

Por qué es importante volver a hablar sobre la baja menstrual

El dolor menstrual no es un "capricho" femenino, ni tampoco es una experiencia tan rara para las mujeres, de hecho algunos estudios muestran que incluso sufriría de la 25% de mujeres.

Evidentemente estamos hablando de dolores intensos y agudos, que inhiben la realización de las actividades más básicas, que representan un problema sobre todo cuando, por ejemplo, hay que ir a trabajar. Por esta razón, algunos países ya han adoptado, mientras que otros (incluida Italia) lo están discutiendo, el licencia menstrual.

√ćndice()

    ¬ŅQu√© es la baja menstrual?

    La licencia menstrual no es más que la posibilidad de que las mujeres trabajadoras abstenerse de trabajar unos días al mes, cuando tienen un ciclo menstrual y dolor severo, incompatible con la actividad laboral normal.

    Este es un apoyo para las mujeres, que no siempre pueden tomar vacaciones o estar enfermas cuando tienen dismenorrea severa, que no siempre se paga regularmente, y para disfrutar de los requisitos espec√≠ficos que se necesitan: en primer lugar, un certificado m√©dico certificando la existencia de patolog√≠as incompatibles con el normal desempe√Īo del trabajo.

    Hablar de la baja menstrual significa, en primer lugar, despejar el estigma que hist√≥ricamente rodea a la menstruaci√≥n, que sigue siendo demasiado a menudo tema de tab√ļ. Por ello, proyectos como el que lleva a cabo Essity-Nuvenia adquieren importancia, Llamamos a las cosas por su nombre, a la que hemos dedicado una columna, a normalizar el ciclo pero tambi√©n todo el sistema genital femenino.

    Menstruación y trabajo inteligente

    Con la pandemia mundial de COVID-19 Las empresas realmente han comenzado a tomar conciencia de la importancia del trabajo inteligente, también desde el punto de vista femenino, en lo que respecta a la menstruación.

    En Italia, por ejemplo, un proyecto de ley para incluir la licencia menstrual ha estado en la balanza durante al menos tres a√Īos, pero la creciente difusi√≥n del trabajo √°gil, al que la mayor√≠a de las empresas han tenido que adaptarse en tiempos de bloqueo, podr√≠a al menos garantizar la mujer un lugar seguro y confortable para seguir trabajando, y productividad constante por parte de las trabajadoras hacia los empleadores.

    Baja menstrual en el mundo: ¬Ņd√≥nde se reconoce?

    En algunos pa√≠ses, la licencia menstrual ha sido una pr√°ctica consolidada durante varios a√Īos; el concepto mismo de licencia menstrual comenz√≥ a afianzarse en Jap√≥n incluso en la d√©cada de 1920, aunque s√≥lo en la segunda mitad de la de 1940 entr√≥ en vigor. La Tierra del Sol Naciente fue la primera en el mundo en introducir esta medida.

    Incluso hoy Indonesia, Corea del Sur mi Taiw√°n tienen una ley sobre esto, mientras que algunos compa√Ī√≠as, aunque con base en pa√≠ses que no la prev√©n, la han adoptado como pol√≠tica interna. Es el caso de Nike, por ejemplo, que lo aplica desde 2007, o de Coexist, empresa de Bristol que lo activ√≥ en 2016.

    La empresa india de reparto de alimentos Zomato también introdujo recientemente una licencia pagada de 10 días para las empleadas que sufren de dolor menstrual, la primera gran empresa del país en proporcionar tal medida.

    El fundador y CEO de Zomato, Deepinder Goyal, motiv√≥ la nueva pol√≠tica de la empresa como una opci√≥n dise√Īada para ‚Äúfomentar una cultura basada en la confianza, la verdad y la aceptaci√≥n‚ÄĚ.

    Queremos que las mujeres se sientan libres de decir que no están en el trabajo por esta razón - agregó - Nuestro trabajo también es asegurarnos de que tomamos en cuenta nuestras necesidades biológicas, sin comprometer la calidad de nuestro trabajo.

    Los empleados pueden aprovechar la baja solicit√°ndola directamente desde el portal de recursos humanos, solo un d√≠a por cada ciclo ya que, seg√ļn la compa√Ī√≠a, se ha estimado que en una duraci√≥n promedio de un ciclo de 3-5 d√≠as, solo uno es de dismenorrea.

    Licencia menstrual: las facturas en Italia

    Italia también ha iniciado un proceso para incluir la licencia menstrual en su legislación; En la primavera de 2017, para ser exactos, las diputadas del PD Romina Mura, Daniela Sbrollini, Maria Iacono y Simonetta Rubinato, llevaron a la Comisión de Trabajo de la Cámara un proyecto de ley que preveía hasta 3 días de licencia al mes en caso de malestar físico comprobado.

    Seg√ļn la propuesta, los trabajadores tendr√≠an derecho a d√≠as de licencia previa presentaci√≥n de un certificado m√©dico, que se renovar√≠a cada a√Īo, que acredite dismenorrea. Lamentablemente, sin embargo, la propuesta parece haber encallado en este momento.

    Por qué es importante hablar sobre la baja menstrual

    ¬ŅAyuda o discriminaci√≥n de g√©nero? Tanto en los pa√≠ses donde la licencia menstrual ya est√° en vigor, como en aquellos donde se discute, como Italia, las opiniones sobre su utilidad est√°n divididas; Por un lado, a las mujeres se les da la oportunidad de algo que solo les concierne - el ciclo menstrual, de hecho - proporcionando una protecci√≥n separada de mutuo o enfermedad, por otro lado, sin embargo, alguien teme que, al hacerlo, el ya grande brecha de g√©nero que se encuentra en el nivel de trabajo puede exacerbarse a√ļn m√°s.

    No es casualidad, de hecho, que incluso en los pa√≠ses donde existe el permiso muchas mujeres no lo utilicen precisamente por miedo a ser a√ļn m√°s discriminar, o "perdiendo terreno" en comparaci√≥n con sus colegas masculinos.

    Sin embargo, no podemos ocultar que hombres y mujeres, a pesar de tener derecho a la igualdad de oportunidades, son biológicamente diferentes: las mujeres tienen necesidades dictadas por su fisiología que los hombres no tienen (y viceversa).

    Sin embargo, reconocer la existencia de la dismenorrea que, como se mencionó al principio del artículo, no es solo un "capricho" femenino, significaría finalmente dar ese paso más hacia la normalización de la menstruación de la que hemos hablado, y quitar el velo de ignorancia que rodea El tema.

    La menstruaci√≥n no debe ser un tab√ļ, y la mujer no debe "soportar" el dolor, ignorando lo que le dice su cuerpo, porque no se siente autorizada a hablar de algo que es fisiol√≥gico y que no depende de su voluntad. Por esto, discursos como el de licencia menstrual, o la impuesto sobre tampones que tanto se discute, son extremadamente importantes para finalmente romper el estigma.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información