Por qué algunas personas siempre llegan tarde (sin ser groseras)

Por qué algunas personas siempre llegan tarde (sin ser groseras)

El mundo se divide en dos categorías de personas: los que esperan… y los que se hacen esperar.

Si no caes en la segunda categor√≠a, lo m√°s probable es que tu vida fluya en la perenne expectativa de un novio, un amigo o alg√ļn compa√Īero de trabajo que no respeta los tiempos de entrega de un proyecto. Y con toda probabilidad, apenas puedes soportar el de ellos retrasos constantes, ya que obviamente los puntuales por naturaleza luchan por tragarse la despreocupaci√≥n con la que otros se presentan muchos minutos (¬°si tienes suerte, de lo contrario estamos hablando de horas!) despu√©s de la hora establecida.

Lo que enoja al puntual es la percepción de desinterés del rezagado, ya que habitualmente llegar tarde se interpreta como sinónimo de falta de respeto, seriedad, compromiso. Sin embargo, es una lástima que esto no siempre sea así, y que el retraso crónico incluso se haya convertido en un verdadero objeto de estudio para psicólogos y terapeutas, ya que estaría íntimamente ligado a algunos aspectos de la personalidad de cada uno de nosotros en los que, sin embargo, la pereza y la rudeza no tiene nada que ver con eso.

En definitiva, los que llegan tarde tendr√≠an serias justificaciones para explicar por qu√© nunca llegan a tiempo a una cita ... Y no, no estamos hablando de las cl√°sicas excusas "Mi coche se detuvo" o "De repente mi coche se detuvo". lavadora e inund√≥ mi departamento ‚ÄĚ, sino sobre temas que afectan la psicolog√≠a del individuo.

√ćndice()

    El retraso es un enemigo duro

    Fuente: web

    Un interesante art√≠culo publicado por la BBC, recurriendo tambi√©n a los consejos de expertos en psicolog√≠a, explica las razones por las que los rezagados no deben ser considerados desorganizados y ca√≥ticos, sino personas cuyo retraso es un componente pr√°cticamente innato. Seg√ļn el psic√≥logo y terapeuta cognitivo con sede en Londres Harriet Mellotte, por ejemplo, los que llegan tarde no son "groseros e irrespetuosos con los dem√°s", al contrario: muy a menudo son personas organizadas (quiz√°s a su manera), y deseosas de mantener relaciones felices y satisfactorias con los dem√°s, como amigos. a los colegas, a los miembros de la familia. El problema es, como escribe el psic√≥logo Diana DeLonzor, en su libro Nunca llegues tarde otra vez, "el retraso sigue siendo tu n√©mesis‚Äú; algunos de los retrasados ‚Äč‚Äčcr√≥nicos son perfectamente conscientes de sus limitaciones y se averg√ľenzan de ello, intuyendo el posible da√Īo que sus continuos retrasos pueden causar en las relaciones y carreras, pero a pesar de todo no pueden cambiar. Es como si el retraso fuera inherente a ellos.

    Todo es cuestión de… ¡personalidad!

    Fuente: web

    Al respecto, un estudio realizado en 2011 por Jeff Conte, profesor de psicolog√≠a de la Universidad Estatal de San Diego en California, se√Īal√≥ que el retraso podr√≠a representar simplemente un rasgo de personalidad, analizando la diferente percepci√≥n del tiempo en un grupo de individuos. Seg√ļn los expertos, de hecho, optimismo, niveles de autocontrol, ansiedad o b√ļsqueda de emociones fuertes todas estas son caracter√≠sticas que definen los diferentes tipos de personalidades, por lo que tambi√©n influyen en la forma en que interpretamos y experimentamos el paso del tiempo.
    En el estudio realizado por Conte, los participantes de la prueba se dividieron en dos grupos: en el primero, el equipo A, había gente ambiciosa y competitiva, mientras que el equipo B estaba formado por creativos, reflexivos y exploradores. A ambos grupos se les pidió que dijeran cuánto tiempo después de que pensaban que había pasado un minuto, naturalmente sin tener relojes.
    El grupo A afirmó que había pasado un minuto después de aproximadamente 58 segundos, el grupo B después de aproximadamente 77 segundos. Por tanto, aquí se demuestra cómo la percepción del tiempo es subjetiva y relevante para los rasgos del tipo de persona.

    Ansiedad y depresión subyacentes al retraso.

    Fuente: web

    CLIP, personas dementes cr√≥nicamente tard√≠as (Personas dementes cr√≥nicamente tard√≠as): Este es el t√©rmino que Tim Urban, un orador de TED, les dio a los reci√©n llegados, que defini√≥ como personas con un "extra√Īa compulsi√≥n a la autodestrucci√≥n". En realidad, dice el Dr. Mellotte, en la base del comportamiento que conduce al retraso habr√≠a problemas psicol√≥gicos mucho m√°s amplios y complejos, caracterizados sobre todo por la ansiedad y la depresi√≥n: los individuos ansiosos, explica el psic√≥logo, tienden a evitar ciertas situaciones, mientras que los que Tiene baja autoestima, por lo general es extremadamente autocr√≠tico, por lo que se toma mucho tiempo para revisar su propio trabajo ... Llega tarde a menudo y de buena gana. Pero incluso aquellos que est√°n deprimidos pueden tardar m√°s en realizar una acci√≥n muy normal, generando as√≠ el retraso. Que, en definitiva, no ser√≠a m√°s que un "consecuencia de una condici√≥n mental profundamente angustiante o condiciones neurol√≥gicas‚Äú.

    Miedo al fracaso

    Fuente: web

    En la base del retraso, sin embargo, tambi√©n podr√≠a haber Miedo, especialmente vinculado al evento o fecha l√≠mite en el que no podemos ser puntuales.. En resumen, como en un c√≠rculo vicioso, el propio conjunto de expectativas y miedos relacionados con el evento podr√≠a ser responsable de nuestra incapacidad para llegar a tiempo, como si estuvi√©ramos posponiendo continuamente la cita. Esto es lo que dice el doctor Linda Sapadin, psic√≥logo y autor de C√≥mo vencer la procrastinaci√≥n en la era digital. El problema, contin√ļa Sapadin, es que, en lugar de tratar de entender c√≥mo lidiar con el miedo, termina convirti√©ndose en una excusa, y es por eso que una sentencia de justificaci√≥n por un retraso suele incluye un "yo". ‚ÄúQuer√≠a llegar a tiempo, pero no pod√≠a decidir qu√© ponerme‚ÄĚ, o ‚ÄúEmpec√© a trabajar, pero tem√≠a que fuera un poco trivial y mal hecho‚ÄĚ son algunos ejemplos de frases que los que llegan tarde suelen pronunciar para disculparse.
    Por lo tanto, la psicología de Nueva York sugiere cambiar ese "pero" con un "y":

    'Pero' indica oposición y bloqueo - explica - 'E' denota conexión y resolución, por lo que la tarea se vuelve menos abrumadora, el miedo ya no es un obstáculo.

    Esto es lo que explicar√≠a la actitud de los rezagados, est√° bien, pero ¬Ņqu√© pasa con los del otro lado? En definitiva, ¬Ņc√≥mo deber√≠an afrontar retrasos quienes, en cambio, se pasan la vida esperando, condenados por su puntualidad? Los especialistas aseguran que tambi√©n existe un remedio para ellos.

    ¬ŅY qui√©n est√° del otro lado?

    Fuente: web

    Por supuesto, si alguien llega tarde, significa que, por otro lado, también hay quienes están esperando. Y la espera, como sabemos, no siempre es agradable, a pesar de quienes afirman que "el placer aumenta". Pero tenga cuidado: permitirse escenas furiosas durante la larga espera no es constructivo, y hay otras formas de ayudar al tardío crónico a contrarrestar su problema. En primer lugar, quienquiera que esté en la orilla opuesta debe ser dispuesto a concretar lo que está dispuesto a soportar, tomando una posición clara y estable y evitando enfadarse. Simplemente, tienes que tener claro lo que pretendes hacer en caso de que se produzca un nuevo retraso, sin dejar que te muevan y desviar el propósito. Dar ejemplos concretos de las consecuencias que podrían existir podría llevar al rezagado crónico a revisar y corregir su comportamiento, tratando de mejorarse a sí mismo.

    Si no, un bonito reloj podría ser el regalo ideal ...

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información