Percepción del color: una habilidad extraordinaria

Percepción del color: una habilidad extraordinaria

Percepción del color: una habilidad extraordinaria

La percepción de los colores es un aspecto muy importante para el ser humano. Distinguir entre diferentes colores es sin duda una operación de adaptación. ¿Cómo percibimos los colores?

La percepción del color es un tema interesante y complejo. Muchos se preguntan si todos lo percibimos de la misma manera. ¿Quién nunca le ha preguntado a un amigo de qué color ve un objeto determinado?

El sistema visual percibe dos tipos de colores: colores acromáticos (blanco, negro y gris) y cromáticos. Cuando hablamos de color, nos referimos a colores cromáticos y el término correcto es matiz. A pesar de ello, el concepto más extendido y conocido es el de color.

La pregunta fundamental es: ¿qué determina el color que percibimos a través del estímulo visual? En otras palabras, ¿por qué vemos los colores y cómo los vemos? Varias teorías han abordado la percepción del color a lo largo de la historia. En este artículo presentamos los más importantes.

Índice()

    Teoría de la percepción de Thomas Young

    En 1802, Thomas Young propuso una de las primeras teorías de la visión del color: la teoría de los componentes o tricomática, ampliada por Hermann von Helmholtz en 1852. Según esta teoría, existen tres tipos diferentes de receptores de color (conos), cada uno con una sensibilidad espectral diferente. Además, el color de un estímulo está codificado por la cantidad y proporción de actividad de esos receptores.

    Más tarde, Ewald Hering propuso la teoría del proceso del adversario del color en 1878. Hering postuló la existencia de dos tipos de células en el sistema visual destinadas a codificar el color y otro tipo destinado a codificar el brillo.

    Su hipótesis giraba en torno al hecho de que cada tipo de celda codifica la percepción de dos colores complementarios (pares de colores que producen blanco o gris cuando se combinan en la misma medida).

    “Cada persona tiene su propio color, una tonalidad cuya luz solo se filtra por los contornos del cuerpo. Una especie de halo. Como en las figuras a contraluz ".

    -Haruki Murakamii-

    ¿En qué se basa la teoría de Hering? Los colores complementarios no aparecen juntos. En palabras del autor, “no hay tonalidades como el azul-amarillo o el verde-rojizo”. Otro argumento en el que se basa su teoría es que la imagen residual que se produce al fijar el color rojo es verde y viceversa. Al igual que la imagen secundaria al mirar el color amarillo es azul y viceversa.

    Durante muchos años, los investigadores se han acercado a una u otra teoría, pero con el tiempo Se ha demostrado que ambos mecanismos de codificación coexisten en el sistema visual. Profundicemos.

    Evidencia que confirma ambas teorías

    La teoría de Young se confirmó solo a principios de la década de 1970 gracias a la microespectrofotometría, una técnica para medir el espectro de absorción de fotopigmentos contenidos en el cono. Con la ayuda de este instrumento se observó la existencia de tres tipos de conos en la retina de seres vivos con buena percepción del color.

    Al mismo tiempo, se encontró que cada uno de estos conos contiene un fotopigmento diferente con su espectro de absorción particular. Algunos conos son más sensibles a las longitudes de onda largas, otros a las ondas medias y otros a las ondas cortas.

    En comparación con la teoría de Hering, Chatterjee y Callaway (2003) verificaron el procesamiento de color opuesto en todos los niveles del sistema retino-genículo-estriado. Gracias a esto, encontraron que algunas células responden en una dirección a un color y en la dirección opuesta a su color complementario.

    La constancia del color y la teoría de Retinex

    Las teorías anteriores no explican un aspecto fundamental en la percepción del color: la constancia. Este concepto se refiere al hecho de que el color que percibimos de un objeto no es simplemente una función de las longitudes de onda que se reflejan.

    Por ejemplo, cuando vemos nuestro salón al amanecer, la luz no es la misma que la del mediodía. Las longitudes de onda cambian, pero percibimos el mismo color. La pared de nuestra habitación puede parecer más o menos oscura según la luz, pero sabemos que siempre es del mismo color.

    La constancia del color es, por tanto, “la tendencia de un objeto a mantener el mismo color a pesar de los grandes cambios en la longitud de onda de la luz que refleja (Pinel, 2012)”. De hecho, nos proporciona una función adaptativa en nuestra capacidad para distinguir unos objetos de otros, ya que si no fuera así, el color cambiaría cada vez que cambie la iluminación.

    La teoría de Retinex de la percepción del color

    La teoría Retinex de Land (1977) sostiene que "el color de un objeto está determinado por su reflexión (es decir, la proporción de luz de diferentes longitudes de onda reflejada en una superficie)".

    Hurlbert y Wolf (2004), siguiendo esta teoría, afirman que “el sistema visual calcula la reflexión de superficies. De esta forma, percibe los colores comparando la luz reflejada desde superficies adyacentes o cercanas en al menos tres longitudes de onda diferentes (corta, media y larga) ”.

    "Hay cosas de colores que surgen en mí mientras pinto, cosas grandes e intensas".

    -Vincent Van Gogh-

    En otras palabras, el sistema visual es capaz de calcular las longitudes de onda reflejadas por una superficie y seguir percibiendo el mismo color a pesar de los cambios de iluminación. No importa si un objeto recibe más o menos luz, su color no cambiará para nosotros.

    Shapely y Hawken (2002) afirman que la teoría de Land es importante porque sugiere la existencia de neuronas corticales involucradas en la visión del color, es decir, en su percepción.

    La ciencia continúa estudiando la percepción del color

    A pesar de los grandes avances científicos en cuanto a actividad cerebral, aún queda mucho por descubrir sobre la percepción del color. Este es un tema muy actual y sobre el que se han realizado nuevos descubrimientos en los últimos años. Las teorías evolucionan, por lo que es posible descartar algunas, completar otras y descubrir otras nuevas.

    "Intento usar los colores como palabras que forman poemas, como notas que forman música".

    -Joan Miro-

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información