Parto de nalgas: que es y como comportarse

Parto de nalgas: que es y como comportarse

Durante las últimas semanas de gestación, es posible que el bebé no se coloque con la cabeza hacia abajo y entrega podal.

La diferencia con el nacimiento cefálico consiste precisamente en posición diferente asumida por el feto, por lo tanto, se deben tener en cuenta todas las precauciones para estar preparados para este tipo de parto.

Índice()

    ¿En qué consiste el parto de nalgas?

    Parto de nalgas: que es y como comportarse
    (Foto: Web)

    Es costumbre que alrededor del octavo mes el feto se dé la vuelta por sí solo tomando el llamado posición cefálica, pero también sucede que el bebé no se da la vuelta y, en cambio, está listo para nacer en posición de nalgas. Las piernas estarán giradas hacia la pelvis de la madre: el bebé puede tener las nalgas hacia abajo, o las piernas dobladas y acurrucadas sobre sí mismo, o las piernas pueden estar hacia arriba con respecto al trasero. En la práctica, se dice que el feto está en una posición de nalgas completa o incompleta.

    ¿Qué puede pasar durante el parto?

    UNA parto natural de nalgasPor ello, quiere que la gestante sea guiada y seguida por el ginecólogo porque el parto no será fácil: además de ser más lento, será más complicado porque los glúteos y no la cabeza empujarán para salir, haciendo inevitable la intervención del ginecólogo para el entrega exitosa.

    ¿Por qué es imprescindible un ginecólogo? El ginecólogo es el único que puede operar de tal manera que saque los glúteos sin que el bebé sufra traumatismos, y tendrá más cuidado en sacar las piernas empujando los hombros hacia afuera con calma y decisión, sin causar daño a la madre ni al el propio feto. Tan pronto como las correas estén fuera, el peso del bebé facilitará la salida completa.

    En este tipo de partos los empujones y esfuerzos de la madre no son suficientes, por ello, en el caso de que el parto resulte especialmente doloroso o se produzcan complicaciones desagradables, la matrona puede decidir ayudar realizando la cesárea.

    ¡El niño no gira!

    Parto de nalgas: que es y como comportarse
    (Foto: Web)

    ¿Cómo entender si tienes que afrontar un parto de nalgas? Solo a partir de la ecografía el ginecólogo comprende la posición del bebé e incluso podrá distinguir si es uno posición de nalgas incompleta los completa. En realidad, este tipo de posición es la que asume el feto desde su formación y es solo cuando la fecha de nacimiento se acerca cada vez más que naturalmente gira y cambia de posición. Por tanto, es la naturaleza la que facilita la tarea a la embarazada, pero es el feto el que cambia entonces las reglas.

    ¿Qué hacer si el niño no se da vuelta?

    No hay nada que la futura madre pueda hacer si la ecografía muestra que el bebé todavía está en posición de nalgas: ella no puede ser culpable y no puede intervenir sola para hacer que el bebé cambie de posición. De hecho, no existe ningún tipo de técnica a aplicar a priori hacer que el feto gire: si la posición no cambia por sí sola, la madre debe ser consciente de las complicaciones y dificultades.

    La única ayuda que puede recibir la nueva madre es la del ginecólogo: hay, de hecho, una maniobra externa particular, conocida como convulsión, que el ginecólogo puede realizar externamente para intentar que el bebé asuma la posición cefálica en el momento del parto.

    Parto de nalgas: las soluciones

    Parto de nalgas: que es y como comportarse
    (Foto: Web)

    La maniobra de la agitación se puede superar el problema del parto de nalgas: si se hace correctamente, permitiría que el feto se voltee sin dificultad, además es un acto que se realiza de manera externa por lo que no es invasivo de ninguna manera. El único problema posible a resolver es la probable aparición de fuertes contracciones que podrían desencadenar el nacimiento real.

    Esto significa que la reversión debe realizarse solo cuando el embarazo está a término, de lo contrario, el ginecólogo administrará a la embarazada medicamentos que retrasarán las contracciones.

    ¿Cómo entender si es posible aplicar el trastorno? Una vez más, el examen de ultrasonido vendrá en ayuda del médico y del paciente: de hecho, se necesita una revisión adicional para verificar la posición exacta del bebé y que el cordón umbilical no compromete el resultado del trastorno.

    En efecto, si el cordón parece estar enrollado alrededor del cuello o el abdomen del bebé, será necesario recurrir a una cesárea para dar a luz al bebé porque no sería posible proceder en condiciones que pongan en peligro la vida del feto. Si todo es normal desde el examen de ultrasonido, entonces el ginecólogo procederá con calma porque no habrá riesgo para el bebé.

    Como procedes

    Antes de proceder con el giro, el ginecólogo palpa el abdomen de la gestante para comprobar una vez más dónde están la cabeza y el trasero del bebé. Una vez comprobada su posición, aplicará una ligera presión sobre el abdomen que se utilizará para hacer desliza tu cabeza hacia abajo, mientras se cuidará con la otra mano de deslizar la parte inferior hacia arriba. Gracias a esta aparente palpación, el bebé girará y estará en posición de cabeza además, en el momento del parto, la gestante podrá dar a luz de forma natural sin recurrir necesariamente a una cesárea.

    La inversión debe hacerse hacia el 36 o 37 semanas de gestación, si ha determinado que puede continuar. Hay casos en los que es preferible evitarlo: por ejemplo, si se encuentra una placenta anterior o si la placenta es previa, será imposible hacer que el bebé realice la pequeña voltereta, con la consecuencia de que el parto no puede tener lugar por vía vaginal.

    También se debe prestar especial atención a latido del feto, que siempre será monitoreada porque puede afectar la implementación efectiva del procedimiento, y lo mismo aplica si hay presencia de miomas en la pared uterina o una pequeña cantidad de líquido amniótico.

    ¿Qué le sucede a la madre durante el trastorno?

    Una vez que el ginecólogo ha decidido ayudar a mamá con el cambio, la embarazada ingresa el día anterior que el establecido para la maniobra y se le administrará un medicamento por goteo que bloqueará el inicio de las contracciones. pags.

    antes de continuar, no se sorprenda si el ginecólogo aún querrá verificar la posición de nalgas del feto, realizando otra investigación más completa y anotando el peso del bebé, la posición de la placenta y la cantidad de líquido amniótico y el estado de bienestar del bebé.

    Artículo original publicado el 14 de octubre de 2014

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información