Oriella Dorella, la luz infinita de dos ojos que bailan

Oriella Dorella, la luz infinita de dos ojos que bailan

Dos ojos grandes y brillantes, una gracia innata y una gran disciplina: Oriella Dorella fue una de las bailarinas clásicas más famosas del panorama italiano. Milanesa, de temperamento alegre y positivo, también ha sabido conquistar la televisión, sin olvidar jamás la danza.

Entrevistada hace un tiempo por Sipario, contó cómo su destino comenzó a escribirse, casi por casualidad, con la complicidad de quien vio algo más detrás de una mirada desesperada.

Tenía un ritual, que cuando mi papá llegaba a casa, le entregaba las pantuflas y él me daba el periódico a cambio, para que me encerrara en el baño y lo leyera en paz. Una noche, por casualidad, vislumbré noticias sobre la apertura de inscripciones en la Escuela de Ballet Teatro alla Scala. Estaba escrito que los cursos eran completamente gratuitos, con la posibilidad de asistir a la escuela obligatoria en el interior ... ¡En ese preciso momento enmarqué la situación! Después de varias insistencias, logré que el último día de inscripción fuera acompañado de mis padres. En la entrada un portero nos dijo que el plazo había expirado, ya estábamos fuera de horario ... Mi desesperación era tan grande que el propio portero se hizo cargo personalmente de mis documentos para entregarlos a la persona indicada.

El mismo portero que se había tomado en serio la situación de la todavía muy joven Oriella Dorella, con el tiempo siguió recordándole aquella anécdota, haciéndole comprender la suerte que había tenido de recibir la oportunidad de su vida.

Con los años, cuando me convertí en profesional del cuerpo de ballet, al pasar por la portería, él siempre se levantaba y me decía: “Acuérdate de la señora Dorella que también es mi mérito, no lo olvides nunca”. Esto quiere decir que siempre ha habido alguien, desde arriba, que me ayudó a acercarse a mí. Después de mis estudios y el diploma, participé en el Concurso Nacional, ingresé a la compañía Scala, luego nombrada Solista, luego Prima ballerina y finalmente Étoile.

Navegue por la galería para volver sobre la carrera de Oriella Dorella.

Oriella Dorella, la luz infinita de dos ojos que bailan

Fuente: web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información