Noa Pothoven, que se dejó morir a los 17 porque ya la "mataron" por una violación

Noa Pothoven, que se dejó morir a los 17 porque ya la "mataron" por una violación

Noa tenía 17 años, pero tal vez ya había dejado de vivir por al menos tres.

Ya que, es decir, había sufrido la segunda de las dos violaciones que la arrojaron a una parábola de desánimo y miedo, de la que ya no pudo escapar.

La noticia de su muerte llegó el 4 de junio, con una inevitable secuela de confusión y consecuente polémica.

Noa Pothoven recurrió a la eutanasia para poner fin a su joven y problemática vida.

Estos, en esencia y en términos sencillos, son los títulos que han aparecido en todos los principales medios internacionales. Y de inmediato la opinión pública se desató, manifestándose escandalizada, conmocionada.

¿Cómo es posible que un estado civil como el de Holanda haya accedido a cumplir con los pedidos de esta chica que cayó en depresión y que ya no pudo vivir atormentada por el recuerdo de la violencia que sufrió? ¿Cómo fue posible que nadie, padres, autoridades políticas y religiosas, no intervinieran para detener el loco plan de Noa?

Fueron los primeros pensamientos y comentarios de esta historia que sin duda te deja sin palabras.

Lástima que, como se mencionó, se ha generado no poca confusión sobre el caso de Noa, inexactitudes, declaraciones falsas, verdades que no parecen haber resultado ser tales.

Ahora bien, conviene abrir el primer y necesario paréntesis sobre una cuestión que, a todos los efectos, es un hecho: en Holanda la eutanasia está legalizada desde 2002 (fue el primer país europeo en promulgar la ley), y desde 2004, a través de los Protocolo de Groningen, se concede, claramente en casos particulares, también a menores de 12 años y más, que han recibido el consentimiento de los padres y solo en presencia de certificados médicos que comprueben un sufrimiento insoportable, incluso psíquico, sin posibilidad de recuperación.

Sin embargo, parece que este no fue el caso de Noa: sus padres, Lisette y Frans, nunca habrían dado su consentimiento para que su hija recibiera la "dulce muerte".

Ella misma lo habría revelado, en una entrevista con Diciembre de 2018 concedido al periódico holandés Gelderlander:

Hace año y medio, una niña de 16 años de Arnhem fue a la clínica Levenseind ​​en La Haya sin que sus padres lo supieran - escribe el periodista en la apertura del artículo - Su pregunta: '¿Soy adecuada para ¿eutanasia o suicidio asistido? La respuesta fue "no". Creen que soy demasiado joven para morir. Piensan que debería completar el tratamiento para superar mi trauma y que mi cerebro debería crecer por completo. Que debería esperar hasta las 21. Estoy devastada, porque no puedo esperar tanto más '.

En los años posteriores a las violaciones, Noa se mudó de varios hospitales e institutos, dejó de ir a la escuela, fue tratada por anorexia, continúa el artículo. Los padres temían que ella pudiera quitarse la vida, porque su pequeña nunca logró recuperarse de esa terrible pesadilla que tenía que vivir.

La eutanasia, sin embargo, solo se menciona en ese artículo: o, mejor, Noa se refiere a ese único episodio en 2016, cuando fue al Levenseindekliniek.

El día después de la noticia de su muerte asistida, lanzada por primera vez por ANUNCIO, Periódico holandés, y luego de Correo diario, antes de ser recogido por todos los medios internacionales, incluida Italia, muchos lo niegan, y dicen cuál sería la verdad: Noa se dejó morir.

Lo dice Marco Cappato, de la asociación Coscioni, la misma que acompañó a DJ Fabo en Suiza para morir.

Lo reitera Carlo Maresca, también de los radicales, en varios tuits.

Cappato, sin embargo, en Open habló abiertamente sobre noticias falsas y desinformación sobre las noticias.

Las noticias falsas son noticias fabricadas específicamente para producir clics y ganar dinero - declaró el tesorero de la asociación Coscioni - En el caso de las noticias falsas sobre las modalidades de la muerte de Noa es una superficialidad más banal y clásica de gran parte del mundo. periodista que no comprobó la fuente. Evidentemente, decir que una niña se ha suicidado de otra manera no atrae cierto tipo de atención, decir que ha sido sacrificada sí. Esto me parece un resultado sensacionalista-enfermizo.

Cappato aseguró haberse puesto en contacto con un amigo en Holanda para descubrir que los pocos medios que hablaron al respecto contaban una versión totalmente diferente a la publicada en periódicos internacionales.

La propia Noa, aparentemente, había insinuado la decisión de dejarse llevar, en elúltima publicación de Instagram publicado; ahora su cuenta ha sido eliminada, pero las palabras de esa publicación fueron citadas por elIndependiente:

Pensé durante mucho tiempo si debía compartirlo o no, pero decidí hacerlo de todos modos. Quizás esto sea una sorpresa para algunos dados mis puestos de hospitalización, pero mi plan ha estado ahí por mucho tiempo y no es impulsivo.

Iré directo al grano: en un máximo de 10 días moriré. Después de años de batallas y tratamientos, me he secado. He dejado de comer y beber por un tiempo, y después de mucha discusión y evaluación, he decidido dejarme llevar porque mi sufrimiento es insoportable.

En el caos que genera la noticia, también hay otro dato sorprendente, que acabamos de mencionar: la silencio casi total de los periódicos holandeses, que, excluyendo los dos artículos mencionados anteriormente, prácticamente no se ha referido al asunto. Quizás porque pretenden respetar el dolor de la familia Pothoven, o porque no están lo suficientemente informados para poder hacer un informe detallado de los hechos.

En resumen, la verdad es que actualmente nadie tiene información cierta e irrefutable que establecen cómo murió Noa; si decidió respetar ese "plan" del que hablaba en las redes sociales, dejándose morir de hambre y sed, o si los médicos al final decidieron aliviar su sufrimiento con una inyección. Pero también es otro: que no es realmente importante saber cómo eligió morir, lo grave es que quiso.

Que prefirió renunciar a su vida porque no podía vivir con el peso y el recuerdo de la violencia que sufrió, que las violaciones le hicieron la vida tan insoportable como una severa discapacidad física, debilitando su mente y demostrando, una vez más, cuán poderosas y nocivas son las patologías mentales, incluso si son invisibles.

Lo que debería sorprendernos en esta historia es que una niña de 17 años eligió la muerte por sí misma como única salida a sus problemas, que nadie pudiera guardarla del horror que llevaba dentro.

Quizás los que llevan la bandera de “lo han buscadoFinalmente, pude encontrar una oportunidad para pensar en sus declaraciones.

En la galería hemos reconstruido la historia de Noa con la información que tenemos disponible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información