No epidural. Solo un par de anteojos y el dolor del parto se ha ido

No epidural. Solo un par de anteojos y el dolor del parto se ha ido

El parto es nuestra cruz y nuestro deleite. Dar a luz a nuestros peque√Īos milagros es experimentar una dolor que no todo el mundo puede soportar. Por eso, muchos de nosotros hemos acogido con alegr√≠a la epidural, aunque para otros suscita muchas dudas. Pero si pudieras dar a luz sin dolor y sin recurrir aepidural? Lo que parece una utop√≠a, en cambio, es realidad, aunque sea por poco tiempo: un par de gafas muy especiales es suficiente para lograr este resultado. Estas gafas para dar a luz sin dolor en realidad est√°n representados por una especie de mini casco para realidad virtual, pero vayamos en orden.

√ćndice()

    La primera mujer en dar a luz sin dolor ni epidural.

    Dar a luz sin dolor
    Fuente: Pixabay

    Se llama Erin Martucci la primera mujer en experimentar esta nueva pr√°ctica. Erin tiene 40 a√Īos y hab√≠a ido a dar a luz al Orange Regional Medical Center en Middletown, Nueva York. Aqu√≠ trabaja su ginec√≥logo, Ralph Anderson, lo que convirti√≥ a Erin en la pionera del parto indoloro y epidural.

    Todo sucedió de manera bastante lineal. Una vez el dolores del parto, Erin fue al hospital, donde le pusieron estas gafas de realidad virtual, después de que rechazó la epidural. Y desde ese momento no ha visto nada más que lo que había en estos dispositivos. Ni el marido, ni la madre, ni el personal del hospital. Solo pájaros, la playa y una voz que la guiaba en la relajación y en respiración adecuada. Mientras sea expansión no llegó al punto correcto y la cabeza del bebé comenzó a asomarse por la vagina de Erin. Básicamente, la peor parte del parto, toda la espera con el parto, pasó volando en un instante, con la mujer inmersa en la realidad virtual. Y la voz guía jugó un papel importante.

    Con estas innovadoras gafas, por tanto, parecería que las locas peleas entre madres por cuál es el mejor parto (cesárea o natural) están destinadas a desaparecer.

    Quieres escucharlo - explic√≥ Erin en relaci√≥n a la voz gu√≠a - Recuerdo que ella se centr√≥ en la respiraci√≥n y en el cuerpo que ten√≠a que estar tenso y relajado, tenso y relajado. Segu√≠a diciendo: c√©ntrate en los p√°jaros. Fue muy relajante. Me ense√Ī√≥ a respirar y a estar realmente en contacto con el cuerpo.

    Como funciona

    Dar a luz sin dolor
    Fuente: Pixabay

    Pero, ¬Ņc√≥mo es posible que esta mujer haya logrado tal resultado? Mientras Erin usaba sus lentes, su ginec√≥logo la monitoreaba contracciones de forma remota y supervis√≥ su salud, as√≠ como la del feto. Y el doctor not√≥ que ella estaba lista para empujar cuando su respiraci√≥n y su dolor se hizo m√°s intenso. Entonces, no se trata exactamente de dar a luz sin ning√ļn dolor, sino de eliminar ese par de horas de trabajo de parto concentr√°ndose en algo extremadamente agradable. Y entonces sucedi√≥ algo extremadamente agradable: el nacimiento del segundo hijo de Erin, una ni√Īa.

    Obviamente - dijo la mujer - sabía que estaba soportando algunas contracciones y al final supe que mi cuerpo me decía que estaba lista, pero nunca esperé usar lentes por tanto tiempo. Me calmaron y me ayudaron a respirar y realmente se concentraron en superar el trabajo de parto.

    El estudio de Anderson de la realidad virtual para dar a luz sin dolor comenzó el verano pasado, pero solo Erin Martucci era la candidata ideal para el juicio, porque rechazó con firmeza la epidural. Después de ella, se utilizó la realidad virtual en una mujer que estaba a punto de dar a luz a su cuarto hijo. los gafas de realidad virtual son producidos por la empresa AppliedVR, que es socio de hospitales y universidades para el estudio de terapia de dolor innecesaria. Es inusual que se haya pensado en el parto como un uso de la realidad virtual, pero se ha vuelto todo necesario, ya que cada vez hay más mujeres que quieren dar a luz de forma natural y no enfrentar un problema. cesárea programada. La realidad virtual es una muy buena alternativa a la epidural.

    Artículo original publicado el 6 de marzo de 2017

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información