'Murió en el parto a los 14: su cuerpo no estaba listo para el embarazo'

'Murió en el parto a los 14: su cuerpo no estaba listo para el embarazo'

Morir en el parto. Desafortunadamente, esta posibilidad estaba muy extendida en el pasado, pero hoy parece remota gracias a los avances médicos y científicos disponibles.
Pero si tiene 14 años y su cuerpo no solo no está listo para el embarazo todavía, sino que también es menos capaz de soportar el dolor y la fatiga del parto y una cesárea, y se encuentra en un país El aborto sigue siendo uno de esos derechos de elección negados a las mujeres, entonces la situación adquiere contornos muy distintos, donde la mala suerte se suma inevitablemente a elementos de muy diferente tipo, fundamentalmente la degradación social, la insuficiencia de brindar protección y asistencia, y pereza. Elementos que son indiscutiblemente todos corresponsables en la muerte de una niña de apenas catorce años, asesinada por las complicaciones del parto tras quedar embarazada por haber sido violada.
La historia fue contada por la ONG Terre des Hommes, para que la gente comprenda cuán grande es el problema, a menudo estresado, de las madres infantiles, y cuántas medidas más tomar para garantizar a las mujeres de todo el mundo el mismo derecho a elegir, incluso con respecto a si interrumpir o no un embarazo.

Todo sucedió muy rápidamente. Los médicos intentaron reanimación avanzada en la UCI, pero no pudimos guardarla. Su cuerpo no estaba listo para el embarazo.

Fue para explicarle al Guardián, quien primero difundió la noticia, cómo se desarrollaron los hechos. Hernán Martínez, director del hospital de Itaguá, una ciudad de Paraguay a pocos kilómetros de la frontera con Argentina.
La muy joven víctima murió mientras los médicos realizaban una cesárea de emergencia, luego de haber estado hospitalizada durante 20 días por algunas complicaciones relacionadas con el embarazo. Inicialmente los médicos habían decidido que diera a luz de forma natural, pero luego de una crisis respiratoria la niña fue sometida a una cesárea, durante la cual sin embargo tuvo una embolia y tres paros cardíacos, que fueron fatales. Sin embargo, la maniobra permitió al equipo guardar al menos al niño, quien, aunque aún sujeto al respirador, aparece en condición estable, según señala The Guardian.

Si no se reveló el nombre de la joven víctima, sino solo las iniciales, Ricardo González Borgne, titular de SNNA, Secretaría Nacional de la Niñez y la Adolescencia, anunció que el 22 de marzo de 2018 un joven de treinta y siete años fue arrestado, acusada de violar y dejar embarazada a la joven de 14 años.

Ciertamente un pequeño consuelo, porque el mayor problema en Paraguay es que hayLa legislación sobre el aborto se encuentra entre las más restrictivas del mundo., tanto es así que existe una prohibición casi absoluta de interrumpir el embarazo. En definitiva, un caso como el de la joven de catorce años no podría evitarse ni siquiera en el futuro, porque los casos legales que consienten al aborto son sumamente limitados.

De hecho, en el país sudamericano, como informa Terre des Hommes, el aborto es ilegal incluso si el embarazo es el resultado de una violación o incesto. Es ilegal incluso cuando el embarazo presenta un riesgo grave, pero no fatal, para la salud de la madre, e incluso cuando se establece que no hay esperanza de que el feto sobreviva fuera del útero. La única excepción a la estricta ley se permite en caso de complicaciones que pongan en riesgo la vida de la madre.

Una excepción, sin embargo, como señala. Margaret Wurth, ricercatrice di Human Rights Watch, “no es suficiente proteger la vida, la salud y la dignidad de las mujeres y las niñas en el país“.

La situación en el país con respecto a la maternidad juvenil, agravada por la imposibilidad de tener un aborto, es tan grave que, según The Guardian, recién en 2015 889 niñas de entre 10 y 14 años serían madres.

El periódico británico también menciona un caso de 2015 en el que a una niña de 10 años se le impidió abortar después de ser violada por su padrastro. La pequeña, que recibió el seudónimo de Mainumby, afortunadamente sobrevivió al nacimiento, pero nunca se le concedió el alojamiento que el gobierno, de acuerdo con Amnistía Internacional, le había prometido darle para sacarla del hogar familiar.

De hecho, los pésimos datos sobre la situación de las muy jóvenes y la imposibilidad de interrumpir el embarazo son confirmados por Terre des Hommes, que habla de cuatro casos de violencia al día contra niñas.
"No sabemos si la niña quería abortar o no - aclara Margaret Wurth- La decisión de interrumpir un embarazo es estrictamente personal y ella podría haber decidido continuar con el embarazo incluso si hubiera tenido la opción de abortar. Pero ella, sus padres, su confesor y su médico deberían haber tenido la oportunidad de discutir y considerar los riesgos asociados con el embarazo y la posibilidad de terminarlo.“.

No se trata solo del derecho al aborto, se hizo eco de ella. Erika Guevara-Rosas por Amnistía Internacional - se trata de salud pública, servicios públicos, educación sexual, la prevención de la violencia y la violencia sexual en particular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información