Mujeres y café: dime como te lo tomas y te diré quien eres

Mujeres y café: dime como te lo tomas y te diré quien eres

Hay quienes logran repostar y comenzar el día sin café. Bueno, probablemente sean extraterrestres. Porqué el café es la esencia misma del despertar, es el motor de cada acción, es la savia que nos permite transformar las ojeras en un maquillaje perfecto, es la esperanza que nos hace abrir los ojos por la mañana.

Y, hablando de café, intentemos jugar un juego. Intenta decirnos como tomas cafe ¡y nos convertiremos en oráculos matutinos muy especiales capaces de desvelar los secretos ocultos de tu alma!

Así que cuéntenos inmediatamente cómo toma su café y… ¡le diremos quién es usted!

  1. El “fancazzista“: Llegas al trabajo, enciendes la computadora e inmediatamente corres a la sala de descanso para tomar un café. ¡El trabajo, durante al menos media hora, puede esperar!
  2. El histérico: llegas al trabajo, enciendes tu PC, vas a la sala de descanso, te preparas un café y obviamente te lo tomas en tu escritorio leyendo los 47458 correos electrónicos que te llegaron durante la noche. ¡Buenos días!
  3. El deprimido: el azúcar en el café es lo único que -quizá- podrá darle un toque dulce a tus días, que se suceden uno tras otro. Cinco cucharaditas de azúcar en dos dedos de café, seguro, no es demasiado.
  4. El zombie: te despiertas y ni siquiera sabes tu nombre, te arrastras hasta la mesa del desayuno, te tomas el café y… ¡estás listo para recitar la Divina Comedia al revés!
  5. El ansioso: la vez que accidentalmente te trajeron un café normal, casi mueres de un infarto. ¡Para ti, el café está estrictamente descafeinado!
  6. Justo y solidario: para ti el café de las máquinas es una sopa marrón que ni siquiera le darías a tu peor enemigo. O tal vez sí. ¡El verdadero café es orgánico, de comercio justo y hecho a la antigua!
  7. El impasible: tomas café para el desayuno, el almuerzo, la cena, después de la cena y justo antes de irte a dormir. El café fluye por tus venas y ya no tiene ningún efecto en ti.

Pero en este escenario de adictos al café, para ganar el premio de maestro Zen es ella: la barista. Porque entre café macchiato frío largo, café macchiato caliente, café americano, café ginseng, café de cebada, café descafeinado y capuchinos, ¡debe tener toda la paciencia del mundo para seguir el ritmo de todos nosotros!

¡Buen café a todos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información