Mismo vestido, diferente talla de modelo: el desafío de Asos

Mismo vestido, diferente talla de modelo: el desafío de Asos

Una de las acusaciones m√°s acusadas contra el mundo de la moda siempre ha sido proponer modelos est√©ticos definitivamente alejados de la realidad de la mujer ‚Äúcorriente‚ÄĚ y elegir chicas que muchas veces est√°n al borde de la anorexia para lucir las prendas confeccionadas. En definitiva, un ejemplo no solo irreal, sino potencialmente peligroso para quienes, sobre todo entre los m√°s j√≥venes, corren el riesgo de inspirarse en la excesiva delgadez de las modelos en la pasarela entrando en el t√ļnel de los trastornos alimentarios.

Si bien las marcas de moda m√°s prestigiosas aseguran que han dado pasos importantes en este sentido, acerc√°ndose al f√≠sico m√°s acorde a la verdad, los testimonios de algunas chicas demuestran que las cosas, al menos no para todas, no son exactamente as√≠, y que el camino para liberarse de los estereotipos est√©ticos del pasado y de la infame ‚Äútalla 36‚ÄĚ es todav√≠a bastante largo.

Alguien, sin embargo, ha decidido pasar página y salirse de los dictados clásicos del mundo de la moda para adoptar un enfoque en el que las mujeres "normales" finalmente pueden encontrar una verdadera representación.

Asos, en este sentido, lleva un tiempo trabajando para proponer modelos en los que las mujeres puedan encontrarse m√°s y, despu√©s de haber renunciado definitivamente al Photoshop, accediendo a mostrar las imperfecciones est√©ticas de sus modelos, hoy ha decidido hacer a√ļn m√°s, proponiendo, en su sitio web, la misma ropa que usan mujeres de diferentes tama√Īos y complexiones.

Una elección sin duda apreciada por dos motivos: el primero es sin duda de carácter práctico, ya que, finalmente, todo aquel que quiera comprar en la web oficial de la marca y no presuma de un físico como Gisele Bundchen todavía puede entender cómo un vestido en particular estaría desgastando, sin lanzarse a compras arriesgadas que luego pueden llegar a ser un fiasco total.

La segunda razón por la que nos gustó la elección de Asos es más bien ética, y radica precisamente en el hecho de que, finalmente, en un catálogo Online, se muestran mujeres "reales", varios tipos de cuerpo y diferentes tallas, y no la clásica chica muy alta y flaca. Porque una gran realidad es que todos somos diferentes, y cada uno de nosotros debe tener la oportunidad de entender cómo quedaría un vestido, sin necesariamente tener que imaginarlo y luego depender de la suerte, y solo esperar que "le quede", aunque ese kilómetro y medio de piernas y avispa.

Mismo vestido, diferente talla del modelo: el desafío de Asos

asos.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información