"Mi nombre es Eva, morí en Auschwitz". Su historia sigue viva en Instagram

"Mi nombre es Eva, morí en Auschwitz". Su historia sigue viva en Instagram

Los aspectos negativos de las redes sociales se destacan a menudo, sobre todo representando un semillero fácil para el ciberacoso o un terreno en el que, a pesar del adjetivo "social", se pierde la importancia de construir relaciones estables y sinceras con "personas reales" A favor de una popularidad que se mide en términos de seguidores y "me gusta".

Mamá Mati kocavhi, un empresario israelí, tuvo la idea de explotar las redes sociales, en particular Instagram, de la mejor manera posible, es decir, para dar a conocer y difundir el drama del Holocausto vivido por el pueblo judío durante la persecución nazi.

Kocavhi, ayudado por su hija, imaginó qué hubiera pasado si Instagram ya hubiera existido en la era de las deportaciones a campos de concentración, y cómo una adolescente justa habría documentado el horror a través de las redes sociales.

Así nació la página Eva.stories, querida, como leemos, "en memoria de seis millones de judíos". El protagonista de la página es Eva Heyman, una niña judía de trece años de Nagyvárad, Hungría, que relató su vida en un diario, escrito del 13 de febrero de 1944 al 30 de mayo, apenas tres días antes de ser deportada a Auschwitz, donde murió. Ese diario también se ha convertido en un libro, quiero vivir, y de sus páginas Kochavi se inspiró para dar vida al ambicioso proyecto de transformar esas palabras en historias reales en Instagram.

Con el objetivo declarado de concienciar a los jóvenes de lo ocurrido hace setenta años, hacerles conscientes del horror que se ha consumido y que ha involucrado a millones de personas, en ocasiones incluso a sus familiares.

“Cada vez hay menos supervivientes con vida, necesitamos encontrar una nueva forma de difundir los testimonios y mantener vivo el recuerdo”, explicó el multimillonario, que vive en Estados Unidos.

Y, aunque el proyecto es sin duda fuerte, ya está recibiendo mucho apoyo tanto de la audiencia de Instagram como de algunas autoridades judías, sobre todo del premier israelí Benjamín Netanyahu, quien en Twitter expresó su apoyo a la idea que “cuenta la inmensa tragedia de nuestro pueblo a través de la historia de una niña”.

Incluso el Museo del Holocausto Yad Vashem, aunque no hizo comentarios directos, consideró "legítimo" el uso de las redes sociales para conmemorar a las víctimas. Entre los seguidores de la página, nacidos el 1 de mayo y ya capaces de derribar el muro de un millón de seguidores, hay quienes proponen el video-documental para los Oscar, otros que aprecian la idea diciendo que así es el camino. solo para usar las redes sociales.

Sin embargo, como siempre ocurre, también hay quienes, desde las páginas del diario Haaretz, han encontrado la idea “de mal gusto”.

Aplausos y polémica a un lado, sin embargo, desde esa cuenta de Instagram hoy todo el mundo parece poder volver a ver a la pequeña Eva, la niña que vivía con sus abuelos y soñaba con ser reportera, cuya vida ha sido destrozada por el odio humano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información