"Mi enfermedad mental es tan real como las caries y dolorosa como un cólico"

"Mi enfermedad mental es tan real como las caries y dolorosa como un cólico"

Pensé mucho antes de escribir estas palabras. He leído todo lo que he encontrado sobre el asunto obsceno de Alice Sebesta, la madre recluida en la prisión de Rebibbia en Roma, quien arrojó a sus hijos por la escalera y los mató a ambos.

He le√≠do los comentarios de la gente debajo de los art√≠culos. He le√≠do ira, desesperaci√≥n, horror, insultos. he le√≠do sentencias de muerte y absoluciones, este √ļltimo no para Alice, para nosotros. He le√≠do el desapego cr√≠tico de quienes piensan que Alice est√° ah√≠, nosotros aqu√≠, en dos planos diferentes: nuestras vidas y la de ella fluyen en l√≠neas paralelas que nunca se encontrar√°n. Alice la drogadicta, Alice la delincuente, Alice la traficante de drogas, Alice la asesina. Por otro lado, nosotros.

Porque Alice probablemente es realmente el matón, el traficante de drogas y otras cosas que nosotros no somos. Pero Alice la asesina ... Eso es ahora, no hay duda. El más rechazado de los asesinos, el de sus propios hijos. Pero las líneas paralelas, en geometría no euclidiana, nunca se encuentran "Si no hasta el infinito".

Y tal vez Alice la asesina es ese punto en el infinito, el choque entre nuestra línea y la de ella.

Pensé mucho antes de escribir estas palabras, porque requieren un coraje que hasta ahora me ha faltado: cuentan la pieza rota de un mecanismo de trabajo y que es reconfortante dejar que los demás piensen que siempre ha sido así. Pero ya no está tan claro qué es el engranaje roto.

Dije que hab√≠a algo mal con la partera y el ginec√≥logo incluso antes de que me dieran el alta del hospital: para m√≠ ese beb√© tan deseado de unos d√≠as me parec√≠a un extra√Īo, un intruso, yo no era feliz, ¬Ņpor qu√© no era feliz?
Dije que estaba pasando de nuevo. 15 a√Īos con episodios de ansiedad, ataques de p√°nico, depresi√≥n menor, psic√≥logos, psiquiatras, terapias alternativas y farmacol√≥gicas le brindan una experiencia no reconocida en la materia.

Me dijeron lo que pasa, es normal: me entregaron un folleto con unos n√ļmeros √ļtiles para madres despu√©s del parto, report√°ndome tambi√©n una consultor√≠a dedicada precisamente a aceptar solicitudes de ayuda.

Lo llam√© unos d√≠as despu√©s, me llamaron para la semana siguiente: un psic√≥logo me mira por media hora, me habla, sonr√≠e, dice que es normal, fue el parto complejo y violento el que sigue teniendo fuertes repercusiones, son las hormonas. Yo le digo que no, hay m√°s: No puedo estar solo con mi bebe, Estoy aterrorizado, Tengo miedo de hacerle da√Īo, no duermo m√°s de 3-4 horas. un d√≠a desde el d√≠a en que naci√≥, aunque est√© tranquilo y duerma mucho. Estoy exhausto, pero creo que si me duermo Podr√≠a perder el control, tengo miedo de convertirme en un monstruo. Necesito ayuda.

Ella minimiza. Prescribe melatonina, valeriana y muchos pensamientos positivos. Vuelvo a llamar unos días después: no puedo hacerlo, necesito reunirme con un psiquiatra, considerar seriamente qué hacer. Me dicen la cirugía que se ocupa depresión post-parto no tiene psiquiatras, sino psicólogos. Puedo tener otra charla con el psicólogo.
Estoy diciendo que una persona que se est√° ahogando no puede charlar. Primero necesita al menos un salvavidas. Me dicen que no pueden hacer nada. No es una indicaci√≥n, un n√ļmero de tel√©fono, un nombre de qui√©n puede ayudarme.

Escucho a otros consultores, otras asociaciones: es un rebote de habilidades territoriales y operativas.

Le pregunto al m√©dico que est√° siguiendo a mi hijo, que mientras tanto est√° en observaci√≥n por algunos problemas de salud, el contacto de un psiquiatra v√°lido. Me da un nombre. Pago 250 euros por cada encuentro. No me lo puedo permitir, pero lo hago, porque no quiero ir a intentos de CPS p√ļblicos (ning√ļn apoyo posparto me lo ha indicado: si no supiera ya de su existencia, ni siquiera conocer√≠a esta opci√≥n).

He hecho esto en el pasado: te guste o no es cuestión de suerte, a menudo una excepción, no la norma. Y esta vez lo que está en juego es más valioso que yo.
Solo cuando ya no trague agua y el chaleco salvavidas me haga sentir seguro, me pondré en contacto con el CPS en mi área y seguiré mi camino.

Mientras tanto, mi bebé finalmente está en color. Tiene las manos pegajosas, un olor que reconozco porque es mío, duermo con él y cuando está en la cama pasamos mucho tiempo solo y él está a salvo, porque su mamá está con él. Tengo brazos fuertes para consolarlo, dulces para abrazarlo y caras divertidas que lo hacen reír.

¬ŅQu√© hubiera pasado si hubiera sido mi primer episodio de enfermedad mental?
Cuando usted mismo a√ļn no haya entendido lo que le est√° sucediendo, procese el Niego que esto te est√© pasando y cuidado, porque no estas loco puedes hacerlo soloa. "Porque la depresi√≥n no existe, est√° en mi cabeza y puedo deshacerme de ella con solo pensar que tengo una buena vida, una linda familia que me ama, tengo suerte"... Pero no.

¬ŅY si, en lugar de buscar obstinadamente ayuda, todav√≠a fuera la persona ignorante para quien la enfermedad mental es una actitud que usted elige, no los niveles de serotonina, noradrenalina, acetilcolina, dopamina, tiroides que no funcionan y cosas que no entiendo pero que son reales, como caries o c√≥licos de ri√Ī√≥n que te doblen de dolor?

¬ŅQu√© pasa si no es una mujer sin censura la que pide ayuda, quiz√°s un poco tonta, exc√©ntrica o melodram√°tica, sino una ni√Īa "de mala fama", quiz√°s marcada por los signos del descuido de ciertas vidas extremas y un antecedente criminal que no est√° intacto? Uno que "no merece" que alguien sea ayudado. Uno que ‚Äúlo ha estado buscando‚ÄĚ. Uno que "vale un poco menos" que nosotros que estamos en la otra l√≠nea paralela.

¬ŅQu√© pasa con su grito de ayuda? ¬ŅQui√©n puede percibir las se√Īales si no tiene la conciencia de gritarlas o darse cuenta de que las necesita?
¬ŅQu√© manos que no alcanzaron, adem√°s de la suya, mataron a sus dos hijos?

¬ŅCu√°l es el engranaje realmente roto en esta historia y en todas esas historias de madres que dejan de ser humanas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información