Metrorragia: que es, cuales son las causas y cuales son los remedios

Metrorragia: que es, cuales son las causas y cuales son los remedios

No se asusten, chicas. Si escuchas sobre metrorragia no tienes que entrar en p√°nico: es solo uno p√©rdida de sangre que va m√°s all√° del sangrado normal asociado con la menstruaci√≥n. Generalmente este fen√≥meno ocurre en periodo intermestruale, pero si aparece durante el ciclo real se llama menorragia. Si, por el contrario, el flujo contin√ļa incluso en la siguiente fase intermenstrual de la que estamos hablando menometrorragia.

La metrorragia afecta principalmente a mujeres en edad fértil, pero en algunos casos también puede manifestarse en la pubertad y en la fase de premenopausa. Sin embargo, si el fenómeno también ocurre durante el menopausia, puede ser un aviso de patologías más graves y es bueno contactar con un especialista para despejar dudas y realizar las comprobaciones necesarias.

En este artículo, por tanto, queremos aclarar cuáles pueden ser las causas que determinan la metrorragia, sobre cómo comportarse si el fenómeno ocurre incluso en el embarazo y sobre cuáles son los remedios más efectivos para vencerlo.

√ćndice()

    Las causas de la metrorragia

    Causa de la metrorragia
    Fuente: Web

    estoy varias la causa que puede causar metrorragia. Este trastorno, de hecho, puede originarse en el √ļtero, pero tambi√©n puede ser causado por algunos disfunciones hormonales o el sistema de coagulaci√≥n. En algunos casos, adem√°s, el fen√≥meno tambi√©n puede surgir como consecuencia de enfermedades m√°s graves como la diabetes u otras enfermedades cardiovasculares.

    En mujeres adultas, sin embargo, las causas más graves subyacentes a la metrorragia se encuentran en tumores uterinos y en algunos inflamaciones agudas soportado por el endometrio. Sin mencionar que, en ocasiones, en la edad fértil una pérdida de sangre genital de este tipo puede ser provocada por una amenaza de aborto espontáneo, por un aborto incompleto o como consecuencia de un parto.

    Pero este trastorno no tiene por qu√© asustar necesariamente: tambi√©n puede ser solo una hemorragia disfuncional, ligada a cambios hormonales transitorios. Durante los primeros meses de tomar p√≠ldoras anticonceptivas, por ejemplo, muchas mujeres presentan punteo o peque√Īa p√©rdida de sangre.

    Sin embargo, si el fenómeno es persistente, es bueno contactar con su médico o ginecólogo para realizar los controles necesarios, llegando así a un diagnóstico determinado.

    Metrorragia en el embarazo

    Metrorragia en el embarazo
    Fuente: Web

    Debe hacerse una discusión por separado si la metrorragia ocurre en el embarazo. Este tipo de fuga, de hecho, puede ser una importante llamada de atención. A veces, de hecho, el sangrado genital puede ser un signo de algo más grave, como una amenaza de aborto espontáneo.

    Pero no solo. Especialmente al comienzo de la gestación, la metrorragia también puede indicar la presencia de una embarazo ectópico o un tumor benigno de la placenta. En los meses siguientes, sin embargo, puede indicar una inserción anormal de la placenta (placenta previa) o un hematoma retroplacentario, que es una acumulación de sangre debajo de la placenta.

    Por lo tanto, si está embarazada (o sospecha que lo está), en presencia de pérdida de sangre es bueno consultar a un especialista. Subestimar esta sintomatología, de hecho, puede tener consecuencias importantes y deletéreas para el feto.

    Remedios para vencer la metrorragia

    Remedios para la metrorragia
    Fuente: Web

    Un período demasiado abundante o prolongado en el tiempo, como en el caso de la metrorragia, puede disminuir las reservas de sangre del organismo. Es probable que esto implique fatiga, falta de concentración, dolor de cabeza, irritabilidad, insomnio y, en los casos más graves, también patologías más graves, como l'anemia.

    El sangrado frecuente, la menorragia y la menometrorragia, de hecho, pueden provocar graves alteraciones en la concentración de hierro en sangre, provocando en ocasiones también anemia secundaria. En tales circunstancias, por lo tanto, el ginecólogo puede recomendar un suplemento de hierro o una dieta específica y específica. Sin embargo, no se puede descartar que en los casos más graves también se deban utilizar transfusiones.

    Si las causas del trastorno están relacionadas con una alteración hormonal, el médico puede prescribir la ingesta de hormonas, aconsejando la administración de un anticonceptivo de estrógeno-progestina, la píldora o el parche. Sin embargo, si las pérdidas sanguíneas son invalidantes y la terapia médica no obtiene resultados satisfactorios, ante patologías graves el especialista también puede recomendar la cirugía.

    Artículo original publicado el 24 de agosto de 2015

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información