Meritocracia: bienvenido al país que ha fracasado. Especialmente con las mujeres

Meritocracia: bienvenido al país que ha fracasado. Especialmente con las mujeres

¬ŅC√≥mo elegir a qui√©n dar trabajo, a qui√©n admitir en la universidad, a qui√©n confiar la gesti√≥n de una empresa? Lo que siempre debe aplicarse es el m√©rito, cu√°nto merece una persona ese trabajo o funci√≥n. Ah√≠ meritocracia se basa precisamente en las habilidades de una persona, y en el compromiso que esta ha puesto en la consecuci√≥n del objetivo.

Desafortunadamente, la meritocracia no siempre se aplica en todas las √°reas, especialmente en Italia. El pa√≠s con mayor n√ļmero de casos de nepotismo y menores valores de diversificaci√≥n e oportunidades iguales en muchos sectores. E incluso en este caso, son principalmente las mujeres las que pagan las consecuencias de estos h√°bitos.

√ćndice()

    Meritocracia: significado y origen del término

    La palabra la meritocracia deriva deunión de dos términos, uno latino y uno griego. El verbo latino merere, yo merezco significa "ganar, merecer, ser digno de algo", mientras kratos es la palabra griega para "poder". Por tanto, meritocracia significa "merece el poder", O"el poder del mérito". Básicamente, implica la relevancia del mérito para obtener el poder, entendido como un objetivo, una posibilidad, un rol.

    El término se introdujo por primera vez desde El sociólogo inglés Michael Young en 1958 en el ensayo satírico El advenimiento de la meritocracia (o en el idioma original El ascenso de la meritocracia). Inicialmente esta palabra tenía una connotación negativa, ya que indicaba las desigualdades debidas al gobierno despótico de la época, donde la posición social estaba determinada por el coeficiente intelectual y la aptitud para el trabajo, sin olvidar las posibilidades económicas, culturales y sociales de todos.

    M√°s tarde, especialmente en Italia, contrat√≥ a uno en su lugar visi√≥n positiva. La meritocracia eval√ļa el talento y el compromiso de una persona, y es lo que permite contratar solo a quienes lo merecen para puestos de trabajo o poder, especialmente en lo que se refiere a cargos pol√≠ticos y administrativos. Por lo tanto, choca con costumbres opuestas que siempre y a√ļn hoy son intr√≠nsecas a la cultura italiana, como el nepotismo y la contrataci√≥n por amistad o conocidos.

    Meritocracia e igualdad de oportunidades

    La meritocracia en una sociedad es fundamental para garantizar la igualdad de oportunidades, pero Italia ha fracasado en esto y sigue fracasando. Un ejemplo significativo de este fen√≥meno se ve claramente en el Universidad, donde somos el pa√≠s con mayor n√ļmero de investigadores, rectores y profesores con el mismo apellido. Esto se prueba, aunque las coincidencias son especialmente posibles entre personas de una misma √°rea geogr√°fica, como la nepotismo es mucho m√°s utilizado que la meritocracia.

    El nepotismo y la falta de meritocracia en la asignación de las ya escasas plazas de doctorados y cátedras son otras razones detrás de la fuga de cerebros e del fenómeno de Neet, los chicos que no estudian y no trabajan. Los italianos a menudo nos quejamos porque nuestros compatriotas se ven obligados a salir del país para encontrar un trabajo acorde a sus méritos.

    Pero hasta que no se dé espacio a todos, y la igualdad de oportunidades esté dominada por el conocimiento y las amistades, no hay otra opción para quienes quieren obtener el reconocimiento de su compromiso.

    Italia sigue siendo el primero en el ranking de nepotismo no solo en la escuela sino tambi√©n en compa√Ī√≠as, donde tambi√©n hay quien inventa nuevas tareas para contratar a un familiar, y donde para llegar a lo m√°s alto de la sociedad hay que ser hombre, blanco y amigo de alguien en el poder. No se puede alcanzar la igualdad de oportunidades donde, especialmente en lo que respecta a los roles pol√≠ticos y de toma de decisiones, se sigue rechazando la meritocracia.

    Meritocracia y mujer

    meritocracia
    Fuente: Web

    los fracaso de Italia en proporcionar meritocracia se ve significativamente con el baja presencia de mujeres especialmente en roles y sectores pol√≠ticos y econ√≥micos. En particular, la falta de representaci√≥n femenina es muy alta en roles de liderazgo y poder. Seg√ļn informa el peri√≥dico Noticias Assi las mujeres hoy ocupan un buen porcentaje de los principales puestos, o un 42%, m√°s para algunos sectores. Sin embargo, la meritocracia cae cuando uno mira puestos de responsabilidad.

    Solo el 17% de los ejecutivos y el 11% de los que ocupan los puestos más altos del negocio son mujeres, mientras que las mujeres que tienen el rol de CEO son solo las 5%. La periodista Riccarda Zezza sobre el Sole24Ore explica cómo esta disparidad se debe a un conjunto de factores que es difícil de superar. Antropológicamente, el ser humano se ve empujado a elegir a sus semejantes, tanto por el color de piel y el origen social, como por el sexo.

    Adem√°s, el n√ļmero de mujeres en los puestos m√°s altos entre los que seleccionar un director ejecutivo o presidente sigue siendo muy bajo. Luego agregue el hecho de que la visi√≥n que hemos tenido de un l√≠der durante milenios es esencialmente masculina. En la historia de la humanidad a√ļn no hemos tenido la oportunidad de ver c√≥mo se caracteriza el liderazgo de una mujer. Las mujeres en el poder dan miedo, o simplemente ni siquiera se las considera.

    El caso de los grupos de trabajo Covid-19

    Una de las manifestaciones más actuales y recientes del fracaso de Italia a la hora de elegir de manera meritocrática se refiere a los grupos de trabajo establecidos para tomar decisiones sobre coronavirus y las diferentes fases de la pandemia. En más de 15 grupos de trabajo, el representación femenina es muy bajo, casi nada. Una vez más, esto significa que las mujeres están excluidas de las decisiones fundamentales de la sociedad y de Italia.

    El problema no pasó desapercibido, tanto que se creó la comunidad Online #Danos tu voz, una organización de mujeres, incluyendo profesionales, que solicitan ser representadas en las decisiones del país.

    Ella también se expresó al respecto Emma Bonino en el Corriere della Sera:

    Los grupos de los que deber√≠an redise√Īar la Italia del ma√Īana ya existen y excluyen a las mujeres. [‚Ķ] Estoy en contra (las cuotas rosadas ed.) Porque los ciudadanos son todos iguales y tienen los mismos derechos. Sin embargo, observo que donde hay cuotas, la igualdad de g√©nero se impone porque no se puede prescindir. Tan pronto como no hay una ley obligatoria, como en los grupos de trabajo del gobierno, desaparece.

    En Italia, la igualdad de género solo existe los sábados y domingos en las conferencias. Luego, a partir del lunes, quien tenga el poder reinicia el piloto automático y elige a los hombres que conoce, de los que es amigo, que lo rodean. […] Es un aspecto del rechazo de la meritocracia. El poder en Italia tiende a reproducirse por cooptación, el poder es adictivo, es un gran afrodisíaco. Así prevalece la cultura que los ingleses llaman la red de los viejos, la red de viejos amigos que se juntan y se conocen.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información