Dieta mediterránea

Dieta mediterránea y la prevención de enfermedades:

Durante la segunda mitad del siglo XX los investigadores descubrieron que los pobladores del Mediterráneo, además de Japón, tenían unos de los índices de vida más altos del mundo. Allí los ataques cardiacos eran casi inexistentes y tampoco se encontraban casos de cáncer con frecuencia. Esta dieta junto a la conjunta realización de actividad física, y el intento de evitar el estrés, es eficaz para contribuir a la prevención de muchas de las enfermedades patológicas más frecuentes hay día, y hará que quien la tome como habito se sienta mucho mejor. Esta dieta actúa sobre la prevención de enfermedades cardiovasculares, cáncer, artritis y reumatoide.

Dieta mediterránea

Dieta mediterráneaDieta mediterránea

CONSUMIR VEGETALES EN ABUNDANCIA:

Deben consumirse en abundancia elementos de origen vegetal: frutas, verduras, créales, legumbres y papas.

PAN Y PASTAS:

Una dosis  no excesiva de pan fresco  y/o pastas (no grasas) es recomendable consumir cada día.

ALIMENTOS FRESCOS Y NATURALES:

Consumir los alimentos de temporada en su estado natural, seleccionando siempre los más frescos. Evitar consumir  alimentos enlatados y con conservantes.

ACEITE DE OLIVA:

Utilizar en lo posible aceite de oliva para aderezos y evitar las frituras.

LACTEOS:

Consumir diariamente una cantidad moderada de queso y yogur (descremado).

DE ORIGEN ANIMAL:

Ingerir semanalmente una cantidad moderada de pescado (preferentemente azul), aves y huevos.

GRASAS DE ORIGEN VEGETAL:

Consumir frutos secos, miel y aceitunas con moderación.

UN HÁBITO A CONTROLAR:

La carne roja debe ser consumida solamente unas veces al mes.

VINO:

Consumir  una copa de vino una vez al día durante las comidas, preferentemente vino tinto.

ALTERNATIVA A LA SAL:

Utilizar las hierbas aromáticas como una alternativa saludable a la sal.

ACTIVIDAD FISICA:

Realizar alguna actividad física regular ara hacer trabajar al corazón y mantener en forma nuestras articulaciones y tono físico.

Más carbohidratos complejos, frutas y verduras:

Los hidratos de carbono deben proporcionar un 50% del aporte total diario. Es recomendable que estos sean carbohidratos complejos (arroz, pasta, pan, papa y legumbres) y no carbohidratos simples como postres, tortas y bollería.

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información