Maurice y Katia Krafft, un gran amor enterrado bajo la lava de un volc√°n

Maurice y Katia Krafft, un gran amor enterrado bajo la lava de un volc√°n

Maurice y Katia Krafft ten√≠an 45 y 49 a√Īos respectivamente cuando el volc√°n japon√©s del monte Unzen puso fin a su vida desde Homovulcanicus, como les gustaba definirse a s√≠ mismos. Era 1991 y la pareja francesa, unida tambi√©n desde un punto de vista personal, ya era muy conocida en el mundo cient√≠fico: los estadounidenses los hab√≠an apodado Demonios del volc√°n, o m√°s bien los demonios de los volcanes, precisamente por su constante inclinaci√≥n al peligro. Y se llama precisamente Los diablos de los volcanes el libro dedicado a ellos por Andr√© Demaison.

Eran los vulcan√≥logos m√°s r√°pidos del mundo debido a su capacidad para escapar r√°pidamente de cualquier erupci√≥n que tuviera lugar en el planeta. Antes de morir, hab√≠an presenciado unos 140 fen√≥menos eruptivos, incluidos los de Heimaey, Islandia, y St. Helens y Mauna Loa en los Estados Unidos. Una pasi√≥n, que por los volcanes, naci√≥ cuando ambos eran peque√Īos, por las pel√≠culas y libros de Haroun Tazieff, Ge√≥logo franc√©s y pionero de la vulcanolog√≠a. Un amor que les cost√≥ la vida a ambos, tambi√©n contado en el documental ¬°Volc√°n! del National Geographic y, m√°s recientemente, en En el infierno de Werner Herzog.

Artículo original publicado el 16 de abril de 2018

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información