Madre escribe carta a bebé muerto

Madre escribe carta a bebé muerto

Hay gestos que quiz√°s no podamos juzgar. Como la elecci√≥n de esta madre de dedicarle una sesi√≥n de fotos completa, para lo cual se llam√≥ especialmente a un profesional, a su peque√Īo que naci√≥ muerto a las 40 semanas de embarazo y lo comparti√≥ en las redes sociales. Cientos y cientos de fotos, donde Natalie con su esposo Brian posa con la peque√Īa que parece estar durmiendo tiernamente y le dedica una carta llena de amor que tocar√° tu coraz√≥n.

Hay cosas que una madre sabe. Los conoce incluso antes de darse cuenta, porque su instinto de mamá siempre está un paso por delante. Los conoce incluso antes de que los médicos los confirmen. Hay cosas que una madre sabe, eso es todo.

Natalie Morgan, De 29 a√Īos, se durmi√≥ tranquilamente la noche del 10 de septiembre: el beb√© en su vientre pateaba y todo parec√≠a ir bien. Pero cuando se despert√≥ al d√≠a siguiente, Natalie sab√≠a que su beb√© se hab√≠a ido. Sin f√ļtbol, ‚Äč‚Äčsin movimientos. Y lo supo incluso antes de probarse el pulso con el doppler de su casa, mucho antes de ir al hospital.

Natalie fue inducida a dar a luz. Entonces la mujer publicó el foto de su hija Eleanor Josephine, que vino al mundo sin vida.

Para hacerlo, llamado fotógrafo profesional, quien inmortalizó al angelito - que parece simple y dulcemente dormido - con mamá y papá.

Una elección que molesta a muchas personas y ha provocado opiniones encontradas.

En ella est√°n el dolor, el amor, la descripci√≥n del devastador momento en el que descubri√≥ que su beb√© en su √ļtero durante 40 semanas y seis d√≠as se hab√≠a ido y, en parte, tambi√©n las razones de este gesto.

La publicación de Natalie se ha compartido más de 330 mil veces. En su carta, Natalie, que también tiene otro hijo, lanza un apelar a los padres o futuros padres, para que encuentren la fuerza para continuar incluso en los momentos más difíciles de la maternidad y paternidad y de decir una oración para dar gracias por la vida que tienen en sus brazos. A continuación se muestra el texto completo de la carta:

Parece que muchos amigos m√≠os y de Brian han tenido un beb√© recientemente, o pronto lo tendr√°n, o suceder√° en el futuro. Este es mi ruego: siempre habr√° momentos en los que tu peque√Īo llorar√° y gritar√° cada vez que intentes "bajarlo" mientras lo sostienes. O llorar√° cuando est√© en tus brazos, incluso si tratas de hacer todo lo posible para que se detenga. Habr√° noches de insomnio, m√ļltiples cambios de pa√Īal en cuesti√≥n de horas, saliva en el cabello, orina en la camisa y caca en las manos y m√°s gritos de su peque√Īo, y probablemente tambi√©n el suyo. Siempre que suceda, y se sienta frustrado y quiera escapar, recuerde mi historia: mi dulce, dulce Eleanor Josephine naci√≥ el 11 de septiembre. Me fui a la cama la noche del 10 y pude o√≠rla patear. Me despert√© y ella ya no pateaba. No pod√≠a o√≠r su pulso con el doppler dom√©stico. Lo sab√≠a. Solo lo sab√≠a. No quer√≠a saber ... Solo desear√≠a estar equivocado, pero lo sab√≠a.

Inmediatamente fuimos al hospital, a la sala de partos, orando todo el camino. Probaron el doppler: nada. Primero, los m√©dicos probaron el ultrasonido, luego corrieron al monitor de frecuencia card√≠aca, nada. Mi coraz√≥n se aceleraba y recuerdo haber pensado 'Esto no puede suceder ... es solo un sue√Īo ... no puede suceder ... encontrar√°n algo con esos ultrasonidos'. Pero las m√≠as eran s√≥lo d√©biles esperanzas porque, una vez m√°s, lo sab√≠a. Me di cuenta de que ellos tambi√©n lo sab√≠an, pero nadie dijo nada hasta que lleg√≥ Brian (que hab√≠a ido a buscar aparcamiento para el coche). Me di cuenta de que estaban ganando tiempo. "Oh, la m√°quina de ultrasonido a veces tarda un poco m√°s en iniciarse". Pero finalmente Brian estaba all√≠, hicieron el ultrasonido y se hizo el silencio mientras todos intercambiaban miradas nerviosas. Hasta que uno de ellos me dijo: 'Buenos d√≠as Natalie, soy el Dr. - (No recuerdo su nombre, y ciertamente no quieres saber el nombre que le asign√© mentalmente). Lo siento ... No hay nada '. Sigo teniendo flashbacks de ese momento. Es una sensaci√≥n paralizante y absorbente de asfixia total, un recuerdo que me perseguir√° por el resto de mi vida.

En ese momento, me sentí atrapado como si el techo literalmente se derrumbara sobre mí. No podía respirar, gritaba, tiraba objetos, vomitaba… Y luego parte de mí murió con ella. No pude hacer nada, cambiar nada. Se suponía que mi cuerpo la mantendría a salvo y, en cambio, la mató.

Un par de horas despu√©s, mi parto fue inducido. Me ofrecieron una epidural, pero no pude aceptar. Necesitaba dolor, agon√≠a y miseria para reflejar lo que sent√≠a en mi coraz√≥n. Fue lo m√°s dif√≠cil que he hecho en mi vida. Tener que lidiar con contracciones insoportables, el anillo de fuego, la laceraci√≥n‚Ķ Saber que todo iba dirigido a nada. Estaba dando a luz a un ni√Īo sin vida. No habr√≠a felicidad al final del parto para ayudarme a olvidar el dolor. El dolor, a diferencia de mi ni√Īa, vivir√≠a para siempre.

Finalmente, despu√©s de esas horas infernales, la colocaron sobre mi pecho: hermosa, pero sin vida. No hab√≠a ninguna raz√≥n para esperar su primer llanto. Al contrario, estaba llorando. Le suplicaba entre l√°grimas que se despertara: 'Por favor, despierta, beb√© ... Por favor, despierta'. ¬ŅPor qu√© no quieres llorar por tu mam√°, por favor, por favor‚Ķ solo despierta?

Ella era hermosa. Fue perfecto en todos los aspectos. La amo tanto, y la devastaci√≥n que he sentido, y todav√≠a siento, no puedo ni siquiera intentar describirla. Llegamos a pasar seis horas con ella. Tomamos cientos de fotos. Un fot√≥grafo de 'Now I Lay Me Down to Sleep' entr√≥ y dispar√≥ m√°s. La ba√Īamos, le cepillamos el pelo, la abrazamos, la besamos y le decimos cu√°nto la amamos. Y me disculp√© una y otra vez por perderlo. Oh, c√≥mo pude haber perdido a mi hermoso beb√©.

Nos ofrecieron pasar la noche, pero no pude quedarme m√°s tiempo. No pod√≠a soportar la idea de dejar a mi peque√Īa, pero sab√≠a que solo estaba prolongando lo inevitable. A medida que pasaba el tiempo, ella era cada vez menos como la criatura perfecta que hab√≠a tra√≠do al mundo. No pod√≠a seguir vi√©ndola deteriorarse en mis brazos. Sab√≠a que no pod√≠a sentir ning√ļn dolor, pero lo sent√≠ por ella y hab√≠a llegado a mi punto de ruptura. Quer√≠a morir con ella.

Alrededor de las 23.30 h, nos despedimos por √ļltima vez. Mientras estaba junto a ella y pas√© esos √ļltimos momentos con ella, la sangre corr√≠a por mis piernas y ca√≠a al suelo. No me importaba: mi √ļtero estaba llorando. Todo en m√≠ estaba llorando. Ver a los m√©dicos llev√°rsela me destruy√≥. Mi vida termin√≥ ah√≠ y en ese momento. Me sacaron del hospital a rastras y grit√© todo el camino.

El funeral fue el lunes y tuvimos que revivirlo todo de nuevo. Verla por √ļltima vez (mis piernas cedieron en cuanto la vi), cantarle, tocar su rostro fr√≠o y sin vida, decirle lo mucho que la amamos y disculparme una y otra vez por no poder para protegerlo. Fue una peque√Īa ceremonia √≠ntima, 9 personas en total. Solo los parientes m√°s cercanos. Nos turnamos para bendecir al beb√©. Y, una vez m√°s, nos despedimos.

Nos dieron a mi esposo y a m√≠ un √ļltimo momento con ella, solo nosotros tres. Y cuando est√°bamos listos, caminamos tomados del brazo por el pasillo, mientras nuestra familia nos abr√≠a las puertas. Me record√≥ la forma en que camin√°bamos el d√≠a de nuestra boda, con las puertas abiertas para nosotros. El recuerdo fue un contraste tan cruel con la realidad de ese momento. Nuestra marcha nupcial fue alegre. Esto fue una pesadilla, fue macabro, estuvo mal. Todo estaba mal. Todav√≠a puedo ver esa cajita envuelta en tela blanca que sosten√≠a su cuerpecito. Tuve que dejarla en esa habitaci√≥n fr√≠a y vac√≠a; completamente solo, todo de nuevo. Es una pesadilla que nunca terminar√°.

Digo todo esto para decir que mis pechos, mi coraz√≥n y mis brazos est√°n vac√≠os. Hay tantos de ustedes que tienen beb√©s que lloran cada vez que intenta dejarlos en el suelo, o que lloran sin ninguna raz√≥n incluso si los sostienen, los alimentan, los hacen eructar y les cambian los pa√Īales ... inevitablemente t√ļ tambi√©n llorar√°s, porque te sentir√°s tan desamparado y tan frustrado e incompetente, y querr√°s gritar: '¬°¬ŅPor qu√© no quieres dejar de llorar?!'. Estar√°s exhausto, enojado, exhausto y todo lo que quieres en este mundo es solo un poco de tiempo para ti mismo para que puedas dormir o tomar una ducha o comer algo. Lo s√©, porque pas√© por eso con mi hijo. Pero no podr√© pasar por eso con mi hija. Y dar√≠a cualquier cosa por sufrir como solo sufre una madre (o un padre) en esos oscuros momentos de maternidad o paternidad con ella, mi querida Eleanor.

Por favor, recuerde, mientras usted está despierto a las 3 am porque tiene un bebé en sus brazos que lo mantiene despierto, yo estoy despierto a las 3 am porque no tengo un bebé que me mantenga despierto. Y daría cualquier cosa por poder tener un bebé que me escupe, con sus cólicos a todas horas del día y de la noche, que grita, que no se deja abatir; No sé lo que daría por las grietas de la lactancia materna, por alguien que me mantenga despierto toda la noche.

En cambio, tengo puntos de sutura en las partes inferiores, senos adoloridos y congestionados sin beb√©s para amamantar, vientre fl√°cido, √ļtero vac√≠o y sangre que seguir√° saliendo durante qui√©n sabe cu√°ntas semanas. Como si su nacimiento y muerte no fueran lo suficientemente traum√°ticos, todav√≠a tengo que vivir con los efectos f√≠sicos de todo esto durante muchos d√≠as despu√©s.

Todo lo que pido es que, cuando tengas tus momentos oscuros con tu beb√©, cuando creas que no puedas seguir durmiendo solo una hora o dos por noche, en lugar de rogarle a tu beb√© que se duerma y se trague en tu frustraci√≥n cansancio, encontrar la m√°s m√≠nima fuerza dentro de ti para seguir adelante, y decir una oraci√≥n de agradecimiento por tu hijo, por dif√≠cil que sea en ese momento. Y, si quieres, reza una oraci√≥n por m√≠ y por todas las madres cuyos hijos se han ido demasiado pronto. Di una oraci√≥n por mi dulce, dulce Eleanor, que nunca conoci√≥ la vida fuera de mi √ļtero.
Por favor. Hazlo por Eleanor. Y hazlo por su mam√° que la ama y la extra√Īa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información