¿Los inmigrantes cometen más violaciones que los italianos? Lo que dicen los números

¿Los inmigrantes cometen más violaciones que los italianos? Lo que dicen los números

En los últimos días, la impactante noticia de las violaciones colectivas en Rimini, y la consiguiente detención de los cuatro jóvenes perpetradores, todos inmigrantes o hijos de inmigrantes, ha reabierto un tema realmente espinoso, que concierne precisamente a los extranjeros, irregulares o no, presentes en territorio italiano. .

La mecha, lista para encenderse, se disparó definitivamente por otros hechos noticiosos que salieron a la luz en los últimos días de agosto de 2017, todos relacionados con la violencia sexual, en los que, en 5 de cada seis casos, los perpetradores fueron inmigrantes.

A partir de ahí, la polémica se extendió rápidamente como la pólvora, dividiendo a la opinión pública e involucrando indirectamente también a representantes de instituciones como la presidenta de la Cámara Laura Boldrini, quien en más de una ocasión se ha expresado a favor de recepción e integración de inmigrantes, o el exministro de Integración Kyenge.

Sin embargo, en este frenético debate, nos parece que a veces el atención El asunto se aleja de lo que debería ser el punto más importante, que es el acto de violación en sí. En conclusión, la violación es un crimen, siempre, independientemente de la nacionalidad de quienes lo realicen, ¿Es realmente tan importante saber si su autor es inmigrante o italiano? ¿No deberíamos condenar a priori, independientemente de la etnia, y preocuparnos exclusivamente por la víctima y que el verdugo pague su deuda con la justicia?

En un contexto socioeconómico particularmente difícil, entendemos que la percepción del "problema de la inmigración" puede acentuarse y, a menudo, llevarse a los extremos, pero quizás con respecto a los datos de violación en nuestro país sea bueno intentar arrojar algo de luz, para Trate de entender si, de hecho, el porcentaje de extranjeros que cometen este horrendo crimen es mayor que el de italianos. En cualquier caso, estamos hablando de algo que no debería existir, de hombres que violan y por eso merecen ser llamados por lo que son: delincuentes.

Índice()

    Datos delictivos en Italia

    El Ministerio del Interior publicó, el pasado 15 de agosto, los datos relativos a la delincuencia en Italia de enero a julio de 2017. En general, los episodios delictivos registrados disminuyeron en comparación con los mismos meses del año pasado en aproximadamente un 12%, pero tanto como preocupa episodios de violencia sexual, las cifras siguen siendo similares a las registradas en 2016. En los primeros siete meses de 2017 se reportaron 2.333 casos de violación, mientras que en el mismo período del año pasado fueron 2.345. 2.438 personas fueron denunciadas o detenidas en 2017: entre ellas, 1.534 son italianos (eran 1474 en 2016) y 904 extranjeros (909 los del año pasado).

    Según el informe Istat elaborado en marzo de 2017, en Italia hay 6 millones y 788 mil mujeres que han sufrido alguna forma de violencia física o sexual durante su vida: de ellas, el 31,5% tienen entre 16 y 70 años. .
    Del total, el 20,2% sufrió violencia física y el 21% violencia sexual, el 5,4% violaciones - estamos hablando de unas 652 mil víctimas - mientras que los intentos de violación fueron alrededor de 746 mil.

    Los perpetradores de las violaciones

    Fuente: web

    Llegamos ahora al tema principal: ¿son realmente los extranjeros los que más violaciones perpetran en nuestro país?

    El grupo de investigación italiano Demoskopica, en un informe publicado en noviembre de 2016, pero relativo a los años comprendidos entre 2010 y 2014, encontró que el El 61% de la violencia sexual fue cometida por italianos, contra el 39% de los extranjeros..
    El análisis de las denuncias muestra que, después de la italiana, las nacionalidades más implicadas en las violaciones son la rumana (8,6%), la marroquí (6%), la albanesa (1,9%) y la tunecina (1, 3%).
    Una vez más, según el informe del Ministerio, sin embargo, la mayoría de las violaciones denunciadas afectan a italianos, pero casi cuatro de cada diez denunciadas, exactamente el 37%, son extranjeras. Estos datos deben leerse y analizarse a la luz del número de habitantes de nuestro país: en 2016, los ciudadanos italianos eran un total de 60 millones y medio, frente a unos 5 millones de residentes extranjeros (sin contar casi un millón de inmigrantes ilegales): por lo tanto, estamos hablando de de un porcentaje de extranjeros residentes en nuestro país igual al 8%, más o menos.

    Si comparamos esta cifra con el 37% de los informes sobre extranjeros en casos de violación, obviamente el número de extranjeros que cometen este delito, en proporción a los italianos, es mayor que su presencia en el territorio. Sin embargo, hay otros elementos a tener en cuenta y que no se pueden ignorar para aclarar mejor una situación.
    Primero, están los llamados casos de violaciones no declaradas o el número de violaciones que no se denuncian, un elemento particularmente importante que también subraya en las páginas de Repubblica Marzio Barbagli, sociólogo, experto en seguridad y criminalidad. Lo que subraya cómo, durante algún tiempo, los casos de violencia sexual denunciados son solo una pequeña parte de los que realmente se cometieron; como sabemos, son numerosos los casos de violencia que se producen en la familia, por parte de la pareja o en todo caso por una persona conocida, lo que tiende a incrementar el miedo a denunciar en la víctima. Es por eso que las denuncias de violación "no dicen la verdad adecuadamente". Pero, advierte Barbagli, “sabemos aún menos sobre las violaciones de inmigrantes en detrimento de sus compatriotas. -y añade- Es cierto que según datos oficiales las denuncias están disminuyendo, pero ojo: estamos pensando en un plazo todavía demasiado corto ”.
    Le hace eco Lella Palladino de la asociación "Mujeres en la Red contra la violencia", al que se adhieren 80 centros contra la violencia en toda Italia, lo que invita a leer los datos con precaución:

    Cuidado con lo no declarado, es decir, la violencia dentro de los muros de la casa, que rara vez alcanza el nivel de denuncia. Entre las mujeres que acuden a nuestros centros, los episodios de violencia intrafamiliar resultan ser episodios de violencia sexual en el 80% de los casos. Y aquí estamos hablando de situaciones en las que las víctimas y los violadores son abrumadoramente italianos. Incluso las violaciones de extranjeros contra mujeres de sus compatriotas, tal vez de sus esposas o hijas, son difíciles de calcular.

    "Recordemos que una mujer que sufre violencia 8 de cada 10 veces no pide ayuda, según" Istat ", explicó también a TPI. Anna Costanza Baldry, psicóloga y criminóloga de la Universidad de Campania Luigi Vanvitelli, quien también formó parte, en el pasado, de la Difference Woman Association, que protege a las mujeres víctimas de violencia, y de la red nacional DiRe (Women in the Network).

    Por eso debemos ser cautelosos cuando se trata de violación, porque lamentablemente las cifras oficiales son siempre parciales y no contribuyen a tener una imagen completa de una plaga decidida y tristemente mayor.

    Vinculado a este hecho, también está el factor de recuento de delitos; como elInstituto de Estudios Políticos Internacionales (Ispi) en la sección comprobación de hechos de su sitio web, de hecho, si consideramos los delitos en general, la única forma que tenemos de estimar la cantidad de delitos cometidos es observar a los destinatarios de denuncias y personas en prisión.

    De los datos reportados en su sitio web se desprende que, en comparación con una presencia de extranjeros en Italia equivalente al 8,3% de la población en 2015, las denuncias contra extranjeros (excluidas las contra personas desconocidas) fueron el 32% del total. , mientras que el 33% de la población penitenciaria estaba compuesta por extranjeros.

    En otras palabras, continúa Ispi, alrededor de 3,5 de cada mil extranjeros presentes en Italia están en prisión, mientras que de cada mil italianos, 0,6 están en prisión. Por tanto, parece que un extranjero tiene una probabilidad de ser detenido más de cinco veces mayor que la de un italiano.

    Pero la realidad, datos en la mano, esconde una situación más compleja: "Si bien los extranjeros y los italianos son encarcelados en similar medida por ciertos tipos de delitos violentos, como el daño intencional -5,5% de los delitos para ambas nacionalidades-, los extranjeros son encarcelados en mayor medida por delitos relacionados con la producción y venta de drogas - 45% contra 36%. "

    El aumento de migrantes, señala también el instituto, no parece afectar su "nivel de delincuencia", que, entre 2009 y 2015, frente a un aumento del 47% por ciento de extranjeros residentes, sí bajar la población carcelaria extranjera del 37 al 33% del total.

    En conclusión, no es posible responder "sí" a la pregunta "¿Es cierto que los inmigrantes en Italia cometen más violaciones que los italianos?". En Italia la mayoría de las denuncias de violación, en más del 60% de los casos, todavía se refieren a italianos. Es la incidencia de casos de violencia sexual la que es mayor si se compara con el número de personas presentes en el territorio italiano. Pero las nacionalidades implicadas en mayor medida no son aquellas sobre las que muchos han señalado con el dedo en los últimos tiempos, es decir, las personas que llegan en barco desde las costas de África.

    Sin embargo, como hemos enfatizado, es imposible no tener en cuenta que los casos que llegan a la denuncia son solo una pequeña parte de los que realmente ocurren, y en los que se involucran conocidos o familiares, y que también se aplican las consecuencias del sistema de conteo de delitos. basado únicamente en quejas o condenas. Por tanto, siempre hablamos de datos necesariamente parciales con respecto a la dimensión real del fenómeno.

    Finalmente, es necesario reiterar que un análisis de este tipo, como la condena de quienes desean que otras mujeres (incluidos los cargos institucionales) reciban la misma suerte, no son indicadores de "hacer el bien" o de un despliegue de cualquier tipo, sino sólo Consideraciones que se ocupan exclusivamente de la verdadera matriz del problema: violencia contra la mujer, que no puede ni debe tener nombre o nacionalidad.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información