Las patologías benignas de mama

patologias

El c√°ncer es la enfermedad de mama m√°s conocida y la m√°s temida por las mujeres. Sin embargo, el 90% de las consultas relacionadas con la mama se deben a patolog√≠as que resultan ser benignas. Cabe se√Īalar, sin embargo, que algunos de los que se reconocen como benignos pueden degenerar en tumores malignos con su evoluci√≥n.

De todas las alteraciones benignas de la mama, la mastopatía fibroquística o fibroadenoma es la más frecuente, presente no sólo en mujeres jóvenes, sino también en mujeres posmenopáusicas (hasta un 12%). En este caso, la transformación en una lesión maligna (0,1%) es poco probable.

Cualquier bulto nuevo que dure más de dos semanas debe ser discutido primero con su médico. Estas lesiones pueden manifestarse como masas o bultos que pueden ser sentidos por el médico o el paciente, como secreciones del pezón o como anormalidades en las pruebas (ultrasonido, mamografía). La importancia de su detección es fundamental para proponer estudios que confirmen la benignidad o revelen la sospecha de alteraciones malignas con el fin de abordar un tratamiento en breve.

Las patologías benignas del seno se pueden dividir en cuatro grupos:

  • Anomal√≠as del desarrollo
  • Alteraciones inflamatorias
  • Mastopat√≠a fibroqu√≠stica
  • Tumores benignos

 

√ćndice()

    Nodulos mama

    Sentir un bulto en el pecho puede desencadenar una cascada de emociones: sorpresa, preocupación, miedo...

    Todos estos sentimientos son completamente normales y lógicos, pero es importante entender que estos bultos en los senos son comunes, y en la mayoría de los casos no son cáncer. De hecho, se ha demostrado que entre el 80% y el 90% de los nódulos que tocan el seno son benignos, es decir, no son cáncer1, son nódulos benignos del seno.

    Existen varias razones por las cuales se puede detectar una protuberancia mamaria y, aunque algunas protuberancias pueden causar dolor en las mamas, éste no siempre es el caso. Por lo tanto, es aconsejable prestar atención a los cambios en los senos durante las actividades diarias, como ducharse o vestirse.

    Aunque lo más probable es que los nódulos de la mama no sean cáncer, esto no significa que deban ignorarse. Tan pronto como descubra un bulto en el pecho o sienta dolor en un seno, debe consultar a su médico. Todo lo que aquí se recomienda debe ser considerado como una guía, y siempre se debe buscar la opinión de un profesional tan pronto como sea posible.

    Mastopatia fibroquistica

    Es raro encontrar una mujer mayor de 35 a√Īos que no haya sido informada por un examen f√≠sico de los senos, ultrasonido o mamograf√≠a de que tiene quistes en los senos o que sus senos son mastop√°ticos.

    Es el trastorno benigno m√°s com√ļn de las mamas y consiste en un aumento del tejido mamario, especialmente en las √°reas superior y externa de las mamas, hacia las axilas, lo que las hace m√°s densas.

    La mastopatía fibroquística generalmente ocurre en ambas mamas, aunque puede ser de diferente intensidad en una u otra.

    Puede ocurrir a cualquier edad después del inicio de la menstruación, pero es más probable que ocurra entre los 30 y la menopausia. Rara vez ocurre después de esa edad.

    El origen de este trastorno es funcional y responde a desequilibrios en las hormonas sexuales femeninas y puede condicionar la aparición de quistes mamarios.

    Mastopatia fibroquistica dieta

    La presencia de quistes en los senos es una condici√≥n muy com√ļn, especialmente entre las mujeres mayores de 40 a√Īos. Muchos de los n√≥dulos y quistes que pueden aparecer en las mamas son benignos, pero para diferenciar entre un n√≥dulo benigno y un c√°ncer de mama debe consultar a su m√©dico.

    Si le diagnostican bultos y quistes no cancerosos, una dieta sana y equilibrada puede ayudarle a evitar las molestias que suelen causar: una sensación de dureza, dolor y calambres en los senos.

    La presencia de quistes fibrosos en los senos se ha asociado con el consumo excesivo de carbohidratos, grasa saturada y bajo consumo de fibra. Además, de acuerdo con algunos estudios, las mujeres que defecan sólo tres veces a la semana o menos tienen más probabilidades de desarrollar quistes mamarios.

    Por eso es mejor aumentar la cantidad de frutas y verduras frescas en la dieta, mientras se reduce el pan, el arroz, las papas y la pasta porque son ricos en carbohidratos, y las salchichas y carnes rojas porque son altas en grasas saturadas. Se ha demostrado que cuando la ingesta de grasa es baja, la producción de estrógenos y otras hormonas, responsables de la formación de quistes mamarios, también disminuye.

    Además, el consumo de metilxantinas también puede predisponer a la formación de quistes en los senos y ayudarlos a inflamarse. Los alimentos ricos en estas sustancias son el té negro, el café, la cola y el chocolate. Si tiene quistes en los senos, debe minimizar la ingesta de estos alimentos si es posible.

    Alguna evidencia también muestra que la vitamina E y la vitamina A, que tienen un gran poder antioxidante, pueden ayudar a prevenir la formación de quistes. Esta es otra razón para incluir muchas frutas y verduras ricas en vitaminas en su dieta.

    Las almendras, el aceite de oliva, las avellanas, las semillas de girasol y las semillas de sésamo son alimentos especialmente ricos en vitamina E. Las zanahorias, las espinacas, el melón y los huevos son buenos ejemplos de alimentos ricos en vitamina A.

    Si lo desea, puede complementar su dieta con un suplemento multivitamínico de venta libre.

    Algunos estudios sugieren que el consumo de aceite de onagra (o onagra) y aceite de borraja puede disminuir la sensibilidad de los senos y el malestar causado por los quistes. Estos aceites son ricos en √°cidos grasos omega-6, que actuar√≠an sobre el m√ļsculo liso de los senos para aliviar los calambres y el dolor.

    El extracto de Té Verde es también un poderoso antioxidante. Se dice que consumir alrededor de 200 ml al día de este extracto puede ayudar a prevenir la formación de quistes mamarios.
    Por √ļltimo, tenga en cuenta que lo mejor que puede hacer es siempre prevenir, as√≠ que recuerde realizarse un autoexamen de mamas todos los meses (despu√©s de la menstruaci√≥n) para detectar cualquier irregularidad en sus senos. Es importante se√Īalar que cualquier tipo de bulto que encuentre en sus senos, ya sea que le cause molestias o no, debe consultar a su m√©dico para obtener un diagn√≥stico correcto.

    Condicion fibroquistica de la mama 

    Los senos fibroquísticos están compuestos de tejido que puede tener una textura abultada o similar a una cuerda. Los médicos lo llaman tejido mamario nodular o glandular.

    No es raro tener senos fibroqu√≠sticos. M√°s de la mitad de las mujeres experimentan cambios fibroqu√≠sticos en los senos en alg√ļn momento de sus vidas. De hecho, los profesionales m√©dicos han dejado de usar el t√©rmino "enfermedad fibroqu√≠stica de las mamas" y ahora simplemente lo llaman "mama fibroqu√≠stica" o "cambios fibroqu√≠sticos de las mamas" porque la mama fibroqu√≠stica no es realmente una enfermedad. Los cambios en el seno clasificados como "fibroqu√≠sticos" se consideran normales.

    Aunque muchas mujeres con senos fibroquísticos no tienen síntomas, algunas mujeres experimentan dolor, sensibilidad y bultos en los senos, especialmente en el área externa superior de los senos. Los síntomas de los senos tienden a ser más incómodos justo antes de la menstruación. Las medidas simples de cuidados personales generalmente alivian la molestia asociada con los senos fibroquísticos.

    Galactocele tratamiento 

    Las galactoceles, tambi√©n conocidas como lactoceles, son lesiones benignas del seno com√ļn - observadas en mujeres j√≥venes que amamantan. Ocurren especialmente despu√©s del cese de la lactancia, cuando la leche puede conservarse, "estanc√°ndose" y causando el bloqueo de las tuber√≠as de la leche. El t√©rmino'galactococele' se deriva del t√©rmino'Galatea's `lechoso' `'coele' que significa'galatea' y'Palabras Griegas' Galactococele y'bolsa', respectivamente. Galactocoeles tiene predilecci√≥n por formarse en la regi√≥n subareolar de los senos.

    Los galactoceles son causados por cualquier tipo de obstrucci√≥n en los tubos mamarios durante o inmediatamente despu√©s de dejar de amamantar. Mientras que los carcinomas del seno algunas veces pueden causar un bloqueo que lleva a un galactocele, estas lesiones se deben a causas m√°s rutinarias y benignas en la mayor√≠a de las mujeres. Un galactocele usualmente se presenta como un bulto sin dolor en el pecho. Estos terrones se forman durante unas semanas o meses. Las lesiones pueden ser uni o bilaterales, y pueden aparecer como n√≥dulos √ļnicos o m√ļltiples.

    Los galactoceles suelen resolverse rápidamente por sí solos en la mayoría de los casos, ya que los cambios hormonales relacionados con la lactancia se establecen hacia abajo. Muy pocos pacientes tienen masas residuales que puedan confundirse con carcinoma o fibroadenoma. En las mamografías y ecografías, las características del seudohamartoma pueden parecerse a las de un amiotoma o posiblemente a las de un quiste complicado.

    Galactoforitis cronica 

    El estr√©s, la falta de sue√Īo o los trastornos emocionales tambi√©n pueden elevar la prolactina y, por lo tanto, pueden llevar a la galactorrea.

    El ejercicio excesivo, como en el caso de los atletas de élite, también puede causar este trastorno, ya sea por un aumento hormonal o por una acción mecánica repetida sobre los pezones.

    La función de los senos es la lactancia materna, es decir, la capacidad de producir y secretar leche durante el período posterior al parto; por lo tanto, cualquier alteración de este mecanismo, ya sea la producción de leche en la fase no fisiológica o la secreción escasa o muy abundante durante el puerperio, puede ser un trastorno funcional de los senos.

    La secreción de leche durante la fase de reposo funcional de la mama, es decir, fuera del puerperio, se denomina galactorrea. Se caracteriza por un derrame de color blanco que aparece espontánea o espontáneamente en ambos pezones y normalmente fluye a través de varias aberturas. La razón de esto suele ser un exceso de la hormona prolactina, que es la sustancia responsable de regular la lactancia durante el puerperio.

    La prolactina se produce en la gl√°ndula pituitaria junto con otras hormonas como FSH, LH, GH y TSH, que a su vez regulan otras gl√°ndulas. Todas estas hormonas est√°n sujetas a influencias fisiol√≥gicas del resto del cuerpo e interact√ļan entre s√≠. El centro regulador directo de la gl√°ndula pituitaria es el hipot√°lamo y, por lo tanto, las alteraciones en su funcionamiento causar√°n alteraciones secundarias en la secreci√≥n hormonal. El hipot√°lamo, por otro lado, es un √≥rgano conectado humoralmente con las secreciones de las gl√°ndulas perif√©ricas y nerviosamente con otros centros del Sistema Nervioso Central.

    Por lo tanto, tanto los trastornos endocrinos como los psíquicos pueden aumentar la secreción de prolactina y, en segundo lugar, dar lugar al trastorno de galactorrea. Como la prolactina está interrelacionada con las hormonas sexuales, no es infrecuente que sus trastornos produzcan alteraciones en la ovulación y, como consecuencia, alteraciones en el ciclo menstrual e incluso amenorrea.

    Por otro lado, algunos medicamentos producen como efecto secundario una liberación de secreción de prolactina, con la consiguiente galactorrea. Es importante, en presencia de este signo, descartar la posibilidad de tomar este tipo de medicamento, que se utiliza con bastante frecuencia. Los medicamentos que pueden causar galactorrea incluyen ansiolíticos, antidepresivos, antieméticos, píldoras anticonceptivas y medicamentos para bajar la presión arterial.

    En presencia de galactorrea, el m√©dico tomar√° una muestra para citolog√≠a y ordenar√° un examen para determinar la cantidad de prolactina en la sangre. Si esta determinaci√≥n fuera alta o si el trastorno estuviera acompa√Īado de trastornos visuales o dolores de cabeza, tambi√©n solicitar√≠a una radiograf√≠a del cr√°neo o una tomograf√≠a computarizada para descartar la presencia de un tumor hipofisario.

    El exceso de prolactina, cuando su origen no es tumoral, tiene un tratamiento muy eficaz, ya sea suprimiendo los factores que desencadenan la anomal√≠a o con la administraci√≥n de sustancias dopamin√©rgicas. Por otro lado, en los raros casos en que el origen es un tumor de la gl√°ndula pituitaria, la soluci√≥n es el tratamiento quir√ļrgico.

    Lipoma de mama 

    Este grupo de lesiones mamarias incluye todas las lesiones que causan la formación de bultos o nódulos (bultos redondeados) en la mama, sean o no el resultado de la multiplicación celular (tumores benignos o cánceres). Se excluyen otras lesiones ya mencionadas que también causan tumores, como los abscesos.

    • Fibroadenoma
      El tumor benigno de mama por excelencia es el fibroadenoma. Es típico en las mujeres jóvenes, donde representa el 26% de las enfermedades de los senos; en la población general representa el 10%. Es muy raro que sea maligno y rara vez crezca más allá de los 4 cm, aunque hay casos de fibroadenomas de 15 cm. Debuta como un bulto ovoide e indoloro en los senos. Durante el examen, se hace el diagnóstico: es duro pero elástico, no rígido, no duele al tacto y se mueve dentro del seno porque no tiene adherencias a planos profundos o superiores (la piel se pellizca en la parte superior). Se puede confirmar con ultrasonido, donde se observará una sola lesión sólida bien definida. Si el diagnóstico se va a refinar, se realiza una biopsia por punción. Con este tipo de tumores, se requiere una actitud expectante y la cirugía sólo se recomienda en casos de crecimiento sostenido (más de 2 cm), dolor de mamas o preocupación de la paciente.
    • Adenoma
      Un tumor muy similar al fibroadenoma es el adenoma. Externamente no hay diferencia con el fibroadenoma; es el mismo tipo de nódulo con las mismas características, sólo es diferente en análisis microscópicos y es muy raro. Se caracteriza por ser un tumor muy bien aislado y se puede clasificar en varios subtipos: adenoma tubular (que es el adenoma puro), adenoma ductal, adenoma lactacional (se desarrolla durante el embarazo) y adenoma apocrino.
    • Hamartoma o fibroadenolipoma
      Tambi√©n es raro el hamartoma o fibroadenolipoma, que es un n√≥dulo encapsulado bien definido que se asemeja a un fibroadenoma y que generalmente se presenta en mujeres de 40 a 55 a√Īos. Est√° formado por grasa, m√ļsculo y tejido fibroso, lo que hace dif√≠cil sentirlo porque la consistencia es similar a la del tejido mamario. El tratamiento es la remoci√≥n, pero no siempre es necesario, pero es necesario en caso de duda en el diagn√≥stico. Otro tumor poco frecuente es el filoide o tumor filoide, que s√≥lo se presenta en el 0,3-0,9% de los casos de tumores de mama. Hace a√Īos se consideraba una enfermedad maligna, pero microsc√≥picamente no se puede demostrar, sin embargo, tiene una alta frecuencia de recidivas despu√©s de su eliminaci√≥n y a veces conduce a met√°stasis a distancia (s√≥lo se etiqueta como carcinoma si se produce). En general, aparece como un bulto indoloro, liso pero multilobular, no es m√≥vil como el fibroadenoma, suele medir unos 5 cm pero este tumor puede crecer mucho y puede deformar la gl√°ndula mamaria. Aparece a partir de los 40 a√Īos y la imagen en la mamograf√≠a es una masa fibrosa bien definida. El tratamiento es siempre quir√ļrgico, si la recurrencia no siempre indica que es maligno, s√≥lo las met√°stasis a distancia lo clasifican como tal. Este tumor nunca hace met√°stasis en los ganglios axilares, por lo que nunca se extirpan. Si las recurrencias son frecuentes, se indica la extirpaci√≥n de todo el seno.
    • Lipoma
      M√°s com√ļn que lo anterior, y puede ser incluido en los tumores benignos de mama, es el lipoma. Este tumor aparece como un n√≥dulo bien definido, blando y m√≥vil, est√° compuesto exclusivamente de grasa y limitado por una c√°psula fibrosa, su tama√Īo oscila entre 2 y 10 cm y nunca deforma la mama. Es m√°s com√ļn entre los 40 y 50 a√Īos de edad y puede calcificarse como fibroadenomas. El tratamiento se reduce al control cl√≠nico y s√≥lo se opta por la extirpaci√≥n quir√ļrgica si el crecimiento es r√°pido o si la mujer tiene fobia al c√°ncer de mama.
    • Tumores secretorios
      Los tumores benignos incluyen un grupo de tumores que causan secreciones no l√°cticas del pez√≥n. Este es el caso del papiloma intraductal; este tipo de tumor ocupa los conductos a trav√©s de los cuales se segrega la leche justo debajo de la areola, y puede ser un solo tumor grande o varios peque√Īos. Generalmente ocurre en mujeres alrededor de la edad de la menopausia y causa una secreci√≥n espont√°nea de sangre del pez√≥n, generalmente de un solo seno. Otro tumor que tambi√©n podemos discutir dentro de las patolog√≠as que causan secreciones a trav√©s del pez√≥n es la ectasia ductal. Consiste en la dilataci√≥n de los conductos principales que transportan la leche hacia el exterior, tambi√©n debajo de la areola. Esta dilataci√≥n puede alcanzar hasta 5 mm en su di√°metro m√°ximo y el interior est√° ocupado por grasa y residuos. Ocurre en la edad adulta y, con mayor frecuencia, en el per√≠odo de la menopausia cuando los senos comienzan a atrofiarse, a la edad de 40 a 60 a√Īos. Al principio no causa s√≠ntomas, lo primero que aparece es una secreci√≥n espont√°nea e intermitente del pez√≥n, de color variable aunque generalmente verdoso, pero puede ser negro o marr√≥n, de consistencia pegajosa y sal.

    Videos de patologías benignas de mama

    Mas información acerca de las Enfermedades de las Mujeres

    [orbital_cluster categories="5" order="DESC" orderby="rand" postperpage="40" featured="40"]

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información