Las etapas de desarrollo según Erikson.

Las etapas de desarrollo según Erikson.

Las etapas de desarrollo según Erikson.

Erikson fue un pionero en definir el desarrollo del ego como un camino para toda la vida. Además de esto, ha identificado ocho etapas de desarrollo que se suceden a lo largo del ciclo de vida.

Entre los diversos psicoanalistas encontramos autores que siguen los postulados de Freud de manera ortodoxa y otros que han modificado sus hipótesis. Erik H. Erikson entra en este segundo grupo, ya que ha ampliado y modificado la teoría freudiana. En particular, enfatizó la influencia que la sociedad ejerce sobre el desarrollo de la personalidad y no consideró al contexto familiar como el único responsable de las etapas de desarrollo.

En su modelo genético, Freud considera una sucesión de fases que toda persona parece atravesar desde el nacimiento hasta la edad adulta. Esta sucesión de etapas toma el nombre de "etapas del desarrollo psicosexual".

Para el psicoanálisis, la sexualidad es una dimensión de fundamental importancia, ya que constituye uno de los principales motores de la energía vital que mueve el comportamiento humano.

Esta energía vital fue nombrada por Freud libido, una fuerza que hay que reprimir y sacar de la conciencia para no provocar conflictos.

Según el psicoanálisis ortodoxo, la energía sexual no aparece en la adolescencia, pero está presente desde el nacimiento y, lo que es más importante, según Freud, cada etapa está asociada con nuestra parte afectiva y sexual. Así, Freud identificó 5 etapas: oral, anal, fálica, latente y genital.

Erikson, en cambio, no atribuye al desarrollo psicosexual la importancia que le atribuye su predecesor. Más bien, vuelve su mirada haciaInfluencia social para explicar la evolución de la psique humana.. Por tanto, hablará de fases del desarrollo psicosocial.

En cada etapa de la vida hay una crisis que el individuo deberá superar para pasar a la siguiente etapa.

Índice()

    Las 8 etapas del desarrollo de Erikson

    Erikson fue un pionero en considerar el desarrollo del ego como un camino que dura toda la vida. Desarrolló el concepto de desarrollo como un proceso que consta de ocho fases que se suceden a lo largo del ciclo de vida.

    En cada etapa, el individuo debe satisfacer sus necesidades, desarrollar sus habilidades y responder a la pregunta del contexto de su época.

    En ausencia de una resolución de la crisis que acompaña a cada fase, no puede haber un desarrollo saludable para la persona. Por consiguiente, es necesario completar cada etapa con éxito para pasar correctamente a la siguiente. Los pasos tomados en consideración por el autor son los siguientes:

    • Confianza y desconfianza básicas. Se manifiesta desde el nacimiento hasta aproximadamente el primer año de vida. En esta etapa, el recién nacido dependerá de otros para satisfacer sus necesidades básicas. Los niños pueden aprender a ver el mundo como un lugar peligroso si sus tutores muestran una actitud de rechazo o si se vuelven sobreprotectores y evitan que los niños exploren. En esta etapa los principales agentes sociales son los padres (o tutores) y otras figuras de apego.
    • Autonomía, vergüenza y duda. Esta fase comienza desde el primer año y se extiende hasta los tres años de vida. Los niños necesitan aprender a ser independientes para vestirse, quedarse dormidos o comer. Si no pueden, pueden dudar de sus habilidades y sentirse avergonzados de sí mismos. Aquí los principales agentes sociales son los padres.
    • Iniciativa y culpa. En esta fase la misión del niño es darse cuenta de que tiene un espíritu de iniciativa que, si se pone en práctica, no debe chocar con los derechos, privilegios u objetivos de los demás, para que no se sienta culpable. El agente social es la familia. Es una fase que ocurre entre los 3 y los 6 años de edad.

    Las otras etapas del desarrollo según Erikson

    • Industria y sentimiento de inferioridad. Desde los 6 hasta los 12 años aproximadamente, los niños entran en una fase en la que se comparan con sus compañeros. Necesitan dominar las habilidades sociales y escolares para sentirse seguros. El fracaso en esta área producirá un complejo de inferioridad. El agente social aquí es el maestro.
    • Identidad y confusión de roles. Esta fase comienza alrededor de los 12 años y se prolonga hasta los 20 años. El adolescente trata de responder preguntas relacionadas con su identidad. Debe asumir identidades sociales y responsabilidades básicas para no confundirse sobre los roles que asumirá como adulto. El principal agente social está representado por sus pares.
    • Intimidad y aislamiento. Al inicio de la edad adulta y hasta los 40 años, es fundamental forjar amistades sólidas y desarrollar un sentimiento de amor y solidaridad. De lo contrario, pueden surgir sentimientos como el aislamiento o la soledad. El agente social lo dan socios y amigos.
    • Generatividad y estancamiento. Dura de 40 a 65 años. Implica incrementar la productividad laboral, la educación familiar y atender las necesidades de los niños. En ausencia de estas responsabilidades, se estancará en la fase y caerá en el egocentrismo. Los agentes sociales son el cónyuge, los hijos y las normas culturales.
    • Integridad del ego y desesperación. En la vejez, a partir de los 65 años, el adulto mira hacia atrás y puede vivir una experiencia importante, productiva y feliz o una profunda decepción, con promesas incumplidas y metas que no se han cumplido. Las experiencias personales y sobre todo sociales marcan el camino en el que se resolverá esta crisis final. El principal agente social es la humanidad.

    La fuerza del ego

    Erikson propone la resolución de cada una de las crisis que surgen en las diferentes fases de nuestro desarrollo. Al resolver cada uno de estos conflictos, el individuo crecerá emocional y psicológicamente. Pero para resolver los conflictos que se presenten, es de suma importancia adquirir las habilidades necesarias para tal fin.

    La adquisición de estas habilidades, gracias a nuestros agentes sociales, y el poder resolver todas las crisis que se presenten nos liberará de la psicopatología. Si no lo logramos podemos estar atrapados en una de estas fases, lo que nos impediría progresar.

    Una vez que tenemos las habilidades necesarias, experimentamos una gratificante sensación de poder que se llama fuerza del ego.

    Papalia, D.E., Olds, S.W. y Feldman, R.D. (2005): Psicología del desarrollo en la infancia a la adolescencia. McGraw-Hill. Madrid.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información