La violencia contra los hombres apesta: no es una broma para reírse en "Le Iene"

La violencia contra los hombres apesta: no es una broma para reírse en "Le Iene"

Cuando decimos que hablar de un problema no significa necesariamente disminuir otro, o verlo solo de una manera √ļnica, obviamente tambi√©n nos estamos refiriendo a la violencia de g√©nero: aunque las cifras, terrible, son estad√≠sticamente desproporcionadas a los episodios de los que las mujeres son v√≠ctimas, los hombres tambi√©n sufren diversos tipos de violencia por parte de sus compa√Īeros.

¬ŅEs una sentencia trivial? En realidad no, ya que muchas veces, cuando se recitan los datos sobre feminicidios y maltrato dom√©stico de mujeres, siempre hay alguien que grita escandalizado por la misandria y, como buen benaltrista, tiene ganas de recordar que "tambi√©n hay mujeres que golpean a sus maridos. Por no hablar de los que los ex ya no muestran a sus hijos ‚ÄĚ.

No es una lucha de género, quizás esto es lo que muchos echan de menos, y que las víctimas estén en ambos lados es algo de lo que, lamentablemente, somos muy conscientes: hablar de los 142 feminicidios de 2018 (datos EURES) no significa, y absolutamente no tiene la intención, ni negar que las mujeres también pueden ser perpetradoras, y no solo víctimas, ni que la violencia contra los hombres apesta menos o es menos grave.

Pero muchas veces las representaciones que se hacen de ella, incluidas las difundidas por los medios de comunicaci√≥n, contribuyen, aunque de forma m√°s o menos impl√≠cita, a la formaci√≥n de ese pensamiento seg√ļn el cual la violencia contra los hombres no ser√≠a equiparable a la violencia contra las mujeres.

El √ļltimo caso que nos dej√≥ estupefactos ocurri√≥ en Hienas, durante la emisi√≥n de lo que pretend√≠a ser una broma inofensiva pero que, en realidad, ofrec√≠a una visi√≥n realmente mala (aqu√≠ el enlace al v√≠deo del que hablamos).

El enviado Sebastian Gazzarrini ha decidido poner a prueba algunas parejas nacidas en el centro de atención, en reality shows como Hombres y mujeres, por ejemplo, en una columna llamada "Amor en cuarentena", y en el primer episodio eligió involucrar Natalia Paragoni y Andrea Zelletta, pretendiente y tronista en el popular espectáculo Maria De Filippi.

Si la broma ya es de dudoso gusto - ella encuentra un mensaje sospechoso en su celular, que confiesa haberla traicionado, aunque solo sea una vez - la reacci√≥n furiosa de Natalia realmente te deja sin palabras: grita, patea y golpea al novio, alojado en la casa de los padres, c√≥mplices del chiste. Un espect√°culo lastimoso y escalofriante que, con raz√≥n, al rev√©s habr√≠a pasado bajo un solo nombre: "Episodio de violencia brutal", y eso en cambio en el clip de Hienas incluso se acompa√Īa de risas de fondo, hasta el final de la broma, que termina con besos, abrazos y sonrisas esbozadas en sus l√°grimas. Como para decir, todo est√° bien que acaba bien.

Pero objetivamente, en ese video vimos muy poco: en primer lugar, se transmiti√≥ un mensaje aterrador, que es el de un desequilibrio entre dos tipos de violencia que, en cambio, son monstruosos. ¬ŅC√≥mo podemos pensar que los hombres v√≠ctimas de agresi√≥n acceden a denunciar, a salir como v√≠ctimas, si lo que comunicamos es que la sociedad los encuentra? rid√≠culo y d√©bil porque "se dejan golpear por las mujeres" (ya sabes, el sexismo no perdona a nadie), y que retransmitir en prime time la escena de un hombre al que le gritan todo y le pegan en la cara, en los genitales, en el est√≥mago es " gracioso"? Un an√°lisis extremadamente l√ļcido lo hizo Irene Facheris, tambi√©n conocida como Cmdrp, en esta publicaci√≥n de Instagram.

Ver esta publicación en Instagram

"¬ŅPor qu√© nos hace re√≠r un hombre que es golpeado por una mujer?" Esa es la pregunta que me has estado haciendo en tantas en las √ļltimas 24 horas, gracias a un mal video que sali√≥ al aire en un mal programa. ¬ŅPor qu√© cuando un hombre golpea a una mujer todo el mundo est√° listo para gritar esc√°ndalo, mientras que cuando una mujer golpea a un hombre parece gracioso? Mientras tanto, me gustar√≠a que la primera parte de la oraci√≥n fuera cierta, pero lamentablemente todav√≠a hay muchas personas que piensan que las mujeres merecen violencia, pero entiendo el punto y respondo sobre el fondo. El "hombre de verdad", seg√ļn el patriarcado, es el cazador fuerte, agresivo, poderoso. De ello se deduce que si un hombre se deja golpear por una mujer (considerada, nuevamente por el patriarcado, inferior), es un pez√≥n, un medio hombre, un mariquita. "Si te dejas golpear por una mujer significa que te lo mereces, porque solo los que no tienen bolas ponen sus manos sobre una mujer". Sin protecci√≥n, sin comprensi√≥n. Si no puedes defenderte, ni siquiera de una mujer, te mereces todas las palizas que te esperan. Sobre todo, te mereces la burla p√ļblica, mereces convertirte en una broma. De ah√≠ los hombres que pr√°cticamente nunca informan, para guardar el honor. ¬ŅY qui√©n le dijo a los hombres que el honor es lo m√°s querido que tienen? El patriarcado. ¬ŅY qui√©n encarna el patriarcado? Qui√©n tiene el poder. ¬ŅY qui√©n tiene el poder? Eso es correcto ... hombres. Por eso los hombres deber√≠an ser feministas, porque el patriarcado los est√° matando. Porque se est√°n matando. Y esta cosa apesta. #patriarcado #hombres #violencia #feminismo Pic @jonathanrados

Una publicación compartida por Cimdrp (@cimdrp) en:

En segundo lugar, nos pareció objetivamente desconcertante que los protagonistas accedieran a emitirlo, probablemente sin darse cuenta del tipo de espectáculo innoble que ofrecían precisamente porque, como tantos, "moldeados" por la idea de que, dado que había una víctima humana, no se podía considerar como tal; incluyendo a los padres, para quienes la excusa de estar al tanto del chiste no es suficiente para no ser culpados por la forma en que se comportaron con su hija, y por haberse burlado de ella por detrás en un momento de máxima fragilidad emocional que es, de hecho, el descubrimiento de una traición, pero sobre todo por haber tomado su actitud violenta hacia su novio casi con cierto descuido.

Si es cierto que uno de los mensajes que intentamos desesperadamente hacer entender, incluso contra ciertos grandes medios que en cambio apuntan a la espectacularizaci√≥n de todo, incluidos los sentimientos, es que si hay violencia no hay amor, entonces tal cosa no se puede justificar a la luz de un momento particular de ira, frustraci√≥n o por qu√© "Una mujer enamorada que se siente traicionada lo hace". De lo contrario, todo es in√ļtil.

√ćndice()

    Violencia contra los hombres: algunas cifras

    Solo para contextualizar, seg√ļn los datos referentes a 2018 del Osservatorio dei Derechos son 3 millones 574 mil hombres que han sufrido acoso sexual al menos una vez en su vida, un mill√≥n 274 mil en los tres a√Īos anteriores al a√Īo de referencia.

    Sin embargo, los tipos de violencia a los que están más sometidos los hombres son la alienación psicológica y parental.

    Incluso la Orden de Psicólogos de Emilia Romagna, si bien resalta la falta de datos precisos al respecto, reporta la propensión de las mujeres a usar el abuso psicológico en el contexto familiar en comparación con otras formas de maltrato, muchas veces ni siquiera logran entender que están usando la violencia. hacia los socios.

    no la reconocen como una forma de violencia, sobre todo si se establece como una modalidad relacional dentro de la pareja y la familia - explican los psicólogos - y en cambio es una de las expresiones manipuladoras más fuertes y destructivas del ejercicio del poder y control sobre la persona.

    A esto se suma, como se mencionó, la alienación parental. El abogado Massimo Arcidiacono, fundador de Avu, acrónimo de Asociación de violencia contra hombres.

    La violencia contra los hombres por parte de las mujeres las ve denigrar al hombre, en su familia y capacidades sexuales, desde el punto de vista econ√≥mico y, cuando hay hijos, lo que ocurre a menudo es la alienaci√≥n parental: los hombres se ven privados. de sus hijos durante meses o incluso a√Īos. Situaciones como esta hacen colapsar a cualquiera. Muchos hombres tienen un salario medio o son aut√≥nomos, se ven obligados a buscar un piso nuevo, amueblarlo y seguir trabajando manteniendo la lucidez, quiz√°s obligados a pagar la hipoteca de la casa donde vive la esposa con sus hijos y a dar el cheque de mantenimiento. . Esto implica que si la disponibilidad no es suficiente, el hombre se encuentra en serias dificultades. Algunos duermen en sus autos, se lavan en una fuente p√ļblica, se visten de traje y corbata y van a trabajar. Otros almuerzan en el comedor de Caritas, juegan pensando en hacer esa victoria que cambiar√° sus vidas. Esa patolog√≠a tambi√©n est√° vinculada de alguna manera a la violencia.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información