La historia de Giulia Tavilla, fallecida a los 17 a√Īos, y el significado del lazo lila

La historia de Giulia Tavilla, fallecida a los 17 a√Īos, y el significado del lazo lila

‚ÄúLo extra√Īo cuando √©ramos ligeros. Nunca he vuelto a encontrar esa ligereza ".

Estas son las palabras contenidas en la novela gráfica La profecía del armadillo de ZeroCalcare: Camille los pronuncia, amiga del protagonista que está enferma de anorexia. Son muchos los jóvenes y muy jóvenes que, como Camille, tienen que afrontar esta enfermedad y marcharse en silencio, mientras sus seres queridos son destruidos en la impotencia de diversos factores, en primer lugar la inaccesibilidad de la atención. Eso es lo que le paso a Giulia Tavilla, afectado por un desorden alimenticio, falleció el 15 de marzo de 2011 en vísperas de su ingreso a una institución de salud.

Es como si Giulia no hubiera muerto por ella. bulimia, sino ‚Äúpara la lista de espera‚ÄĚ. Su historia se cuenta, nueve a√Īos despu√©s, como una advertencia diaria de su padre. Stefano Tavilla, que cre√≥ una asociaci√≥n "Me alimento de la vida", Para que los padres de j√≥venes con trastornos alimentarios puedan unirse, prevenirlos, crear una red de solidaridad. Giulia Tavilla ten√≠a bulimia: la hab√≠a reconocido, hab√≠a aceptado ser tratada, gracias tambi√©n al apoyo de su familia. Entonces, ¬Ņqu√© faltaba? El tiempo con ella fue un tirano: muri√≥ poco antes de entrar en una estructura adecuada para contrarrestar su dolencia.

No puede, no debe pasarle a otros - escribe el padre Stefano en el sitio web de su asociaci√≥n - La muerte de mi hija debe servir a todas las personas y familias que experimentan una tragedia de este tipo. El drama de ver a quien amas se desvanece poco a poco, ya no se r√≠e, no come ni vomita. √Čl no acepta buscar tratamiento y te quedas con la sensaci√≥n de no haber hecho lo suficiente. Ella no lo logr√≥, pero no debe haber m√°s ni√Īos muriendo cuando puedan ser salvados.

Un mes despu√©s de la muerte de Giulia Tavilla, Stefano tom√≥ medidas con la esperanza de guardar la vida de los hijos de otros. As√≠ naci√≥ su asociaci√≥n y sus iniciativas de sensibilizaci√≥n: Stefano no est√° solo, porque adem√°s de sus miembros, existen m√°s all√° 60 asociaciones como el suyo en suelo italiano, como √©l mismo explic√≥ a Una ma√Īana en el episodio del 19 de febrero de 2020. Qu√© hacen estas asociaciones: piden que los trastornos alimentarios sean considerados enfermedades por derecho propio, para que todas las Regiones prevean niveles esenciales de asistencia. Y se autocalifican, para apoyarse mutuamente en las peregrinaciones en busca de instalaciones curativas para sus seres queridos. Y tienen un s√≠mbolo de su lucha, el lazo lila.

Giulia se fue el 15 de marzo de 2011 - dice Stefano en un video de su asociación. Desde entonces, yo, junto con muchos otros, he adoptado este símbolo, el lazo lila, como símbolo de unidad de propósito que nos ayuda a combatir los prejuicios, la ignorancia que rodea a los trastornos alimentarios. Todos juntos pedimos una nueva cultura, una cultura de respeto para quienes padecen estas enfermedades y, sobre todo, pedimos curas, curas accesibles y posibles para todos, y en toda Italia. Y hoy, lamentablemente, esto todavía no es posible.

El video es de 2015, pero como Stefano un Una ma√Īana, nada ha cambiado, tanto que pap√° Stefano se ve obligado a recordar en la transmisi√≥n c√≥mo los trastornos alimentarios causan sobre 3500 muertes por a√Īo. El lazo morado, que naci√≥ en Am√©rica con los mismos prop√≥sitos que conocemos en Italia, se ha convertido en un s√≠mbolo de esperanza y prevenci√≥n: es a trav√©s de la prevenci√≥n que Stefano y padres como √©l se mueven para cambiar las cosas.

En Italia hay uno desde hace algunos a√Īos D√≠a lila (creado por primera vez por la asociaci√≥n de Stefano), que fue oficializado por las instituciones solo en 2019. En muchos lugares de Italia, se prev√©n diversas iniciativas para el 15 de marzo en las que se comparten los objetivos perseguidos por ‚ÄúMi alimentada por la vida‚ÄĚ y otras asociaciones similares. Con la esperanza de no tener que contar m√°s historias como la de Giulia Tavilla o Camille, para que estos dramas ya no se consuman.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información