La escalofriante voz de la "dama respetable" de Mil√°n a una chica del sur

La escalofriante voz de la "dama respetable" de Mil√°n a una chica del sur

*** ACTUALIZACI√ďN 16 DE SEPTIEMBRE DE 2019

Una disculpa vino de la dama que rechaz√≥ el alquiler a una ni√Īa de Apulia, explicando con franqueza que estaba "Racista" y considerar "todos los sure√Īos por igual".

Hacer p√ļblico el cambio de rumbo de la propia mujer Laura Ortolani quien, a trav√©s de Facebook, hab√≠a dado a conocer la triste historia que le sucedi√≥ a su pareja.

Es claro que nadie se da a saber si la se√Īora ofreci√≥ sus disculpas por el sincero arrepentimiento o porque qued√≥ abrumada por el gran eco que suscit√≥ su horrible gesto, completo con mensajes de voz adjuntos por Laura. Lo cierto es que sentimos que podemos estar de acuerdo con Laura cuando escribe

[…] También queremos desvincularnos de los tonos violentos que no nos pertenecen, utilizados por personas que con razón se sienten ofendidas por las palabras de la Sra. ***** ya que los episodios de discriminación se luchan con ideas y nunca con violencia.

Porque est√° claro que responder a la violencia verbal y a los tonos escalofriantes, como los que usa la dama, para expresar la propia indignaci√≥n de la misma manera no agrega nada constructivo y, por el contrario, deslegitima la causa y lo rebaja todo al nivel de "ri√Īa verbal". .

Ni que decir tiene que Laura y su pareja buscar√°n un acomodo diferente para esta √ļltima y ya no aprovechar√°n la oportunidad que les brinda la dama arrepentida, pero lo importante, en este asunto que sigue siendo una p√°gina triste de nuestro tiempo presente, es haberlo hecho. transmitir el mensaje de cu√°n destructiva, injusta y peligrosa es la prejuicio racista, a cualquiera a quien se refiera.

*** ART√ćCULO ORIGINAL DEL 13 DE SEPTIEMBRE DE 2019

"Sinceramente, a m√≠ lo que piensas no te importa un carajo. Los sure√Īos son sure√Īos, incluso en 4000 [‚Ķ] Los sure√Īos, los negros, los roman√≠es, son todos iguales ".

Así comienza un mensaje que parece impensable, no solo por los contenidos en sí mismos, aberrantes, sino porque es difícil creer que alguien haya enviado intencionalmente un mensaje. mensaje de voz en Whatsapp, porque eso es lo que es, donde se jacta de poseer tal nivel de ignorancia.

Puedes escucharlo completo en la publicaci√≥n que Laura Ortolani, la chica que lo difundi√≥, evitando mostrar el nombre de la persona involucrada, mientras lo cita, no en su totalidad, en las l√≠neas que escribi√≥, public√≥ en Facebook, hablando sobre el episodio (que definir "desagradable" no hace que el idea) que involucr√≥ su compa√Īero, lleg√≥ al norte desde Foggia para permanecer cerca de ella.

Busca una casa para alquilar, la encuentra y se enamora de ella. Acuerda con la due√Īa de la casa, una ni√Īa, comenzar el contrato en octubre. Quince d√≠as antes del inicio del contrato, la ni√Īa le env√≠a un mensaje dici√©ndole que el inicio del contrato se ha pospuesto un mes, encontrando escasas excusas cre√≠bles. Posteriormente mi pareja recibe otro mensaje daparte de la chica que le dice que la casa alquilada ya no se la puede regalar porque prefiere venderla.

Mi compa√Īera responde dici√©ndole que no es correcto cambiar las cartas sobre la mesa a √ļltima hora y que los acuerdos eran diferentes. En todo esto interviene la madre de la ni√Īa que contacta con mi pareja. La raz√≥n por la que la casa no se alquila a mi pareja es porque mi pareja naci√≥ en Foggia. QU√Č, dir√°s. Exactamente.

Ella naci√≥ en Foggia y la Sra. ************** cree que los sure√Īos no deben entrar a su casa. Adjunto mensaje y audio de la se√Īora que lo confirma todo.

Bienvenidos a la Italia de hoy donde, al parecer, es necesario quitar los carteles que dicen 'No alquilamos al sur' porque, obviamente, todavía no han pasado de moda.

Es un sabor realmente malo, el que se queda en la boca despu√©s de escuchar las obscenidades de un discurso de alguien que, en su loca racionalidad, admite con franqueza ser racistay lleno de ideas preconcebidas estereotipadas y maliciosas. ¬ŅPor qu√© es exactamente con racionalidad, l√ļcido, desapegado, natural, que la dama legitima su derecho a rechazar la casa sobre la base de nada m√°s que un prejuicio loco, una generalizaci√≥n.

Sin siquiera conocer a la persona, no hace falta ni decirlo, limitado a su región de origen.

Y lo hace como si fuera lo más normal del mundo, como si fuera un banal, cualquier intercambio de opiniones, ni siquiera tocado por la idea de exhibir una actitud, hija de los peores instintos de intolerancia e ignorancia, inconcebible para todos los límites. de decencia y condenado unánimemente

Mira, soy realmente un racista, pero al 100%.

Dice, casi con orgullo, como si estuviera hablando de su equipo favorito o gustos cinematogr√°ficos.

Y luego aquí, de repente, nos encontramos ante una verdad irrefutable, incontrovertible: que si bien nos preocupamos por frenar el racismo dirigido a quienes tienen un color de piel diferente, otro idioma, o vienen de lejos, de hecho, ni siquiera pudimos dispararle a nuestro vecino.

Al intentar incluir conceptos moralmente m√°s elevados que en nuestro vocabulario bienvenido, ayuda, empat√≠a, para contrarrestar a quienes se alimentan de la desesperaci√≥n de quienes llegan para convertirlos en peones en una agotadora guerra fr√≠a diplom√°tica e ideol√≥gica, o la ira de los descontentos por construir propaganda pol√≠tica y hacer hervir los m√°s bajos y menos humanos instintos; aqu√≠, mientras estamos inmersos en esta (muy dura) batalla, en ese mismo y preciso momento nos damos cuenta de que para algunos es incluso dif√≠cil entender que los italianos no se dividan en "Sure√Īos y todos los dem√°s".

Y que los datos de la cédula de identidad no deben calificarnos como personas, sino solo hacernos reconocibles.

"No se permite la entrada de perros ni judíos", Lee un letrero en el escaparate de una tienda en la película La vida es bella de Benigni, que es la historia, ficticia pero verdadera, de una oscura página italiana, que, a pesar de todo, no se debe olvidar, para que sirvan de advertencia para el futuro.

Pero, ¬Ņes realmente tan diferente de decir "aqu√≠ no alquilamos al sur"?

O desde rechazar un alquiler a una pareja homosexual, como contamos en este art√≠culo hace alg√ļn tiempo?

No entendemos c√≥mo realmente se puede considerar "normal", o no peligroso, todo esto. ¬ŅC√≥mo puede algo, cualquier cosa, no causar preocupaci√≥n que guete a las personas, o las circunscriba seg√ļn criterios predefinidos, dividi√©ndolas en "lo que es socialmente aceptable"Y qu√© no.

Este episodio es terrible, demasiado malo para parecer verdad. Y realmente nos hace abrir los ojos a lo profundo que es el estado de atraso mental, moral, pero también humano, en el que estamos empantanados y del que luchamos por liberarnos.

A la chica a la que se le ha negado la casa solo podemos decirle que, probablemente, era mejor asi. Quiz√°s muy poco consuelo ante el insulto sufrido, pero seguro que estar√° feliz de no tener que pagar dinero a alguien que la considere un "peligro p√ļblico" s√≥lo por ser de Puglia.

Para la dama "100% racista", sin embargo, solo queremos hacer una peque√Īa advertencia: recuerda que todos somos el sur de otra persona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información