La enfermedad de Kawasaki

aspirina

La enfermedad de Kawasaki es una rara enfermedad infantil. Hace que las paredes de los vasos sanguíneos del cuerpo se hinchen. Puede afectar cualquier tipo de vaso sanguíneo, incluyendo arterias, venas y capilares.

No se conocen sus causas. Los síntomas incluyen:

  • Fiebre alta que dura más de cinco días
  • Hinchazón de los ganglios linfáticos del cuello
  • Picazón en la sección media y en la zona genital
  • Labios rojos, secos y partidos y la lengua hinchada y enrojecida
  • Palmas de las manos y las plantas de los pies rojas e hinchadas
  • Ojos enrojecidos
Índice()

    La enfermedad de Kawasaki

    La enfermedad de Kawasaki no es contagiosa entre los niños. No hay una sola prueba. Para diagnosticarlo, los médicos buscan signos y síntomas. También pueden usar un ecocardiograma u otros exámenes. Se trata principalmente con medicamentos. En casos muy raros, los procedimientos médicos y la cirugía también se pueden utilizar en niños cuyas arterias coronarias están comprometidas.

    La enfermedad de Kawasaki no se puede prevenir. Sin embargo, la mayoría de los niños con la enfermedad se recuperan completamente a las pocas semanas de mostrar signos y síntomas. Más complicaciones son raras.

    kawasaki enfermedad como se contagia

    La enfermedad de Kawasaki no es contagiosa, pero los médicos creen que la causa algún tipo de microbio o virus, ya que pueden producirse brotes epidémicos (típicamente a fines del invierno o en la primavera).

    Enfermedad de kawasaki tratamientos 

    Para reducir el riesgo de complicaciones, el médico de su hijo comenzará el tratamiento para la enfermedad de Kawasaki tan pronto como sea posible después de que aparezcan los signos y síntomas, preferiblemente mientras el niño todavía tenga fiebre. Los objetivos del tratamiento inicial son bajar la fiebre y la inflamación y prevenir el daño cardíaco.

    Para alcanzar estas metas, el médico de su hijo puede prescribir lo siguiente:

    • Gammaglobulina. La infusión de una proteína inmunitaria (gammaglobulina) a través de una vena (intravenosa) puede disminuir el riesgo de problemas de las arterias coronarias.
    • Aspirina. Las dosis altas de aspirina pueden ayudar a tratar la inflamación. La aspirina también puede aliviar el dolor y la inflamación de las articulaciones y también reducir la fiebre.

    El tratamiento con Kawasaki es una rara excepción a la regla de no dar aspirina a los niños, pero sólo si se administra bajo la supervisión del médico del niño.

    Debido a los riesgos de complicaciones serias, el tratamiento inicial para la enfermedad de Kawasaki generalmente se administra en un hospital.

    Una vez que no haya más fiebre, es posible que el niño necesite tomar una dosis baja de ácido acetilsalicílico (aspirin) durante al menos seis semanas o más si desarrolla un aneurisma de la arteria coronaria. La aspirina ayuda a prevenir la formación de coágulos sanguíneos.

    Sin embargo, si su hijo contrae la gripe o la varicela, debe dejar de tomar aspirina durante el tratamiento. Tomar ácido acetilsalicílico (aspirin) se ha relacionado con el síndrome de Reye, una afección poco común pero potencialmente mortal que puede afectar la sangre, el hígado y el cerebro de niños y adolescentes después de una infección viral.

    Sin tratamiento, la enfermedad de Kawasaki dura un promedio de 12 días, aunque las complicaciones cardíacas pueden ocurrir más tarde y durar más tiempo. Con tratamiento, el niño puede comenzar a mejorar rápidamente después del primer tratamiento con gammaglobulina.

    Si el niño tiene algún indicio de problemas cardíacos, el médico puede recomendar pruebas de seguimiento para controlar la salud cardíaca a intervalos regulares, por lo general de seis a ocho semanas después del inicio de la enfermedad, y luego repetirlas seis semanas después.

    Si su hijo continúa teniendo problemas cardíacos, el médico puede remitirlo a otro profesional que se especialice en el tratamiento de enfermedades cardíacas en niños (cardiólogo pediátrico). En ciertos casos, un niño con un aneurisma de la arteria coronaria puede necesitar lo siguiente:

    • Medicamentos anticoagulantes. Estos medicamentos, como ácido acetilsalicílico (aspirin), clopidogrel (Plavix), warfarina (Coumadin, Jantoven) y heparina, ayudan a prevenir la formación de coágulos sanguíneos.
    • Angioplastia de la arteria coronaria. Este procedimiento abre las arterias que tienen un estrechamiento que impide el flujo sanguíneo al corazón.
    • Colocación de stent. Este procedimiento implica implantar un dispositivo en la arteria bloqueada para ayudar a mantenerla abierta y disminuir la posibilidad de otra obstrucción. La colocación de un stent suele acompañar a la angioplastia.
    • Injerto de bypass de la arteria coronaria. Esta operación implica redirigir la sangre alrededor de una arteria coronaria enferma mediante el injerto de una porción de vaso sanguíneo de la pierna, el pecho o el brazo para utilizarla como vía alternativa.

    Enfermedad de kawasaki en adultos

    La mayoría de los pacientes con enfermedad de Kawasaki se recuperan completamente y no tienen complicaciones a largo plazo. Sin embargo, aproximadamente el 20% experimentará problemas cardíacos causados por persistencia y/o cambios progresivos en las áreas débiles o inflamadas de las arterias coronarias. Además, las paredes de las arterias coronarias tienden a ser más gruesas y menos flexibles de lo normal después de la enfermedad, debido a calcificaciones (endurecimiento de las paredes de las arterias) o desarrollo temprano de aterosclerosis (depósitos de grasa en las paredes de las arterias).

    Generalmente, los aneurismas causados por la enfermedad de Kawasaki disminuyen de tamaño con el tiempo. Las lesiones más pequeñas tienen más probabilidades de sanar completamente que las más grandes. También es más común que los aneurismas desaparezcan cuanto más joven sea el paciente en el momento de la enfermedad.

    Los aneurismas que persisten en adultos tienden a estrecharse (estenóticos) con el riesgo de bloquearse con el tiempo. Los aneurismas más grandes pueden contribuir a un flujo sanguíneo irregular a través de la arteria afectada, lo cual puede promover la formación de coágulos (trombosis). Cualquier estrechamiento u obstrucción de las arterias coronarias puede llevar a una disminución en el flujo de oxígeno al músculo cardíaco, resultando en un ataque cardíaco.

    Debido a estos riesgos, los pacientes que han tenido la enfermedad de Kawasaki deben ser seguidos durante toda su vida, siguiendo las recomendaciones de su médico y un ecocardiograma cada 3 a 5 años. El tratamiento con medicamentos puede ser necesario en pacientes con aneurismas persistentes. El desarrollo de anomalías coronarias puede ser acelerado por el tabaquismo, la hipertensión (presión arterial alta) y las hiperlipidemias (colesterol alto y otras sustancias grasas en la sangre).

    Más información de Enfermedades Autoinmunes

    [orbital_cluster categories="3" order="DESC" orderby="rand" postperpage="40" featured="40"]

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información