La desgarradora carta de Milada Horáková a su hija antes de ser ahorcada

La desgarradora carta de Milada Horáková a su hija antes de ser ahorcada

Eran las seis de la mañana del 27 de junio de 1950. Milada Horáková, político checo, fue ahorcado en Praga, en el patio de la prisión de Pankrác, a pesar de los llamamientos de personalidades como Winston Churchill, Albert Einstein ed Eleanor Roosvelt. Ella, que había luchado anteriormente contra el nazismo, escapando de otra sentencia de muerte, no había podido hacer nada contra el régimen comunista que se había apoderado de las riendas de su país.

Acusada injustamente de espionaje y conspiración, Milada Horáková se rindió a su suerte tras un breve e indigno juicio. Así terminó su vida como mujer, política, esposa y madre. Entre las muchas cartas escritas antes de su muerte, la de su hija de dieciséis años Jana sigue siendo hoy un testimonio de amor, resistencia y lucidez.

Mi única niña Jana

Dios bendijo mi vida como mujer dándome a ti. Como escribió tu padre en un poema de una prisión alemana, Dios te entregó porque nos amaba. Salvo el amor mágico y extraordinario de tu padre, fuiste el mayor regalo que he recibido del destino. De cualquier manera, la Providencia ha planeado mi vida de una manera que no me permitirá darte todo lo que mi mente y mi corazón tenían preparado para ti.

La razón no es que te amé un poco; Te amaba con la misma pureza y con el mismo fervor con que otras madres aman a sus hijos. Pero me di cuenta de que mi trabajo en este mundo era hacerte el bien mostrándote que la vida mejora y que todos los niños pueden vivir bien. Y, por lo tanto, a menudo teníamos que estar separados durante mucho tiempo. Esta es ya la segunda vez que el destino nos divide. No tengas miedo y no estés triste porque nunca volveré. Aprenda, hijo mío, a ver la vida como un tema importante desde el principio.

La vida es dura, no mima a nadie, y cada vez que te pega te da diez. Acostúmbrate pronto, pero no dejes que te derrote. Decides luchar. Ten coraje y metas claras y vencerás la vida. Todavía hay muchas cosas ocultas para tu joven mente y no me queda tiempo para explicarte las cosas que aún te gustaría preguntarme. Un día, cuando seas mayor, te preguntarás y preguntarás por qué tu madre, que te amaba y cuyo mayor regalo fuiste, llevó su vida de una manera tan extraña. Quizás entonces encuentres la solución correcta a este problema, quizás una mejor que la que puedo darme hoy.

Por supuesto, podrá resolverlo de manera correcta y confiable solo sabiendo mucho. No solo de libros, sino de personas; ¡Aprenda de todos, incluso de los que no importan! Viaja por el mundo con los ojos abiertos y escucha no solo tus dolores e intereses, sino también los dolores, intereses y deseos de los demás. Nunca pienses que algo no te concierne. No, todo debe interesarte, y debes reflexionar sobre todo, comparar, componer fenómenos individuales. El hombre no vive solo en el mundo; Hay una gran felicidad en esto, pero también una tremenda responsabilidad.

Esta obligación consiste ante todo en no ser y no actuar exclusivamente, sino fusionarse con las necesidades y objetivos de los demás. Esto no significa perderse en la multitud, sino saber que eres parte del todo y aportar lo mejor que se puede dar a la comunidad. Si hace esto, podrá contribuir a los objetivos comunes de la sociedad humana. Sé más consciente que yo de un principio: acércate a todo en la vida de manera constructiva y desconfía de los que dicen que no innecesariamente (no hablo de todo no, porque creo que hay que decirle no al mal). Pero para ser una persona verdaderamente positiva en todas las circunstancias, uno debe aprender a distinguir el oro real de la bisutería. Es difícil, porque la bisutería a veces brilla deslumbrantemente.

Te confieso, hija mía, que muchas veces en mi vida me ha deslumbrado la bisutería. Y a veces brilla tan falsamente que el oro puro se cae de la mano y corre tras el oro falso. Sabes que organizar bien tu escala de valores significa no solo conocerte bien a ti mismo, ser firme en el análisis de tu carácter, sino principalmente conocer a los demás, conocer lo máximo posible del mundo, su pasado, presente y desarrollo futuro. Bueno, en resumen: saber, comprender.

No cierres los oídos a nada y por ningún motivo, ni siquiera a silenciar los pensamientos y opiniones de alguien que me ha pisado los dedos de los pies o que me ha herido profundamente. Examinar, pensar, criticar, sí, sobre todo criticarse a sí mismo, no tenga miedo de admitir una verdad que ha entendido, aunque haya proclamado lo contrario un momento antes; no seas terco con tus opiniones, pero cuando veas algo correcto, ten la determinación suficiente para luchar y morir por ello.

Como dijo Wolker, la muerte no es mala. Sólo hay que evitar la muerte gradual, que es lo que ocurre cuando uno se encuentra desapegado de la verdadera vida de los demás. Tienes que echar raíces donde el destino te ha hecho vivir. Tienes que encontrar tu camino. Búscalo solo, no dejes que nadie te distraiga de él, ni siquiera el recuerdo de tu madre y tu padre. Si realmente los amas, no los hagas sufrir mirándolos con ojo crítico; simplemente no sigas un camino equivocado, deshonesto y que no encaja con tu vida. He cambiado de opinión muchas veces, he reclasificado muchos valores, pero lo que queda como valor esencial, sin el cual no podría imaginar mi vida, es la libertad de conciencia. Deseo que tú, mi pequeña, pienses si tenía razón o no.

Navega por la galería para leer la historia de Milada Horáková…

La desgarradora carta de Milada Horáková a su hija antes de ser ahorcada

Fuente: Wikimedia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información