Jean-Paul Belmondo, los amores de un bribón de hermosos labios

Jean-Paul Belmondo, los amores de un bribón de hermosos labios

"El cielo en realidad prohíbe ciertos placeres, pero con él hay un acomodo", dice un personaje de Tartufo por Molière. Jean-Paul Belmondo, que comenzó su carrera como actor en un cortometraje sobre la vida del dramaturgo francés, ciertamente sabe algo de placer.

Icono del cine francés, nunca ha ocultado su pasión por las mujeres y los vicios. Con motivo del León a la Trayectoria recibido en la Festival Internacional de Cine de Venecia de 2016, dijo que no se arrepintió, como recuerda el Corriere.

He tenido una gran carrera, la he pasado muy bien y trato de no olvidar nunca de dónde vengo. Algunas películas han tenido éxito, otras no. Pero esta es la vida.

Un rostro inolvidable e inusual, ese aire gascón y unos labios que enamoraron a más de una generación. Jean-Paul Belmondo es el símbolo de un cine europeo que quizás ya no existe. Combinó todo: el glamour, la vida de los excesos, pero también la actuación comprometida, sobre todo de Hasta el ultimo aliento, la película del manifiesto de Nueva ola.

Al principio dijeron que no ten√≠a cara de seductor. Todo cambi√≥ despu√©s de la pel√≠cula de Godard. Pero si me hubiera quedado con el personaje de esa pel√≠cula, habr√≠a alejado al p√ļblico. En cada proyecto he intentado aportar algo nuevo.

Navegue por la galería para volver sobre la vida y los amores de Jean-Paul Belmondo ...

Artículo original publicado el 12 de septiembre de 2019

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información