Isaac y Teresa se casaron durante 69 años, mueren con 40 minutos de diferencia

Isaac y Teresa se casaron durante 69 años, mueren con 40 minutos de diferencia

Cuando decimos "juntos hasta la muerte". Parece un cliché, pero hay quienes realmente vivieron junto a su alma gemela y dieron su último aliento justo en su presencia. Para recordarnos que sí, el amor realmente puede ser "para siempre" es la historia de Isaac e Teresa Vatkin, quien se caso Hace 69 años y que concluyeron su viaje en la vida juntos, muriendo el mismo día, uno al lado del otro, con 40 minutos de diferencia.

Primero ella, luego él: una pasión que ha resistido todo durante años, incluso a distancia, y que comenzó gracias a una larga relación de correspondencia. Dulces cartas que hablaban de su vida, de su día a día, de sus sueños, de sus planes de futuro, esperando algún día poder conocernos y pasar una vida juntos, y así fue. Emigraron a Estados Unidos desde Argentina cuando aún eran muy jóvenes, como se explica en un artículo del sitio de noticias. Heraldo diario,desde ese momento no se han separado, ni siquiera ante la muerte ya que ambos murieron de la mano, todavía muy enamorados y casados ​​después de casi 70 años.

Fuente: dailyherald.com

Ella tenía 89 años, él 91: fueron admitidos en elHospital de Highland Park, en Illinois (en los Estados Unidos) y, según lo informado por los médicos, no tenían más esperanza de vida. Fueron los nietos quienes pidieron que los dos se colocaran juntos, en la misma habitación, para que pudieran pasar sus últimas horas de vida juntos.

No quería que tuvieran miedo en esos momentos. Pensé que si sabían que estaban uno al lado del otro se callarían.

Debbie Handler, la sobrina de la pareja, explicó a al Heraldo diario. La primera en salir fue Teresa, que desde hace tiempo sufre de Enfermedad de Alzheimer, mientras que su esposa murió cuarenta minutos después, soltándose por completo, ya que él nunca hubiera podido sobrevivir solo, sin su amada.

Fuente: dailyherald.com

Un caso triste que nos hace reflexionar sobre el poder del amor verdadero y el dolor que provoca la pérdida de un ser querido.

Su amor era tan fuerte que simplemente no podían vivir el uno sin el otro.

Clara Gesklin, hija de Teresa e Isaac, comentó con melancolía. Un diagnóstico, el de su esposa, que Isaac no quiso aceptar al principio: desde el primer descubrimiento de la enfermedad en la mujer, el hombre -a pesar de su vejez- había comenzado a leer en la computadora en busca de posibles tratamientos y aclaraciones. sobre lo que realmente era esta enfermedad. Pero todos sus intentos fueron en vano porque, como todos sabemos, el Alzheimer es una enfermedad degenerativa. Presionado por sus tres hijos y nietos, Isaac había ingresado a su amada Teresa en una clínica, visitándola todos los días.

Verlos morir fue triste, pero no podíamos pedir más que verlos morir así.

También le explicó a su sobrino William Vatkin siempre en el sitio de información. Heraldo diario. Isaac y Teresa estuvieron juntos hasta el final, cuando ella, que se fue antes que él, tomó su último aliento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información