Incorporación de la perspectiva de género, porque la igualdad no es solo una cuestión de mujeres

Incorporación de la perspectiva de género, porque la igualdad no es solo una cuestión de mujeres

Décadas de políticas culturales y sociales que han privilegiado la condición masculina desde todos los puntos de vista han llevado a una situación de desequilibrio entre los sexos, sentido en todos los ámbitos y sectores de la sociedad. Es en este contexto y por estos antecedentes históricos, considerados la norma desde hace años, que surge el concepto de transversalización de género, cuyo objetivo es modificar las relaciones de poder en los diferentes contextos de la vida social y personal para asegurar que las mujeres puedan participar en procesos de toma de decisiones en los ámbitos político, económico y social, de los que con demasiada frecuencia han sido excluidos.

Veamos específicamente qué es, el razones que han determinado su teorización y los efectos que este fenómeno es capaz de traer.

Más precisamente, el concepto de transversalización de género, o transversalización de género, es un enfoque de la definición de politicas sociales, económico e institucional que tiene en cuenta los intereses y preocupaciones de mujeres y hombres para promover la igualdad de género en todos los ámbitos de la sociedad.

Este concepto fue propuesto por primera vez en 1985, con motivo de la Tercera Conferencia Mundial sobre la Mujer, celebrada en Nairobi, que formó parte de una serie de conferencias organizadas por el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas con el objetivo de apoyar la igualdad entre hombres y mujeres mediante la identificación de objetivos comunes y la adopción de un plan de acción Para el Progreso de la condición femenina.

La idea fue luego desarrollada y presentada formalmente en 1995, durante la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, celebrada en Beijing. Este es el definición funcionario que se le dio en esa ocasión:

Índice()

    Las razones de la transversalización de género

    Como se mencionó, este concepto se basa en el reconocimiento obvio de las diferencias sociales y disparidades sistémicas entre hombres y mujeres que han caracterizado sociedades durante milenios, incluso aquellas aún más evolucionado del mundo occidental.

    Es un hecho demostrado por el análisis de la realidad que nos encontramos viviendo que existen desigualdades sistemáticas entre los sexos, una realidad que sin embargo es incompatible con los principios cardinales de sociedades democráticas y con el Constituciones por el que están regulados.

    Sin embargo, de hecho, existe una violación continua de aquellos principios fundacionales que proclaman la igualdad de todos los seres humanos y sus iguales. dignidad social, y esto por discriminación, incluidas las basadas en el género.

    En muchos casos, las políticas públicas se han basado en las necesidades del grupo dominante en la sociedad o en las necesidades de quienes tradicionalmente han sido los tomadores de decisiones, en su mayoría hombres. En el escenario actual, a pesar de los avances logrados a lo largo de los años, la participación política y las posiciones de liderazgo de las mujeres todavía son limitadas, las mujeres y los hombres tienen un diferente acceso a los recursos y los primeros tienen más probabilidades de vivir en condiciones de pobreza.

    A partir de esta premisa surge la necesidad de un enfoque que actúe como proteccion contra la propagación de un sistema basado en lógicas discriminatorias que perpetúan las desigualdades implementadas por sociedad patriarcal y machista que se ha ido consolidando a lo largo del tiempo.

    Sin embargo, esta situación de discriminación trae desventajas para todos. Las decisiones sobre políticas públicas y servicios que no tengan en cuenta las necesidades y situaciones de todos los usuarios finales solo pueden conducir a soluciones inadecuadas, así como a unasignación desequilibrada de fondos públicos.

    La transversalización de género es, por tanto, una estrategia inclusiva, orientada a integrar las necesidades de todas las personas y mejorar la calidad de las políticas, programas y proyectos públicos, garantizando una asignación de recursos más eficiente e igualitaria, primer paso para construir uno sociedad más justa y sostenible desde el punto de vista social, que beneficia a todos, incluidos los hombres.

    Específicamente, a través del análisis de la vida cotidiana, la transversalización de género cuestiona la forma en que yo procesos de toma de decisiones y las políticas que regulan la gestión, administración y división del poder público, en todas sus áreas.

    Más precisamente, según la definición de intención dada por el Consejo de Europa en 1998, la política de transversalización de género apunta a "Reorganización, mejoramiento, desarrollo y evaluación de los procesos políticos, para que la perspectiva de igualdad de género sea incorporada en todas las políticas, en todos los niveles y en todas las fases, por los actores normalmente involucrados en el proceso de toma de decisiones".

    Por lo tanto, en la base está la ambición de garantizar que el intereses de hombres y mujeres se tienen bastante en cuenta. ¿Cómo se traduce esto en concreto? Por ejemplo, en el caso de la educación, trabajando para romper los estereotipos según los cuales las niñas son más aptas para temas sociales y humanísticos y los niños para los técnicos y científicos.

    Un buen proceso de transversalización de género en este caso asegura que todas las personas puedan elegir qué estudiar independientemente del género, liberando esta opción de las influencias de Estereotipos de genero. Un aspecto que también y sobre todo significa prevenir segregación en el mercado laboral y en las carreras del mañana.

    Principio del mainstreaming de género

    soy cinco los principios que rigen la incorporación de la perspectiva de género. Cada uno de ellos tiene en cuenta aspectos específicos que pueden garantizar una comunicación efectiva y la consecuente planificación de políticas y programas de orden público que respondan a unaigualdad de género y que resulten en hechos en una sociedad justa e igualitaria.

    • La necesidad de adoptar una idioma que sea respetuoso con la pluralidad de género en cualquier tipo de texto que se transmita a la comunidad. Los textos que van dirigidos tanto a mujeres como a hombres deben tener en cuenta la diversidad también a partir del lenguaje que transmiten, no solo en los conceptos expuestos. Lo mismo se aplica también a la elección de las imágenes, en su caso, que deben ser respetuosas de este pluralidad.
    • Recopilación y análisis de datos basados ​​en el género. El análisis específico de género debe constituir la base de todas las decisiones a tomar en los distintos ámbitos políticos, sociales e institucionales para asegurar el respeto a la diversidad y la protección de los intereses de todas las partes.
    • Igualdad de acceso y uso de los servicios. La fase de análisis debe ir seguida de la fase de diseño y planificación, que también debe tener en cuenta las diferentes necesidades en función del género. Los servicios y productos deben evaluarse y diseñarse teniendo en cuenta estas diferencias.
    • Garantizar la igualdad en la toma de decisiones. La integración de la perspectiva de género también prevé la adopción de medidas y estrategias destinadas a garantizar una relación equilibrada entre los sexos en todos los ámbitos de la toma de decisiones. Este principio debe orientar toda realidad comunitaria, desde el establecimiento de comisiones institucionales y gubernamentales y comités asesores, hasta la designación de grupos de trabajo o equipos de proyecto hasta la organización de eventos, por ejemplo en la selección de ponentes.
    • Igualdad en la asignación de recursos entre hombres y mujeres.

    Integrar la perspectiva de género en una política significa que la igualdad entre mujeres y hombres, como principio general, debe ser tenida en cuenta en todas las decisiones, en todas las etapas del proceso. proceso de decisión, desde todos los actores involucrados: desde la fase de análisis, pasando por el desarrollo, pasando por la planificación, hasta la implementación y seguimiento de las normas y programas que rigen la sociedad.

    Los efectos de la transversalización de género

    Si se aborda e implementa correctamente en todos los ámbitos de la sociedad, la transversalización de género representa un enfoque transformador con gran potencial de cambio social y cultural capaz de traer beneficios globales.

    Igualdad de género y apoyo aempoderamiento femenino están en el centro de la Agenda de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible 2030, ya que se consideran dos aspectos esenciales para favorecer una mejora de toda la sociedad.

    De hecho, la igualdad de género es fundamental para abordar algunos de los desafíos más urgentes de nuestro tiempo, desde la crisis económica, pasando por el cambio climático, pasando por el fenómeno de la violencia contra las mujeres. Excluir la contribución y presencia de las mujeres también significa privarse de los recursos útiles y de las posibilidades concretas para resolver los problemas de la comunidad global actual.

    De hecho, las desigualdades de género tienen impacto en toda la sociedad. No invertir en la educación de las mujeres reduce el producto nacional bruto, la discriminación de género en el mercado laboral reduce el ingreso nacional. Solo un diálogo plural e inclusivo que tenga en cuenta la diversidad y las características específicas de cada categoría puede conducir verdaderamente a una estrategia eficaz que beneficie a todos.

    El empoderamiento de la mujer es, por tanto, parte integral y esencial de este proceso que conduce a un renacimiento en varios frentes; y por eso garantizamos la participación equitativa de mujeres y hombres el proceso de toma de decisiones y las diversas actividades debe considerarse un primer paso fundamental.

    Sin embargo, para apoyar un modelo virtuoso de sociedad global, es necesario al mismo tiempo abordar discurso inclusivo desde una perspectiva más amplia y tener en cuenta no solo la categoría de mujeres, desde una perspectiva de género, sino también de múltiple identidad de mujeres y hombres en términos de edad, etnia, orientación e identidad sexual, condición social o discapacidad.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información