Identikit: quiénes son los hombres que violan a las italianas

Identikit: quiénes son los hombres que violan a las italianas

Un hombre afroamericano corre por la calle. Frente a él, una mujer caucásica intenta escapar de él. Está vestida con ropa muy escasa, la calle por la que transitan es en una zona de Nueva York donde, en la década de 1970, se podía vender y comprar sexo. La policía los ve, arresta al afroamericano. Pero solo estaba filmando una película porno, una parodia de Caperucita Roja. Es una escena que se emitió recientemente en los Estados Unidos durante el programa. El diablo, pero que es fuertemente ilustrativo de un hecho: si hay una mujer blanca en peligro, seguramente ese peligro está representado por el hombre negro (aunque no sea cierto). Sí, muchos le tienen miedo a estos "hombres negros", no a los Mau Mau, sino a los presuntos violadores de damiselas en apuros, como explica La Visión, incluso si el Estadísticas dicen otras cosas.

Índice()

    Violadores, quiénes son según la etnia

    Violadores
    Fuente: No violes a Jennifer

    Antes de hablar de estadísticas, es bueno saber que las relacionadas con la violación podrían representar un muestra significativa, pero no toda la realidad del fenómeno. No todas las violaciones son denunciadas y, por lo tanto, no pasan a formar parte de las estadísticas, quedando por así decir "sumergidas", ocultas. Corriere della Sera ha hecho algunos infografias que comparan lo sucedido en los primeros seis meses de 2017 y en los primeros seis meses de 2018, en base a las cifras dadas a conocer por la policía italiana. En el primer semestre de este año se reportaron 2783 violaciones, de las cuales 1628 fueron italianas, o alrededor del 58,5% del total. Los violadores italianos son seguidos por los rumanos - todavía hablamos de gente de piel blanca, europea y de habla neolatina - que son 176. En tercer lugar los violadores de Nacionalidad marroquí154 en número.

    El hecho reconfortante que surge de estas infografías es que el número de víctimas La violación ha disminuido, especialmente entre las mujeres italianas, pero eso no importa, estamos hablando de seres humanos que son violados, nazcan donde hayan nacido, pero al mismo tiempo han aumentado los violadores denunciados o detenidos. Hay dos hipótesis: o la nuestra sistema de seguridad siempre funciona mejor, un concepto que también podría verse reforzado por la disminución de robos, asesinatos y robos, o por un lado, las mujeres pueden informar menos. Es posible que las víctimas de violación no denuncien por diversas razones, incluida la desconfianza en la justicia, pero también proceso, medios y demás, que acabarían sufriendo. Como esos dos turistas estadounidenses que el año pasado en Florencia denunciaron a policías por violación y que en las redes sociales han sido definidos de la manera más vulgar que puedas imaginar. Agreguemos otra pieza: ¿y si hubiera violencia? comido en casa, ¿una mujer siempre podría encontrar la fuerza para denunciar y rebelarse? La respuesta es no. Pero hay otro hecho importante. Istat es claro:

    Las formas de violencia más graves las llevan a cabo parejas, familiares o amigos. Las violaciones fueron cometidas en el 62,7% de los casos por parejas, en el 3,6% por familiares y en el 9,4% por amigos.

    En cambio, la percepción en la imaginación colectiva es muy diferente. Uno tiene miedo de migrante - especialmente si es africano, o al menos de piel oscura - se le atribuyen estadísticas infundadas basadas en historias de noticias individuales. ¿Sabes cómo funciona el reportaje en el periodismo? Se destacan las excepciones, lo que sale de lo común. Entonces, los artículos que leemos representan un solo caso que no constituye una estadística, incluso si leemos 10 de esos. En Italia contamos con profesionales de Istat en estadística y hacen un excelente trabajo. Eso realmente nos ayuda a comprender qué sucede y en qué medida. Sin quitarle nada a la información, a la noticia, cuya lectura aún es buena para cultivar, pero no para abrazar un mecanismo llamado posverdad y que funciona más o menos así: creo que los migrantes son malos y por eso refuerzo mi convicción. con un solo artículo de periódico. O incluso con uno noticias falsas, porque ¿qué quieres que cuente la verdad real? Lo importante es el concepto. (Pero incluso no).

    Xenofobia profundamente arraigada

    Violadores
    Fuente: Web

    La pregunta de percepción de lo diferente tiene raíces profundas. Por ejemplo, ¿sabe cuántos romaníes son nómadas en suelo italiano? ¿Y sabes cuántos gitanos son permanentes, arraigados en el territorio? Y sobre todo, ¿sabes cuántos de ellos tienen la Ciudadanía italiana? Una estimación reciente publicada desde el siglo XIX habla de un número de gitanos entre 120 mil y 180 mil en el conjunto de Italia, de los cuales solo 26 mil son nómadas y de ellos el 43% tiene ciudadanía italiana, mientras que para el resto muchos son apátridas o tienen ciudadanía. en un país de la ex Yugoslavia.

    Mucho de legados xenófobos del pueblo italiano tiene sus raíces en Segunda Guerra Mundial. En algunos casos, la propaganda fascista jugó su papel. Muchos recuerdan el cartel icónico - luego revisado levemente por Forza Nuova - en el que una mujer blanca, que se define en relación a un hombre, "madre, esposa, hermana, hija", es atacada por un hombre negro. El hombre negro en cuestión es un soldado afroamericano, como los que liberaron gran parte del sur de Italia después de 1943. Ese manifiesto se hizo con un propósito, que borró la historia milenaria de Italia en el imaginario colectivo: pueblos del mediterráneo vieron en este territorio a los franceses, los españoles, los turcos, los moros, los albaneses, los judíos y los griegos. Pero el miedo tiene lógicas que nada tienen que ver con la racionalidad: a veces un manifiesto es suficiente para borrar lo que sabemos muy bien.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información